Los límites de emisiones de CO2 también llegan a los camiones: tendrán que reducirlos un 30% para 2030

0

Aunque en turismos e incluso comerciales ligeros parece cada vez más claro que el camino es la electrificación, eso no es todavía exportable a los camiones, dado que el coste de sus baterías sería astronómico, y por tanto, no haría viable la venta de los mismos frente a los de combustión interna. Actualmente, las emisiones de CO2 de vehículos pesados (camiones, autobuses y autocares) suponen el 6% de las emisiones totales de CO2 de la UE y un 25% del total de las emisiones de CO2 del transporte por carretera

Pero también es cierto que en este periplo cada vez se está apretando más a los fabricantes para forzar a que reduzcan sus emisiones paulatinamente. Ahora bien, esta soga únicamente lo hacía sobre los anteriores casos y no sobre camiones, algo que la Unión Europea parece ahora decidida a meterle mano de manera mucho más contundente, con la fijación de límites de emisiones de CO2.

El objetivo, por tanto, es que para 2025 se reduzcan en un 15% y para 2030 en un 30%. Estas cifras aún con lo llamativas que puedan ser ya han sido recortadas respecto a las pactadas por el pleno del Parlamento Europeo en Noviembre, en el cual, se pretendía reducir las emisiones en un 35% para 2030 y un 20% para el año 2025.

Aquellos fabricantes que no cumplan los objetivos del acuerdo serán sometidos a penalizaciones económicas, además de un sistema de incentivos en forma de super-créditos por los cuales, los vehículos de bajas o nulas emisiones computarán como más de un vehículo a la hora de calcular las emisiones específicas de los fabricantes de camiones, por lo que todos ellos tendrán que acabar pasando por el aro, aunque tal y como han confirmado, supone un gran reto, hasta el punto de que la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) lo califica como una cuerdo «totalmente surrealista» por el desafío que suponen estos nuevos estándares para la industria del camión.

Si te interesa esta noticia...