Motor, competición y nuevos lanzamientos

Peugeot correrá el próximo Dakar con un 2008 DKR de propulsión trasera

0

El Dakar es una histórica prueba en la que el vencedor tendrá que vérselas con obstáculos de toda índole en su recorrido, entre los que destacan montañas, dunas, ríos, desfiladeros, terreno pedregoso, etcétera. La solución más lógica para enfrentarse a terrenos de estas características es contar con una tracción a las cuatro ruedas que te permita el máximo agarre en cualquier circunstancia, pero los chicos de Peugeot han decidido innovar y correr la mítica carrera con un vehículo de dos ruedas motrices.

Al igual que hicieron en las 24 horas de Le Mans al apostar por un coche cerrado, vuelven a ir en contra de lo establecido para intentar convertirse en el primer ganador del Dakar con dos ruedas motrices y motor diésel. El coche no es otro que el 2008 DKR, que aprovechará las ventajas que el reglamento brinda a las configuraciones de dos ruedas motrices para explotarlas en la lucha con sus rivales.

¿Qué ventajas tiene con respecto a un 4×4?

Peugeot correrá el próximo Dakar con un 2008 DKR de propulsión trasera 1

Jean-Christophe Pallier, responsable técnico del proyecto Dakar resume las ventajas que les traerá la incorporación de este tipo de tracción, que básicamente son una importante reducción de peso -siempre enemigo de las prestaciones-, la posibilidad de incorporar unas ruedas de mayor tamaño -ideales para afrontar con seguridad terrenos complicados-, limitar el voladizo delantero -para poder atacar paredes prácticamente verticales- y contar con unos recorridos de suspensión más generosos -460 mm en lugar de 250 mm-, para tener una mayor capacidad de franqueo y de absorción de obstáculos.

Otra ventaja reside en la posibilidad de modificar la presión de los neumáticos desde el habitáculo, para bajarla en caso de que haya que pasar una duna y volver a subirla sin detenerse ni bajar del vehículo. Las compactas dimensiones del 2008 DKR -4,09 metros de largo, 2,03 de ancho y 1,91 de alto-, han supuesto todo un reto para los ingenieros del equipo, que se las han tenido que apañar para alojar un motor diésel V6 bi-turbo de 340 CV en posición central-trasera, así como el resto de elementos mecánicos para conseguir un vehículo ágil y competitivo.

El hecho de contar con solo dos ruedas motrices también es un guiño al modelo del que deriva, el Peugeot 2008, que en su caso cuenta con tracción delantera unida al sistema Grip Control, con el que ofrece una capacidad off-road bastante interesante.

Relacionado