La producción de los Dodge Hellcat finalizará en 2023: Adiós a una era

0

De acuerdo a unas declaraciones del propio CEO de Dodge a Motor Authority, Tim Kuniskis, el mítico V8 de 6.2 litros que se encarga de mover la gama Hellcat de Dodge verá su fin en el año 2023. Y no será reemplazado en ningún caso por ninguna opción de combustión, ya que transicionará directamente a un motor 100% eléctrico, porque de lo contrario tendrán que enfrentarse a multas gubernamentales debido a las nuevas normativas de emisiones.

Tanto el Charger como el Challenger serán reemplazados por «nuevos modelos sobre nuevas plataformas», aunque todavía no hay confirmación oficial de si estos vehículos seguirán conservando los mismos nombres o también adoptarán otros nuevos.

En el corto plazo, Dodge prepara un híbrido enchufable que veremos el próximo año y del que todavía no sabemos mucho, aunque no parece que se trate de un Durango híbrido enchufable y de hecho, el plan es que la actual gama de Dodge desaparezca en 2024, por lo que cabría esperar un modelo de nuevo cuño. Para 2024, la estrategia pasa por presentar un muscle car 100% eléctrico, que debería ser a tenor de las pistas dadas hasta la fecha por Stellantis, de una reinterpretación del Charger de 1968 que posiblemente sirva también como reemplazo del Charger y Challenger… y con tracción total.

La cuestión que nos hacemos ahora es… ¿cuál será ese factor realmente diferencial que ofrecerá Dodge en un futuro para no caer en la irrelevancia respecto a otras marcas que ofrecerán productos muy similares donde el único gran cambio sea el diseño?

También podría gustarte