Motor, competición y nuevos lanzamientos

Mazda MX-5 2015: Se mantendrán las variantes de lona y techo duro

1

El tiempo pasa, y con él, las informaciones que cada vez nos llegan más en profundidad acerca del salto generacional del Mazda MX-5. Autocar ha dado a conocer algunos de los detalles de la cuarta generación del roadster por excelencia, que recordemos, es un desarrollo conjunto con la italiana Alfa Romeo, del que derivará en sendos roadster, cada uno con una estética diferenciada y una gama de propulsores propias.

Bien, una de las primeras incógnitas más interesantes que tenemos aparentemente desveladas, es que la nueva generación contará con las dos variantes actuales: techo de lona y techo duro. Como sabes, cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes, pero la elevada demanda del techo duro que tiene en Reino Unido en el MX-5, y por otra parte, la aceptación con la que cuenta la variante de techo de lona en USA, es lo que ha llevado a tomar la decisión de mantener ese aspecto inalterado.

Su peso se establecerá finalmente en 1.100 kg

Eso sí, Mazda sí que ha anunciado que mejorará su segunda generación de techo duro retráctil, haciéndolo más compacto para que “robe” menos espacio en el maletero, además de ser ahora más ligero. Y hablando de ligereza, apuntan a que su peso será de 1.100 kg, que nos imaginamos que corresponderán a la variante de techo de lona, pero que igualmente sigue siendo un peso muy contenido que lo hará aún un coche más ágil y divertido de lo que en la actualidad es. La idea de los 1.000 kg inicial queda desechada debido a los costes que supondrían dejarlo en ese peso.

En lo referente a mecánicas, sabemos que habrán SkyActiv de 1.5 y 2 litros, inicialmente atmosféricos pero parecen ser que estarían sopesando en el futuro a largo plazo un 1.5 sobrealimentado, algo que abriría un abanico de preparaciones muy amplio para potenciarlo en el mercado aftermarket. Por otra parte, estos motores aumentarían considerablemente su eficiencia (hasta de un 30% se habla) respecto a los actuales, eso implica menos consumo y menos emisiones. Y precisamente, estos propulsores requieren de un capó de mayores dimensiones para poder dar cabida a los nuevos colectores de escape que emplearán para optimizar el flujo de gases.

Vía: Autocar

Relacionado