Motor, competición y nuevos lanzamientos

Nissan e-NV200: 13.665 euros con alquiler de batería, y 18.540 euros en propiedad

0

Nissan ha introducido estos días en el mercado español la nueva furgoneta eléctrica e-NV200. Sobre la base de la NV200 y heredando el ya conocido sistema de propulsión eléctrico del LEAF, han creado un producto interesante para aquellos profesionales que no necesiten realizar grandes kilometradas a diario, y valoren mucho el coste por kilómetro y mantenimiento, que es donde verdaderamente resulta interesante. Además de otros factores como la exención en el pago de la zona azul o aparcamientos privilegiados (variable en función de la ciudad o establecimiento).

Disponible en tres carrocerías diferentes, furgón de dos plazas con opción de 4 o 5 puertas, así como variante Combi con segunda fila de asientos y un total de cinco plazas, y finalmente, una variante de pasajeros denominada Evalia también con 5 plazas y 5 puertas. Su capacidad de carga, en el caso de las variantes comerciales, es de 4,2 metros cúbicos, o en su defecto, 770 kilos o dos europalets, suficientes, en muchos casos para las necesidades de carga de muchos profesionales. El Evalia cuenta con una capacidad de carga de 2,27 metros cúbicos.

 

Dos posibilidades de compra, para distintos bolsillos

 

Como decíamos, el mayor problema con el que puede encontrarse un profesional es su autonomía, de 170 km de acuerdo al ciclo NEDC, si bien, desde Nissan aseguran que el 70% de propietarios europeos de furgonetas recorren menos de 100 km diarios, así que debería ser suficiente para gran parte de ellos. Cuenta, además, con un conector de carga rápida CHAdeMO de 50 kW, que permite una carga del 80% en 30 minutos, si bien, en España existen únicamente por el momento 108 cargadores de este tipo, aunque en toda Europa ya hay más de 1.100.

A nivel económico, un aspecto reseñable es que su consumo de energía eléctrica supone el equivalente a 1,2 euros por cada 100 km recorridos, mientras que en comparación con la misma variante equipada con propulsor diésel nos costaría 8 euros. La revisión anual sería también considerablemente más económica, puesto que se prescinde de los habituales cambios de filtros, líquidos o aceites.

Finalmente, se ofrecen dos opciones a la hora de adquirirlo: 13.665 euros más un alquiler de baterías que arranca en los 73 euros mensuales, mientras que la segunda opción es comprar el vehículo con la batería en propiedad a un precio de 18.540 euros.

Relacionado