Este Mercedes-Benz 190E 2.5-16 esconde una gran sorpresa

0

Pese a que los Mercedes 190 E 2.5-16 tampoco se han librado de la burbuja a la que están siendo sometidos muchos vehículos de similar enfoque, en este caso no vamos a centrarnos en los disparatados precios del mercado. En este caso, lo vamos a hacer sobre una unidad concreta que además de lucir con un aspecto que quita el hipo, cuenta con una gran obra de ingeniería en sus entrañas realizada a posteriori.

En Piper Motorsport han hecho lo que bien podríamos catalogar como un ‘Frankestein Benz’, que es precisamente el nombre que le ha puesto el preparador. Bajo esa carrocería de un 190E se esconde la caja de cambios, el motor completo, frenos, salpicadero, electrónica, suspensión… de un Mercedes C63 AMG W204. Un trabajo muy complicado y con un resultado que no pasa desapercibido, puesto que lo más que puede sugerir su estética exterior es que nos encontramos ante un 190 E 2.5-16 Evolution II (gracias a un kit de carrocería y unas llantas fifteen52 con un estilo DTM).

Este Mercedes-Benz 190E 2.5-16 esconde una gran sorpresa

De su habitáculo, llama la atención el salpicadero (que según comentan, se pudo adaptar sin muchas complicaciones), mientras que su consola central se ha rediseñado con una con un aspecto mucho más racing con los controles de los elevalunas y que alberga por supuesto el cambio de siete velocidades automático.

Las torretas de las suspensiones se tuvieron que modificar, además de modificar la batalla del C 63 AMG para poder acomodarla en la carrocería del W201. Se aprovechó también para instalar una jaula antivuelco oculta con la que poder mejorar su rigidez, mientras que el escape ha sido hecho a medida por Borla.

Este Mercedes-Benz 190E 2.5-16 esconde una gran sorpresa

Mucho más laborioso ha sido el motor: se han duplicado el número de cilindros con el V8 de 6.2 litros, por lo que se han tenido que aprovechar al máximo todos los recovecos disponibles para poder colocar los radiadores de aceite así como el condensador del aire acondicionado y el cilindro maestro del freno… pudiendo cerrar el capó sin problemas.

No sabemos cuánto ha debido costar el proyecto, pero sí que te podemos confirmar que ha llevado más de cinco años y como te podrás imaginar, la cifra invertida en él será astronómica. Eso sí, a cambio tiene un coche único en el mundo (y del que no habrá otra unidad con similares características).

Vía: Thedrive

Mercedes-Benz 190E 2.5-16 C63 AMG

Si te interesa esta noticia...

Update CMP