Motor, competición y nuevos lanzamientos

Ford Mustang ’65 V8 (parte 1)

4

 Ford Mustang ‘65

Ford Mustang del 65 V8. Un coche, un mito. No necesita presentación. Podríamos hablar sobre su motor, su línea o su historia, como tantas y tantas veces se ha hecho. Pero me permitirán tomarme la licencia de hablarles con el corazón. De hablarles de la primera vez que lo ví, me senté y arranqué su motor.

La primera vez que posas la vista sobre él te cautiva su línea. Estás frente a un pedazo de historia de la automoción. Lo has visto en películas,  anuncios, lo has envidiado mientras lo veías pasar en algún afortunado encuentro y ahora lo tienes ahí y en tus manos sus llaves. Te acercas de frente mientras te mira, de tu a tu, sín ningún tipo de complejos. Un tipo de coches especiales que  no se conducen, parece que se llega a un acuerdo con él y acepta llevarte. Se establece una especie de relación, es más que un coche. Su parrilla negra se encuentra en un estado permanente de tensión. Paseando por su lado recorres su largo morro recorriendo con tus dedos su aleta izquierda,  notas un escalofrio que te recorre la espalda. Sigues con la vista sus dos arterias negras, intuyendo lo que hay bajo ese largo morro.

El V8 está esperando latir. Insertas la llave en la cerradura y click abres la puerta al pasado. Te acomodas en el asiento sin reposacabezas, sin cinturón. Echas un vistazo y lo primero que te llama la atención, es su delgado volante de tres radios y a través de él la esfera del velocímetro, 140 mph su límite. La verdad, lo que menos importa.

Estás ansioso ya y metes la llave en el contacto, noventa grados a la derecha y… música. No tiene otro adjetivo. Su suavidad, impresiona, no has tenido ni que presionar el gas para arrancar, está ahí girando sin transmitir vibracion alguna al chasis, esperandote. Acariciando el volante, te relajas escuchando el motor. Te animas, le das gas y ahí, ahí todo cambia. Un bramido lo envuelve todo. Sueltas el gas y vuelve a relajarse, suave y docil de nuevo. Aún te tiembla la pierna de los nervios, repites aguantando más tiempo el gas a fondo, y en ese momento sabes que vais a pasar mucho tiempo juntos.

Ford Mustang ‘65

Después de eso solo me quedaba recorrer kilometros con él, pero eso lo dejaremos para otro post.

Si te interesa esta noticia...
  • Abel

    JAJA como lo vives tio! XD

  • Laura

    Quisiera felicitarte por tu artículo, le has dado vida al vehículo, hablando de él como si de una persona se tratase y consiguiendo así transmitir todo lo que los grandes aficionados al motor sentís por los clásicos, pero captando al mismo tiempo el interés y la atención del lector, incluso el de una neófita en la materia como yo.
    Enhorabuena.

  • luis miguel..

    hola amigo..que tal?? te escribo desde venezuela. dejame decirte que tienes toda la razon…. es el mejor auto que hayan fabricado. los adoro.!!! tengo un 65 gt. y amo mi carro. ahora lo estoy pintando para que se vea mejor… te felicito. cuidalo! si qieres compartir ideas aca te dejo mi correo. [email protected] salu2!!!