Llega el motor 1.5 diésel de 130 CV al Opel Grandland X: Sólo 4,0l/100 km (NEDC)

1

Aprovechando el parentesco mecánico que tiene con el Peugeot 3008, Opel ha introducido una mecánica que ya estaba disponible en el modelo galo para el Grandland X. Se trata del 1.5 diésel de 130 CV y 300 Nm de par, un motor diseñado para poder cumplir con las nuevas normativas de emisiones (como la Euro 6d-temp que será obligatoria a partir de Septiembre de 2019) gracias al uso de un abanico de complejas soluciones que permiten lograrlo y que detallamos a continuación.

Este motor, además, reemplaza al que hasta la fecha era el motor diésel de acceso a la gama, cuya cilindrada era muy similar, 1.6, pero en este caso, de 120 CV. Lo que consigue el nuevo 1.5 es una reducción de consumo y emisiones, que pasa a ser de 4,0l/100 km en asociación con la caja de cambios manual, mientras que si optamos por la caja automática EAT8 de ocho relaciones y convertidor de par, se aumenta 0,1l/100 km.

Además de integrar el SCR, también integra otros muchos cambios para lograr aumentar su eficiencia, como una pequeña reducción en la cilindrada, además de optimizar la fricción y el sistema de combustión con una geometría patentada de los pistones, además de incrementar la recirculación de gases de escape.

También, la culata cuenta con el colector de admisión integrado -realizado en aluminio-, siendo capaz de operar su sistema common rail de inyección directa hasta 2.000 bares de presión. También cuenta con un filtro de partículas además de un sistema de inyección AdBlue sobre los gases de escape.

Cabe recordar, que paralelamente a este anuncio, Opel sigue firme en su promesa para en el año 2020 introducir el primer motor híbrido de su gama, para lograr así acercar su oferta más a la del resto de fabricantes que están apostando por esta opción en su gama a medio plazo.

Si te interesa esta noticia...
1 comentario
  1. David Herrero dice

    Llama poderosamente la atención que algunos fabricante se apresuren a sacar motores con cifras llamativas en cuanto a emisiones y consumos bajo una homologación como la NEDC ya obsoleta, sobre todo teniendo en cuneta que la nueva WLTP esta ya aqui, es decir:
    1 de septiembre de 2017 La prueba comenzará a aplicarse a modelos que se introducen en el mercado por primera vez.
    1 de septiembre de 2018 A partir de entonces, se aplica a todos los vehículos nuevos de la Unión Europea.
    1 de septiembre de 2019 Todos los coches en los concesionarios deberán tener valores de CO2 WLTP para evitar la confusión de los consumidores (están exentos los finales de serie, aquellos vehículos en stock que todavía no hayan sido vendidos, que tendrán un año más para ser matriculados).
    2020 La Comisión Europea convertirá los objetivos de CO2 actuales (basados en el ciclo NEDC) a los baremos que empleará el ciclo de homologación WLPT para vigilar el cumplimiento del parque móvil de cada país.

    En fin que hay poco de innovación cuando un fabricante que se considera puntero, sigo en fechas tan próximas al cambio de estándar, usando referencias ya claramente obsoletas para ofrecer cifras relacionadas con el comportamiento de alguno de sus vehículos