Motor, competición y nuevos lanzamientos

El Opel Grandland X recibe el tratamiento de Irmscher: Cambios sutiles

0

 

A un recién llegado como el Opel Grandland X, el preparador Irmscher ya le ha prestado toda su atención para reinventar ligeramente su estética con una serie de aditamentos muy en la línea de a lo que nos acostumbra dicho preparador. ¿Cuáles son en concreto?

Empezando por la calandra delantera, se reemplaza por una que prescinde del logotipo de Opel para portar en una esquina superior el de Irmscher. Además, puede elegirse con la parte superior con acabado cromado o en su defecto con una lámina de fibra de carbono. Si te fijas, podrás vislumbrar unas taloneras laterales acabadas en acero inoxidable o negro mate, dependiendo del contraste que queramos tener con el resto del color de nuestra carrocería.

Tampoco falta un juego de llantas de aleación como las que ves en las imágenes, que se pueden elegir en 17, 19 y 20 pulgadas, si bien, teniendo en cuenta que el abanico de opciones mecánicas todavía ronda los 120-131 CV, en ambos casos, las 19 y 20 pulgadas nos parecen una exageración en las que sacrificaremos prestaciones en pos de la estética, sin embargo, hay gente que prioriza la estética por encima de esto. En un futuro, cuando llegue el diésel de 180 CV y otras opciones, esto será mucho más interesante.

Su interior -del que no hay imágenes en este caso- recibe umbrales de puerta en acero inoxidable, además de la posibilidad de personalizar nuestra tapicería en piel.

Su comportamiento se mejora ligeramente con unos muelles rebajados que reducen la altura respecto al suelo en 30 mm, además de haber potenciaciones disponibles tanto para el motor gasolina como el diésel, que aumentan de media la potencia en 25 CV.