Motor, competición y nuevos lanzamientos

La industria automovilística japonesa sufre los efectos del desastre

0

Como sabeis, el terremoto de Japón, que han recalificado de 9.0 grados, ha sacudido buena parte de la costa e interior. El terremoto más destructivo de la historia del país ha dejado muchos muertos, heridos, desaparecidos, pero también ha afectado a la industria de automóviles.

De todos los fabricantes de automóviles, Toyota tiene la mayor presencia en el norte de Japón y posiblemente sea la marca más efectada por el desastre natural. De hecho la empresa posee varios establecimientos por la zona en cuestión y ha anunciado el cierre de los mismos, dejando así de fabricar vehículos temporalmente. También ha suspendido la producción en las fábricas del centro de Japón. El fabricante afirma que se han visto afectados varios proveedores por el terremoto y posterior tsunami, lo que podría suponer una interrupción de la producción algo más prolongada.

Honda tampoco se libra de lo sucedido. Desde la compañía anuncian que el fenómeno ha quitado la vida de un empleado relacionado con la investigación y desarrollo de Tochigi, mientras ha dejado varios heridos. La producción de la fábrica de Saitama se ha suspendido. Se trata de la fábrica encargada de dar vida a los Honda Legend (Acura RL), los CR-V, Accord, además de otros modelos. La otra fábrica que posee la compañía en Suzuka estuvo parada durante un tiempo hasta recuperar la calma, pero ya se encuentra en estado funcional.

Subaru ha cerrado temporalmente cinco plantas como consecuencia del terremoto. Nissan afirma que no quiere anticipar nada, pero ha suspendido la producción en cuatro de sus plantas. Mitsubishi, Mazda y Suzuki no se han pronunciado al respecto, pero imagino que en conjunto todos sufrirán consecuencias negativas, pues millones de personas afectadas, que ahora no tienen ni hogar y luchan por la supervivencia, dejan de ser clientes potenciales. Posiblemente cuando el país se recupere del desorden, todo lo malo repercuta de forma positiva, pues los millones de afectados necesitarán de un transporte privado y todos los coches que se han ido con el agua, deberán ser reemplazados por otros nuevos.

Vía: motortrend

Si te interesa esta noticia...