¿Cómo han podido robar 3,5 millones de euros en motores en la fábrica de Jaguar Land Rover?

1

Si trabajas o conoces a alguien que trabaje en una fábrica de coches o motores, sabrás que una de sus piedras angulares es que son poco menos que la fortificación que envuelve a un polvorín: no es para menos, ya no se trata únicamente de proteger el stock de material y utillaje que disponen, sino que también se trata de evitar filtraciones sobre metodologías de trabajo o información confidencial reveladora.

Pero… aún con todo, la agudeza de determinados cacos demuestra que es posible esquivar todas estas medidas de seguridad. Y si no, que se lo digan a los empleados de la fábrica de Jaguar Land Rover en Solihull, Inglaterra, que han sido víctimas de un robo de motores cuyo valor asciende a 3,5 millones de euros.

¿Cómo lo logró? De acuerdo a las informaciones preliminares, un camión robado logró entrar dos veces a la factoría y en cada una de las ocasiones en las que entró, se enganchó en cada ocasión a un remolque que se encontraba repleto de motores del grupo, si bien, no se ha especificado a qué modelos concretos pertenecían.

En la primera ocasión en la que entró, tal y como se ha podido deliberar por la reconstrucción de los hechos, a los ladrones tan sólo les llevó 6 minutos la maniobra, lo cual es un tiempo casi récord si tenemos en cuenta que tuvieron que entrar, aparcar el camión y enganchar el remolque. El segundo remolque fue robado horas después, al volver a la misma fábrica, pasando por los mismos controles de seguridad y llevárselo literalmente puesto.

Ambos remolques fueron encontrados poco después, pero sin la valiosa carga que contenían en su interior. La cuestión es… ¿cómo lograrán darle salida a todos esos motores en el mercado negro sin ser descubiertos?

Parece que el robo estaba planeado de manera minuciosa y exhaustiva, y no se descarta incluso que estuviera perpetrado por algún empleado o alguien con conexión directa con ellos que pudiera proporcionarles la documentación necesaria para pasar los controles de seguridad sin levantar la más mínima sospecha, así que ahora las autoridades se encuentran trabajando junto con el fabricante para poder dar con los malhechores. JLR, en cualquier caso, ofrece una recompensa a cualquier individuo que pueda aportar información respecto al robo.

Si te interesa esta noticia...