Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

0

El cóctel que teníamos estas semanas anteriores en nuestro garaje era un poco peculiar. Y aún quisimos hacerlo más peculiar si cabe, eligiendo un emplazamiento que para muchos no pega con la estampa de un vehículo de este tipo.

¿Por qué es peculiar? Bueno, en primer lugar, por la combinación de Audi A5 con la variante Cabrio, que a su vez, va asociada a un propulsor diésel (concretamente, el 3.0 TDI, del que hablaremos más adelante en profundidad) y que a su vez, emplea un cambio Multitronic. Este tipo de combinaciones no eran nada habituales hasta hace pocos años, pero cada vez, con la llegada de mecánicas diésel de mayor abanico de potencias, tecnologías y cilindradadas, se han ido incorporando paulatinamente en los descapotables, algo que muchos consideran una ‘herejía‘ (por aquello de escuchar un motor diésel cuando lo descapotes), pero también hay muchos otros que agradecen el contar con este tipo de propulsores por la autonomía o consumo que ofrecen respecto a un homólogo gasolina.

Pero… como no nos circula correctamente la sangre por la cabeza ;-), decidimos ir a la nieve a hacer las fotos, para jugar un poco con el contraste que nos puede proporcionar un paisaje nevado junto con el color de su carrocería, y también para testear si realmente, en climas fríos un descapotable como el A5 y su sistema de climatización puede tener utilidad o quedará relegado a que lo descapotemos cuatro días contados al año.

Diseño

La gama A5 (diseñada por el siempre polémico Walter de Silva) está disponible en un total de tres carrocerías (A5 Sportback, A5 Coupé y A5 Cabrio). Todas ellas comparten muchos elementos y rasgos de diseño entre sí como es natural. En el año 2012, se realizó un lavado de cara a la gama que ponía al día aspectos como las ópticas delanteras, así como paragolpes y pilotos traseros.

El A5 Cabrio es rival natural de modelos como el Mercedes Clase E Cabrio o BMW Serie 3. Y ya lo dicen: en la variedad está el gusto. Por ello, encontramos que el A5 Cabrio y el E Cabrio sólo van asociados a la capota de lona, mientras que por su parte, el Serie 3 Cabrio opta en excluisva por el techo duro retráctil. De la misma forma que hay gente que prefiere la capota de lona, también hay muchos otros que prefieren la retráctil. No vamos a hablarte de las diferencias entre ellas, porque seguro que ya las conoces bien.

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

Al contar con techo de lona, también admite una mayor personalización, ya que la carrocería cuenta con un catálogo de 16 colores diferentes, mientras que la capota cuenta con cuatro tonalidades diferentes. Evidente, es un modelo de aletas y pasos de rueda considerablemente grandes, así que si queremos que el conjunto esté equilibrado, deberemos equipar como mínimo 18 pulgadas, y personalmente recomendaría 19 pulgadas, que son las que le sientan como un guante. De serie equipa unas 17 de 7,5 de ancho, que ciertamente, le desentonan mucho el conjunto. En opción, podemos equipar llantas de hasta 20 pulgadas.

Es un modelo con cinco años, que prácticamente ya está encauzando su ciclo de vida final. Pese a todo, con los cambios realizados y gracias a que ya en su día resultó un diseño algo vanguardista -aunque como siempre, demasiado homogéneo con el resto de la gama para potenciar la imagen de marca-, ha sabido y sabe aguantar muy bien el paso del tiempo sobre sus líneas.

Nuestra unidad contaba con el paquete deportivo S-line, un paquete con el que la estética exterior gana muchos enteros, y que pese a su precio, también es algo muy recomendable si priorizamos estética frente a otros apartados.

Habitáculo

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

En su habitáculo, como es habitual en los modelos de la marca, encontramos unos materiales y terminaciones de excelente calidad. Un diseño algo sobrio en aspectos como la consola central (si lo comparamos con últimos lanzamientos de la marca como el A3), pero elegante y que resulta agradable a la vista.

Nuestra unidad equipaba una tapicería en cuerpo nappa con un color más bien marfil. Una tapicería que resulta muy vistosa (especialmente, con la combinación de color exterior y los asientos delanteros deportivos), pero que resulta tremendamente sucia. Incluso, en nuestra unidad con 6.000 kilómetros que tenía, presentaba ya una apariencia oscura en determinadas zonas, no muy agradable a la vista, por los roces con la ropa. Es por ello, que si queremos tenerla siempre vistosa, requiere un minucioso mantenimiento. Por ello, me parece más acertado optar por colores más oscuros y que disimulan mucho mejor este tipo de cosas.

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

Audi oferta dos capotas para el modelo, una de ellas opcional con una mayor insonorización. Pero en ambas, resulta muy llamativo el plafón de luces interior situado a la altura del pilar B para facilitar la iluminación de los ocupantes de las plazas traseras. Un detalle que no resulta muy habitual en vehículos con capota de lona. Eso sí, la luna trasera de cristal es común en ambas (lo cierto es que hay pocos coches de este rango de precio e incluso de precios muy inferiores que sigan apostando por esta solución, puesto que con el tiempo amarillea del sol y queda muy fea).

Su techo tarda entre 15-17 segundos en capotarse/descapotarse, una cifra más bien baja, además, permite ser realizado cuando estamos circulando, siempre que sea por debajo de los 50 km/h.

Su volumen de maletero con el techo capotado es de 380 litros, mientras que con el techo descapotado es de 320 litros. Es una capacidad muy similar a la del Clase E, que es de 300 litros con la capota guardada y de 390 litros con el techo capotado. Si queremos abatir los asientos posteriores, únicamente podremos hacerlo a través de unos tiradores que hay ubicados a los laterales de las paredes del maletero (algo que particularmente me resultó muy incómodo).

Con el techo plegado, se reducen mucho nuestras posibilidades a la hora de insertar objetos voluminosos, como podrás observar en la imagen que te muestro. Con el techo capotado, ganamos ese espacio adicional que nos permitirá cargar con mayor facilidad objetos como maletas o equipaje.

 

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

 

 

Mecánica

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (diseño, habitáculo, mecánica)

Nuestra unidad cedida, contaba en sus entrañas con el propulsor 3.0 TDI de seis cilindros en V. No es el diésel más accesible, ya que por debajo de éste, encontramos el 2.0 TDI de 150 y 177 CV únicamente en asociación con la caja de cambios manual de 6 velocidades en la mayoría de casos (*). Y en última instancia, el de 177 CV puede asociarse a la tracción Quattro.

(*): Realmente, en el 177 CV podemos optar por el cambio Multitronic, pero no por la tracción Quattro, y viceversa.

Cuando subimos un escalón, las configuraciones se vuelven aún más dispares. Por ejemplo, el 3.0 TDI, está disponible con potencias de 204 y 245 CV. El de 204 CV va exclusivamente asociado al cambio Multitronic y tracción delantera (nuestra unidad). Por encima, nos encontramos los 3.0 TDI de 245 CV y cambio S-Tronic (de doble embrague) y tracción Quattro, y misma configuración pero con la etiqueta ‘Clean Diesel’.

¿Cuál es la diferencia entre un cambio S-Tronic y uno Multitronic? El S-Tronic es un cambio de doble embrague, más enfocado a un uso más deportivo y exigente, mientras que el Multitronic es un sistema de transmisión contínuamente variable. Los cambios de marcha son imperceptibles y el motor por norma general va menos revolucionado, haciéndolo dentro de una zona más óptima para el mismo, mientras que en un S-Tronic sí que percibimos de forma mucho más contundente dichos cambios. Por tanto, el refinamiento es superior.

Y aquí es donde te puedes enontrar todo tipo de opiniones, gente que opina que el cambio Multitronic es mucho mejor y gente que opina lo mismo del S-Tronic. Particularmente, mi recomendación iría enfocada más bien a plantearnos de base el uso que le vayamos a dar, si queremos devorar kilómetros sin miramiento, priorizando sobre todo el confort, el Multitronic me parece mejor opción. Pero si vamos a darle un uso más deportivo, posiblemente nos resulte una opción más correcta el S-Tronic.

En lo que respecta a consumos homologados, nuestra media distaba al menos 2 litros sobre la oficial. La media oficial homologada es de 5,2l/100 km en consumo combinado, pero era fácil establecerlo en torno a los 7 litros altos.

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic

Fotos: Vitografía Photography

Si te interesa esta noticia...