Honda Civic Type R 2016: 2.0 i-VTEC turbo de tracción delantera

0

El tan hypeado Honda Civic Type R de novena generación finalmente se ha materializado en el Salón de Ginebra. Llevábamos ya bastantes meses recibiendo información con cuentagotas, y estos últimos días pudimos conocer además su aspecto definitivo gracias a unas fotos filtradas del modelo de producción.

Esta novena generación supone un cambio de filosofía bastante radical dentro de lo que nos tenía acostumbrados Honda. Atrás quedan esos cotizados K20 atmosféricos de altas vueltas para en su lugar sucumbir a los encantos de la sobrealimentación, pero desmarcándose un poco de sus rivales más directos para de esta forma no decepcionar a los seguidores más acérrimos a la saga Type R.

2.0, 310 CV y tracción a las ruedas delanteras

El nuevo motor de 2 litros cuenta con inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor y cumple con la normativa Euro 6. Entrega una potencia de 310 CV a 6.500 RPM, mientras que su par máximo es de 400 Nm a 2.500 RPM. Evidentemente, con esta configuración ya no interesa hacer un motor tan puntiagudo como ocurría en las anteriores generaciones, por lo que su zona roja baja ya no se encuentra a más de 8.000 vueltas, sino que en esta ocasión lo hace a 7.000.

Otro dato que ya conocíamos pero que se hace también algo raro en los tiempos que corren (donde cada vez más fabricantes apuestan por ello) es el empleo de una caja manual de seis velocidades en lugar de una de doble embrague.

Realiza el 0-100 km/h en 5,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 km/h, cifras en ambos casos que superan a sus rivales más directos de tracción delantera. En el caso de los de tracción integral, este último elemento juega a favor a la hora de realizar los 0-100 desde parado.

Un arsenal de primera categoría

Pero transmitir 310 CV de potencia a las ruedas delanteras y que sea un coche eficaz no es algo sencillo ni barato. La primera medida a tomar para mejorar su motricidad es la instalación de un diferencial de deslizamiento limitado en el eje delantero, así como unos amortiguadores adaptativos con cuatro niveles diferentes de reglaje.

Tampoco podemos pasar por alto la suspensión delantera «McPherson» que cuenta con el sistema «Dual Axis Strut», cuyo funcionamiento resulta muy similar a la mangueta descapolada del Focus RS de anterior generación a la que Ford denominaba «RevoKnuckle», y con esto permite aumentar la efectividad de la dirección al separar los puntos de actuación de la suspensión respecto a los de la dirección. Detrás continúa contando con un eje de torsión, pero en este caso la barra es mucho más rígida para adecuarse al aumento de potencia.

Los frenos delanteros están fabricados por Brembo, con pinzas de cuatro pistones y los discos tienen 350 mm de diámetro, además de estar perforados. Están montados sobre unas llantas de aleación de 19 pulgadas con neumáticos delanteros en 235/35.

Interior con el rojo predominante

 

Honda Civic Type R 2016: 2.0 i-VTEC turbo de tracción delantera

El interior cuenta con los ya habituales semibaquets de color rojo con pespuntes también de color rojo, pespuntes que por cierto nos podemos encontrar en otros elementos como el reposabrazos o el fuelle del cambio. El botón +R que ves en las imágenes altera el modo de conducción del coche, permitiendo variar de forma inmediata el comportamiento de los amortiguadores aumentando su firmeza un 30%, además de reducir la asistencia de la dirección y cambiando la respuesta del acelerador.

Honda Civic Type R 2016

 

También podría gustarte