Motor, competición y nuevos lanzamientos

Porque a los superdeportivos también les gusta la natación

0

Como se dice ese peculiar refrán “Ríete del mal del vecino que el tuyo viene de camino” por lo que no sé muy bien desde qué punto de mira relatar esta historia en la que un garaje lleno de superdeportivos ha sido totalmente inundado en un pequeño desastre ocurrido en Singapur, digo desastre sobre todo pensando en algunos de los propietarios ya que el dueño de ese Mercedes Clase G seguramente no tenga nada de qué preocuparse.

Como puedes ver, el suceso habla por sí mismo, un garaje lleno de superdeportivos de diversas marcas, Ferrari 458 Italia, Lamborghini Gallardo, Rolls-Royce Phantom, Aston Martin, Porsche, un Maserati GranTurismo y sobre todo modelos Audi y BMW por doquier, lo que se suele decir un garaje “completito” del que pocos o prácticamente ninguno de sus exóticos habitantes ha podido sobrevivir.

El suceso ocurrió concretamente en un garaje situado en la zona de Orchard Road, una zona muy exclusiva de Singapur donde sus excéntricos transeúntes pueden llegar a gastar en una noche más de lo que personalmente percibo yo en un año de trabajo… una lástima, la vida es dura y ellos tendrán que gastar “algo” de tiempo con seguros y demás para que les entreguen otro exótico vehículo muy de su gusto.

Aun así, prefiero no reirme mucho de ellos ya que, sobre todo debido al peculiar refrán con el que he empezado esta entrada, no me gustaría que mi coche personal acabara de esta guisa… sobre todo sabiendo que soy de Jaén y estas últimas lluvias están causando estragos en los pueblos a mi alrededor. Crucemos los dedos.

Vía: highmotor

Relacionado