Las nuevas luces de emergencia para vehículos

0

La Dirección General de Tráfico, con el objetivo de hacer las carreteras más seguras, adelantó el pasado año que a partir de 2021 se establecería una convivencia entre la luz de emergencia y los triángulos para situaciones como accidentes, averías o similar.

Esta normativa entraba en vigor este año, aunque no tantas personas se han dado por enteradas. Por eso, uno de los regalos de publicidad estrella de los talleres así como de otras empresas de viarios tipos es precisamente luces de emergencia para vehículos.

En este sentido, aunque ya haya entrado en vigor desde el 1 de enero de 2021 la DGT tiene previsto un período de convivencia entre los triángulos y la luz V-16, como se denomina, hasta 2024. Será entonces cuando solo valdrá la luz y los triángulos pasarán a mejor vida.

Las ventajas de la baliza luminosa es que la persona que conduce evita salir del coche, por lo que se reducen los riesgos de atropello que se daban – y se dan – en el caso de la colocación de los triángulos.

La importancia de extremar las precauciones en estos casos es vital, ya que durante 2020 murieron cerca de 6 personas que iban a socorrer a algún vehículo parado. El chaleco reflectante, los triángulos colocados a la distancian adecuada y la recién incorporada luz de emergencia para coches ayudará a disminuir los riesgos de que sucedan este tipo de accidentes.

La DGT ha autorizado y homologado esta luz con el nombre propio de Help Flash, aunque ya existen otras alternativas que sirven igual para cumplir esta función de señalizar una emergencia. Se caracterizan por producir flashes de luz amarillo de  0,8-2,2 Hz y en un ángulo de 360 grados para poder ser visto desde todos los lugares de la carretera.

Este tipo de soluciones ayuda a mantener la seguridad en la circulación y evitar accidentes en cadena.

Las cifras de accidentes en carretera aún muy elevados

Si bien 2020 bajó el número de accidentes en carretera – en parte por el confinamiento y la reducción drástica de vehículos – murieron, a pesar de ello, 870 personas en 797 accidentes, unas cifras que son aún muy elevadas.

Además, el hecho de haberse visto reducir tanto la circulación significa que son datos que no reflejan la realidad normal – en 2019 hubo 104.077 accidentes con el fallecimiento de 1755 personas – y este hecho es muy preocupante.

La ausencia del cinturón de seguridad, el uso del teléfono móvil mientras se conduce o el abuso de alcohol y drogas están entre las causas más comunes de accidentes de tráfico, que no sólo acaban con la vida de la persona que fallece sino que rompen familias enteras.

Actualmente, además, hay estudios que ya están afirmando que la situación provocada por el coronavirus hace que muchas personas se encuentren conduciendo en un estado de estrés permanente, lo que entraña muchos más riesgos.

Las nuevas luces de emergencia quieren ir encaminadas a hacer las carreteras más seguras y no será la última normativa que se saque. Se están estudiando otras medidas encaminadas a disuadir el uso del teléfono móvil también, aunque habrá que esperar aún todavía para saber si sale adelante y cómo.

 

También podría gustarte