Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿El retorno del Suzuki Cappuccino?

0

Entre los años 1991 y 1997, Suzuki lanzó al mercado el Cappuccino, un roadster biplaza con techo en fibra de vidrio que derivaba de la decisión de la nipona en el año de 1987 por contar con una imagen deportiva, así que dos años después llegó el prototipo y finalmente, en el ’91, el modelo de producción, un modelo, que por otra parte, pretendía ofertarse como una opción de deportivo ligero, divertido y sobre todo, económico, tanto a la hora de adquirirlo como de mantenerlo.

Sin embargo, el Cappuccino, a diferencia de otros pequeños deportivos de la época en Suzuki, era un modelo exclusivamente pensado para el mercado japonés (aunque finalmente llegó a más mercados, pero su producción se vendió casi en su totalidad en su país natal), y con multitud de peculiaridades que lo hacían un coche único y especial. Para empezar, su propulsor era tricilíndrico en línea gasolina, con una cilindrada de 659 cc, cuatro válvulas por cilindro y además, turboalimentado, erogando una cifra de 63 CV (la cifra tope para poder homologar como kei car). Como no podía ser de otra forma, era de propulsión trasera. Quizá pueda antojarse poca potencia, pero hay que tener en cuenta un par de aspectos: por su condición de turbo, resultaba una mecánica relativamente fácil de potenciar, y además, el reducido peso del conjunto le hacía compensar esa falta de potencia.

Pero además, contaba con un peso del conjunto muy ligero: en torno a los 700 kg, todo ello sin renunciar a un completo equipamiento para la época: doble airbag, aire acondicionado, frenos de disco en las cuatro ruedas, entre otros. ¿Cómo lograba ese peso, entonces? fácil, además de por sus dimensiones reducidas (en Japón estaba homologado como kei car), porque su chasis estaba construido en aluminio (algo muy poco común en aquella época, reservado prácticamente a superdeportivos como el Honda NSX).

Pues bien, parece que después de haber transcurrido más de una larga década del cese de la producción, Suzuki estaría trabajando en el desarrollo de un relevo generacional del Cappuccino, manteniendo la esencia del mismo, es decir: roadster de propulsión trasera.

suzuki_cappuccino_1991_wallpapers_1

El renacimiento… con Caterham

Si bien, en esta ocasión, parece que Suzuki no tomaría sola las riendas del proyecto, porque según dicen los rumores, se aliaría con Caterham para el desarrollo de su propulsor, que nuevamente, sería un tres cilindros en línea turboalimentado de 660cc, y que a su vez, sería el mismo que se ofertara en el Seven de acceso a la gama.

Sin duda, sería muy interesante volver a ver el renacimiento de un modelo tan peculiar como el Cappuccino, y que además, en esta ocasión, se optara por comercializarlo desde su inicio en muchos más mercados. Si bien, para ello, deberíamos esperar hasta el año 2016 que será cuando presumiblemente se materialice.

Vía: WCF

Relacionado