Me llamo Felipe

5

Felipe Massa

No, yo no, yo me llamo Pedro. Con el titular sólo quiero hacer una pequeña broma, un pequeño guiño a una serie de televisión, que no sé si conoceréis pero para el caso me viene al pelo: un hombre que comete malas acciones y cree que el “karma” le está castigando por ellas, por lo que decide hacer una lista con las cosas que tiene que enmendar para que todo mejore.

Ahora entenderéis por qué me tomo la licencia de hacer esta pequeña introducción. La carrera de hoy de Felipe Massa ha sido como un “bofetón” detrás de otro. Cuando parecía que tenía en la mano la victoria y durante un tiempo casi se podría llegar a mascar el doblete (Kimi empezaba a volar y se echaba peligrosamente encima de Hamilton), llega el Safety Car, y las paradas en boxes rezando para no terminar con la reserva de combustible. Y aquí la suerte de Massa cambió por completo. No sólo se le enganchó la manguera, sino que siguió tirando con ella como si a su coche le hubiera salido cola y fuera lo más natural, rociando el pit lane con gasolina y dando coletazos como una lagartija. Perdió mucho tiempo en la salida del pit intentando que le desengancharan la manguera dichosa y no sólo eso, sino que además al tiempo fue penalizado con un drive through por esta maniobra, perdiendo totalmente toda posibilidad hasta de puntuar. Ahora Hamilton le ha metido nada menos que 6 puntos, que sin duda serán muy importantes al final del mundial, en la lucha por el título, quizá una compensación del karma por aquella victoria en Spa, que en mi opinión, si había un piloto que no se la merecía lo más mínimo, era Felipe Massa. Así que quizá al “karma” no le ha gustado que Massa tuviera esa ventaja que le vino caída del cielo por que sí, y hoy se la ha quitado.

En fin, espero que el tono divertido del artículo no desvirtúe la idea que quiero transmitir realmente: lejos de “karmas” y méritos, lo que quiero destacar es que ahora mismo estamos poco más o menos como al terminar el Gran Premio de Spa (antes de la sanción de Hamilton) en cuanto a los pilotos de cabeza se refiere, sólo que con dos carreras menos por delante: nada más nos quedan Japón, China y Brasil. El mundial está al rojo vivo, Hamilton de nuevo llega a Japón como el año pasado, con una gran ventaja, y la duda está en ver si este año todo ira bien, o China y Brasil se convierten de nuevo en sus circuitos gafe.

Si te interesa esta noticia...