Motor, competición y nuevos lanzamientos

McLaren F1, la mayor leyenda automovilística de la historia

14
McLaren F1

Antes de nada… ¿se puede hacer tal afirmación de manera drástica? Puede que sí, o puede que no, depende del criterio de cada uno, pero… si no es el primero, es el segundo. No hay más, porque sencillamente el McLaren F1, teniendo casi 15 años, sigue estando entre los cinco superdeportivos más rápidos sólamente hablando de puras prestaciones en línea recta, ya que si hablamos de tramos, lo podemos situar incluso entre el top3.

Pero… ¿qué tiene este superdeportivo que lo haga tan especial? A simple vista es difícil saberlo, y es que siendo actualmente uno de los coches más cotizados del mercado moderno, algo debe de tener. Si quieres que indaguemos un poco acerca de su figura, su esplendor y su por qué del ser propio, sigue leyendo…

Poco peso, mucha potencia. Ese es el lema del McLaren F1, que fue seguido por todos los desarrolladores e ingenieros al milímetro. Un día, el amigo y jefe de ingenieros Gordon Murray estaba esperando un vuelo para volver a su casa tras ver disputar el GP de Monza de la Fórmula 1 en el ’88, cuando, debido a su aburrimiento, dibujó un boceto, inicialmente de un deportivo de tres asientos que le gustó tanto que no tardó en presentárselo a Ron Dennis (sí, ese que vemos en Telecinco muchos fines de semana), y que viendo lo que aquello podría representar, dio el visto bueno.

Por aquel entonces ya tenían pensado qué motor usar, que no fue otro que el desechado del BMW M8, el BMW S70 V12, el mismo que vemos en el 850 CSi, y del cual tenemos una entrada dedicada a él aquí mismo. Antes de empezar con mulas de pruebas reales, utilizaron dos kit cars de Ultima Sports, bautizados como Albert (13) y Edward (14), que ambos sirvieron para probar la fuerza que podría transmitir tal motor a través de un Chevrolet V8, junto a la transmisión y sistemas de refrigeración, siendo éste último destinado a todo ello. No tardaron mucho en desaparecer, fue un accidente, claro…

McLaren F1

En el ’92 se presentó en algún lugar de Mónaco, y es ahí donde llevaron una versión casi de producción, pero que seguía siendo un prototipo. Podría pasar perfectamente por un coche de calle, pero…. ¡no tenía intermitentes frontales! ¿qué hacer con ellos? El ingenio del señor Murray hizo su aparición de nuevo, y tuvo la gran idea de colocarlos en los espejos (razón por las que muchas marcas como Mercedes o BMW han adoptado este sistema, complementando a los frontales de toda la vida)Murray quería una unión perfecta entre el chasis y el motor, una simbiosis nunca antes vista… ¿cómo? nada mejor que un motor atmosférico para correr con la tranquilidad y temible energía del diablo, y es por ello que recurrieron a Honda a por su motor de la época en la Fórmula 1, pero se fueron con las manos vacías…. después de pasar por Isuzu, llegaron a BMW, donde la división M no tuvo otra cosa que rendirse ante los pies de los ingleses, ¿por qué? muy fácil:

Tras desechar el proyecto del M8, ¿qué iban a hacer con ese extravagante motor, además de montarlo en un coupé gigante destinado al mercado estadounidense? sería una gran decepción para toda la planta de ingenieros tener que tirarlo a la basura por no tener a quién inyectárselo… hasta que llegó McLaren. Ellos buscaban un buen motor atmosférico lo más grande posible, y los alemanes querían un supercoche donde implantarlo, ¿amor a primera vista? seguro.

McLaren F1

Dicho y hecho, los chicos de McLaren ya tenían su motor, estable y duro como una roca, ligero como una pluma (se quedó a 16kg del peso esperado por Murray, pero a cambio de más de 150 caballos extras), y potente y duro como un camión, 627 caballos y 617nm de par. Era hora de probarlo… ¡y vaya pruebas!

La versión estándar (ahora hablaremos de los “extras”…) consiguió una velocidad máxima de 370 kilómetros por hora, que se quedaban en 391.2km/h sin el limitador de revoluciones. Ante ello, conseguía una aceleración nunca vista hasta entonces, ni siquiera en el Jaguar XF220, y es que 3.2 segundos era una cifra que dejaba atónito a cualquiera. Quizás esta parte es un poco triste, porque esto fue un “puedo, pero no quiero…”:

El piloto que llevó a cabo tales pruebas en un circuito de pruebas de Volkswagen (que no fue otro que Mario Andretti), confirmó que con unos ajustes aerodinámicos el McLaren F1 podría haber llegado y superado con creces los 400km/h, y lo que es mejor aún, que con una caja de 7 velocidades y una relación de cambio más larga, habría sobrepasado muy fácilmente tal récord histórico… ¿superaría el actual del Bugatti Veyron? Nunca lo sabremos.

64 unidades del superdeportivo angloalemán se fabricaron, además de 5 versiones del LM, 3 GT y 28 de competición, quedándose en total en 100 unidades construidas. Procedamos a hacer algo de énfasis en las ediciones “especiales” (¿más aún):

McLaren, haciendo honor a su prestigio y leyenda en LeMans, decidió construir cinco, sólo cinco versiones del superdeportivo que llevasen la insignia LM (LeMans), que evidentemente, significaban mucho más que unas simples insignias. Llevando la aerodinámica de la versión de competición, el motor BMW fue exprimido hasta los… ¡¡680 caballos!! Si el peso original del F1 era de 1140 kilos, en esta versión se quedó en 1062kg, gracias en parte a un asiento de competición totalmente hecho en fibra de carbono, mientras el del acompañante estaba soldado al chasis para evitar una subida de peso. Se dice que batió el récord de aceleración del F1 original, bajando de los 3 segundos, pero no hay nada oficial, y tampoco es que resultase extraño que barriese al de por sí original modelo.

McLaren F1

McLaren F1

McLaren F1

McLaren F1

Mientras se ultimaban las últimas unidades del LM, en la competición los rivales (Mercedes y Porsche, principalmente) apretaban sus afiladas armas y presionaban a la firma inglesa… por lo que decidió mejorar aún más su arma letal, convirtiéndola en el arma definitiva. Los ingenieros llevaron a cabo unas modificaciones tan brutales, que para cumplir con la normativa tuvieron que construir una versión homologada para la calle, por el tan poco parecido que tenía con el LM.

No hay absolutamente nada acerca de las especificaciones de éste, sólamente que hubo tres producidos, uno que todavía conserva la fábrica, y dos que fueron encargados a personas sin identificar y que se hicieron por encargo al ver la enorme capacidad de destrucción que tenían a su alcance. Se dice que llegaron a los 700 caballos, todo es posible.

McLaren F1

McLaren F1

McLaren F1

El resto ya lo sabemos, mito, historia, leyenda… palabras que se le quedan chicas a este superdeportivo. Que lo veamos desde su creación en los principales videojuegos hasta el día de hoy como el premio más grande tiene un significado simbólico, y es que si hoy día hay un coche que puede ser la unión perfecta entre la máquina y el hombre, ese puede ser el McLaren F1. Un coche de leyenda, único y que marcó una nueva idea en el mundo del automóvil.

Pero, ¡ojo! que desde hace no mucho McLaren ha confirmado que están trabajando en un nuevo superdeportivo, en el sucesor del Mclaren F1, ¿hace falta decir más? Evidentemente no… sólo que si siguen los ideales que llevaron a cabo posible tal máquina en su día (“Poco peso, mucha potencia”), tendrán de nuevo el poder… sólo les hace falta el motor, y todos sabemos quién se lo puede proporcionar, ahora que Mercedes ya no trabaja con ellos.

El McLaren F1 es un coche que te hace sentir la adrenalina cuando escribes sobre él, cuando lees sobre él, y cuando lo ves… es un coche que no da palabra en contra, quizás uno de los pocos coche que pueda tener algún en contra… Si lo has leido todo, te doy personalmente mi enhorabuena, porque seguramente hayas disfrutado tanto leyendo como yo lo he hecho escribiendo. Unos vídeos:

McLaren F1 llegando al récord histórico de velocidad:

Top Gear prueba el McLaren F1:

Ferrari Enzo vs McLaren F1 por Fifth Gear:

McLaren F1 GTR en LeMans:

Más información: Wikipedia, RSportsCars, Ultimate Car Page

Relacionado