Motor, competición y nuevos lanzamientos

Kimi y Kubica dejan con la boca abierta a cientos de miles de espectadores

0

Tanto si has madrugado, como si no, seguro que ya sabes que Kimi Räikkönen ha ganado este segundo gran premio del mundial, en el circuito tan amado y tan odiado a la vez por los pilotos de Sepang. ¡Y de qué forma ha ganado!. Ha sido realmente increíble el ritmo de los bólidos rojos (hasta la vuelta 30, a partir de ahí hablaremos del bólido rojo, porque no… hoy Massa tampoco tenía ganas de puntuar), que sólo ha tenido una amenaza, y esa amenaza se resume en tres letras: BMW. Increíble el ritmo de la escudería suizo-germana (Peter Sauber no podía quitarse hoy la sonrisa de la cara), que en algún momento de la carrera ha llegado a sacarle los colores a los McLaren, que hoy no han tenido su día. ¿Cuál ha sido el problema de McLaren? Los problemas para McLaren vienen desde ayer, con esa sanción a ambos pilotos por entorpecer las vueltas de Heidfeld y Alonso. No obstante, los pilotos de las flechas de plata han sabido recuperarse en la salida, con una fantástica actuación de Hamilton, que se ha colocado sexto, por detrás de Trulli.

Esta carrera, desde luego, ha sido todo un calvario para el piloto británico. Si ya ayer tuvo que afrontar una pobre clasificatoria (cuarto y posteriormente noveno tras la sanción), hoy ha tenido que lidiar con un coche con un manejo que dista mucho de aquella suavidad que transmitía (al menos según se veía en las tomas subjetivas) en Albert Park. Un coche complicadísimo de conducir, muy nervioso, y, según se ha ido quejando Lewis, con poca adherencia durante todo el fin de semana. Por si no fuera suficiente con la vergüenza de sufrir vueltas y vueltas detrás de un RedBull (el de Mark Webber) hasta que se lo ha conseguido quitar, en su primer pit stop, al montar las gomas blandas de nuevo (grave error), el tapacubo de la rueda delantera derecha ha preferido vivir su vida… haciéndole perder unos 10-11 segundos extra sobre lo que habría sido su pit-stop. Si llevamos ese tiempo a la distancia de carrera (de acuerdo a las diferencias de tiempo finales), Hamilton estaría ocupando el tercer cajón del podio. También gracias a que, con el compuesto más duro de los neumáticos ha conseguido el ritmo que debería de haber tenido a lo largo de toda la carrera (como el de los Ferrari y los BMW) y ha podido recuperar el tiempo que ha perdido mientras llevaba las ruedas blandas, y sobre todo, mientras intentaba adelantar a Webber en las dos ocasiones que lo ha tenido por delante. Y por supuesto, no puedo dejar sin comentar la intensa pelea con Jarno Trulli a quien se estaba comiendo literalmente (antes era el italiano, en una de las tandas con gomas blandas para Lewis el que estaba echándose encima…) y que ha puesto mucha, mucha emoción al final de la carrera, acompañado también por la lucha de Alonso con Webber, que también ha dado una buena dosis de emoción. Lo dicho, un calvario, aunque finalmente ha podido conseguir una meritoria quinta posición, cuatro puntos más para su lucha por el título, la cual ahora mismo lidera con tres puntos de ventaja. Sin irnos de McLaren tenemos a Heikki Kovalainen, que por fin alcanza el podio con el equipo McLaren, segundo podio de su carrera deportiva (el primero fue en Fuji el año pasado, con mucho trabajo y esfuerzo, sobre todo defendiendo con su R27 la posición del misil F2007 de Räikkönen sobre mojado) y seis puntos, que con los cuatro de Australia lo colocan cuarto en el mundial, tras Hamilton y la pareja Heidfeld-Räikkönen, que están empatados a 11 puntos. Un podio que, de nuevo, de no haber sido por la sanción y por la no muy buena salida del finlandés podría haber sido mejor. Pero bueno, pese a no ser el mejor día de McLaren, se marchan con un trofeo merecido a casa. Hoy sí Heikki, sin ironías, bien hecho ;).

Y haciendo este análisis de la tabla de clasificación en el mundial no aparece Massa. El piloto brasileño va a hacer correr ríos de tinta transalpina… Cumple con su función de número 2, hoy lo ha demostrado, pues el equipo le ha dado la primera posición a Kimi con una limpieza sólo propia de Ferrari en estas maniobras; pero desde luego, no con la función de piloto de Ferrari. O se pone las pilas (más le valdría ganar en Bahrein…), o, sin Jean Todt al mando, Massa puede tener que negociar algún volante por ahí fuera para la próxima temporada. Dos abandonos en dos carreras que llevamos, y no precisamente por cuestiones mecánicas… parece que echa de menos el modo “wet” de su Ferrari de “diario” en el “manettino” de su F2008…

Sobre BMW, sólo puedo quitarme el sombrero. Robert Kubica, el hombre que todos (yo el primero) pensábamos que tenía una posición más ficticia que real en la salida, gracias a una mínima carga de combustible, nos ha dejado con la boca abierta al ver que realmente su BMW Sauber estaba por primera vez en condiciones de luchar de tú a tú con los Ferrari y los McLaren. Si BMW mantiene ese ritmo en lo que queda de temporada, y los pilotos son regulares, ojo con BMW, que ya está segunda en el mundial de constructores, y Nick Heidfeld segundo en el de pilotos, empatado con Kimi. Ojo con BMW. De todos modos, como siempre por estas fechas, aún es pronto para sacar conclusiones como que BMW peleará por el título, eso es más bien ser optimista (un mundial a tres equipos… ), pero que hay potencial no hay que demostrarlo. Y si Kubica se ha paseado como Räikkönen, Heidfeld no ha estado de brazos cruzados. Si bien no ha conseguido quedar tan arriba como su compañero, el alemán también ha dado muestras de buen rendimiento en cuanto tenía aire limpio por delante, y sobre todo, de que manos no le faltan. En la tercera vuelta de la carrera se ha quitado de un plumazo a Alonso y a Coulthard. Claro, el BMW es mucho más potente que el RedBull y que el Renault, pero la maniobra hay que hacerla, y él la ha hecho perfectamente. Bravo hoy para BMW.

También, fantástica actuación de Trulli, con un cuarto puesto que sabe a gloria en el equipo nipón. Trulli ha podido pisarle los talones gran parte de la carrera a Hamilton (mientras iba con los problemas ya comentados), y ha sabido mantenerse sin errores y dándolo todo para evitar que Hamilton le cazara en las últimas vueltas, aunque, de haber habido un par de vueltas más… quién sabe… Pero las carreras son así, y cuando llegó el final de la 56ª vuelta, Trulli había defendido su cuarta posición. Buen trabajo también para Toyota, a pesar de que Glock abandonó al principio de la carrera.

Y Renault… ay Renault. De donde no hay se puede sacar, Alonso lo ha demostrado hoy, llegando a conseguir un ritmo asombroso con su R28 (para ser el R28, claro), llegando a acercarse a los registros de los Ferrari y demás durante unas vueltas en las que ha podido dar rienda suelta a la máquina. Pero, como él mismo reconoce, esto es lo que hay, no se pueden esperar milagros, y de momento, el objetivo es puntuar. Y por ahora Alonso no va mal (las cosas siempre podrían ir peor), ya que se mantiene dentro de los objetivos. Habrá que esperar a ver si los ingenieros del equipo del rombo consiguen mejorar la aerodinámica del coche para conseguir un mejor rendimiento. Se echa de menos a Fernando ahí arriba, como siempre que uno de los “grandes” no tiene alas para volar… (Schumi en 2005, sin ir más lejos o Kimi en 2004-). Por su parte, Nelson Piquet ha terminado en 11ª posición a unos 22 segundos de Alonso, que ha sido octavo.

No ha sido el fin de semana para Williams: Si en Melbourne, Rosberg subía al podio, ahora ha finalizado en 14ª posición y no muy lejos de ser doblado por segunda vez por la cabeza de carrera. Y Kazuki Nakajima… sin rodeos: último. Los Williams hoy han sido los escoltas personales de los Super Aguri.

RedBull sigue mejorando, mejora los registros del R28 (con el que comparte motor) gracias a su buen desarrollo aerodinámico (con la rúbrica inconfundible de Adrian Newey) y ha conseguido hoy dos puntos con Mark Webber, que ha sido un hueso muy duro de roer, tanto para Hamilton con su McLaren en horas bajas como para Alonso con su Renault a todo lo que daba…

Honda sigue con su lenta mejora, fuera de los puntos, pero al menos superando de lejos a los Super Aguri. Jenson Button ha sido 10º y Barrichello, 13º, también perjudicado por un drive through debido a un exceso de velocidad en el pit lane.

Ha sido una carrera limpia, con pocos abandonos, sin safety car (ya tuvimos bastante de todo esto el domingo pasado) y con un poquito de San Ganchao, que hoy ha extendido su mano sobre Felipe Massa. Una carrera que ha sido realmente divertida y que, con unas gotitas de lluvia intermitentes (a ratos sí, a ratos no) habría sido tremenda. Yo sigo deseando ver este año una carrera sobre mojado, ya no sólo por ver cómo se comportan los pilotos ahora que no tienen TC, sino porque me apetece ver de nuevo bailes en los boxes, arriesgar en la elección de neumáticos: que si seco ya, que si extremo mejor… que si le ponemos los intermedios y vamos viendo… bueno, todos conocemos las carreras sobre mojado. Y en esas carreras, puede pasar de todo. Son fantásticas, ¿verdad?

Así va el mundial:

Campeonato de pilotos: Lewis Hamilton (14), Nick Heidfeld (11), Kimi Räikkönen (11), Heikki Kovalainen (10), Robert Kubica (8)… Fernando Alonso (6)… Felipe Massa (0).

Campeonato de constructores: Vodafone McLaren Mercedes (24), BMW Sauber (19), Scuderia Ferrari (11), AT&T Williams (8), ING Renault (6).

Próxima carrera: Gran Premio de Sakhir, Bahrein. Del 4 al 6 de abril.

Si te interesa esta noticia...