Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (equipamiento, comportamiento, conclusión)

1

Toca finiquitar la prueba del descapotable alemán que probamos recientemente, el Audi A5 Cabrio equipado con el propulsor 3.0 TDI Multitronic. Y los apartados que vamos a tratar ahora, dado el coche del que se trata, tienen mucho juego.

En primer lugar, porque en equipamiento, se trata de un coche que tirando de cartera podemos equiparlo con todo tipo de elementos, ya sean enfocados al confort o a la seguridad. Pero también es cierto, que si nos pasamos haciéndolo, podemos llegar a duplicar el valor del coche. Por ello, es algo que conviene pensar detenidamente y hacerlo en función de nuestras necesidades y claro está, nuestro techo de gasto. Lo cierto es que hay muchos elementos que podríamos echar en falta en su dotación de serie, pero que sacando talonario podremos subsarnalo. Por ejemplo, los retrovisores exteriores calefactables, manos libres Bluetooth, asistente de arranque en pendiente (100 euros), control de crucero (330 euros) o los asientos delanteros calefactables son una opción.

A nivel de comportamiento, el hecho de hablar de un descapotable diésel de poco más de 1.800 kg nos puede hacer pensar que vamos a estar ante un coche del que no deberemos esperar nada sobresaliente en el apartado dinámico. Por ello, te invitamos a que sigas leyendo para desgranar un poco mejor todos estos aspectos.

Equipamiento

Nuestra unidad en particular podríamos decir que iba muy bien equipada. Para empezar, contaba con el equipo multimedia de alta fidelidad firmado por Bang & Olufsen, que está formado por 12 altavoces, 10 canales y una potencia de 505W, un extra que sólo es compatible con el MMI navegación plus y cuyo sobrecoste es de 1.160 euros. Basta con reproducir música en un bitrate de 320 kbps para poder sacarle aún más jugo. La calidad de audio es simplemente soberbia. Ya podemos aumentar el nivel de sonido todo lo que queramos, que se escucha de forma completamente cristalina.

Si nuestra prioridad no es el equipo de sonido pero queremos montar un equipo multimedia algo más acorde a un coche que en la configuración con nuestro propulsor arranca cerca de los 55.000 euros, posiblemente no nos importe incorporar el ‘Audi Sound System’, que está formado por 10 altavoces, amplificador de 6 canales y una potencia de 180 vatios, que además es compatible con todas las radios y navegadores de nuestro coche. En este caso, el extra tiene un precio mucho más contenido: 310 euros.

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El habitáculo también tiene un alto nivel de personalización, al poder jugar con las tapicerías y las inserciones, de las que encontramos un amplio catálogo para elegir, jugando con estas combinaciones, podremos enfocarlo a un aspecto más sport o por el contrario más lujoso y refinado. Nuestra unidad contaba con las inserciones en aluminio ‘Trigón’, cuyo coste es de 230 euros. De serie son en lacado brillante negro, así que son bastante discretas, y ya puestos a hacer un interior más vistoso, es recomendable recurrir a las inserciones.

Después de las de aluminio que equipa nuestra unidad, encontramos inserciones de madera de varios tipos (fresno marrón, raíz de nogal, madera de abedul) a un precio de 475 euros. Por encima de estas, encontramos las inserciones en malla de acero inoxidable (550 euros) y madera de roble Beaufort (660 euros).

Nuestra unidad además contaba con una tapicería en cuero nappa con un color similar al marfil. Pero también encontramos muchas otras tapicerias tanto de cuero Milano, como mixto cuero/alcántara o tela Arcade (la de serie, pero con cuatro tejidos diferentes). Siendo francos, esta última opción de la tela quizá no sea la más aconsejable para conseguir una vistosidad del interior medianamente aceptable. En función de las tapicerías, podremos optar también a diferentes tipos de asientos englobados dentro de paquetes (pero que, básicamente, se reducen a dos tipos de asientos).

Si, como se suele decir, el dinero no es problema, existe una opción más sibarita aún si cabe: bajo la línea «Audi exclusive line», podremos optar por la tapicería en cuero Valcona, con tres opciones diferentes y un sobrecoste de nada menos que 4.050 euros.

Como te comentábamos, las posibilidades son bastante grandes a nivel de personalización, contamos, por ejemplo, con una gama de volantes en diferentes configuraciones, e incluso donde también se puede personalizar la tapicería del mismo bajo Audi exclusive. Audi aprovechó el lavado de cara para añadir un elemento muy interesante como es el sistema de calefacción para la zona del cuello (compatible con los dos tipos de asientos disponibles), cuyo sobrecoste es de 565 euros y que nuestra unidad no equipaba.

En el apartado de seguridad, también existen numerosas opciones, como control de crucero adaptativo, sensor de aparcamiento con cámara trasera (nuestra unidad lo incorporaba), asistente de mantenimiento de carril, asistente de cambio de carril (muy útil especialmente para evitar los ángulos muertos), entre otros. El keyless entry (entrada y arranque sin llave) es también un extra por el que deberemos abonar 750 euros.

Comportamiento

Audi ha logrado aunar muy bien las ventajas de un coupé sobre un cabrio. ¿A qué ventajas nos referimos, más concretamente? Pues básicamente, a que cuenta con un comportamiento muy noble. Y es que, no resulta una labor fácil elaborar un coche descapotable sobre la base de un Cabrio y lograr que la pérdida de rigidez sufrida por dicha transformación y suplida con otros refuerzos a lo largo de la carrocería no se manifieste de una forma u otra en su comportamiento sobre el asfalto.

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Y precisamente, también hereda otra de las grandes características de la variante Coupé: un buen compromiso entre comodidad pero a su vez ofreciendo una buena firmeza en los apoyos. A la hora de negociar curvas sobre un recorrido virado, el A5 Cabrio se mantiene firme, sin ofrecer cabeceos ni otras reacciones extrañas, con un aplomo más propio de un vehículo de características deportivas que de un modelo más bien pensado para hacer largos trayectos cómodamente. A la hora de realizar deceleraciones más bruscas, o cierto tipo de curvas, es donde más puede acusar su peso. Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que nuestra unidad es tracción delantera, y ese plus de motricidad que nos puede ofrecer la tracción Quattro no contamos con él.

El sistema ‘Audi Drive Select’, que es una opción que equipaba nuestra unidad, permite adaptar un poco mejor la conducción a nuestras necesidades del momento. Si bien es cierto que para exprimir aún mejor sus características, deberíamos equiparlo con un cambio automático, la dirección dinámica, diferencial deportivo trasero y la suspensión regulable en dureza «Damper control». A través de cuatro programas diferentes (efficiency, comfort, auto y dynamic) es posible variar la respuesta y comportamiento de ciertos elementos como la respuesta del acelerador, reglaje del motor y comportamiento de la caja de cambios.

Prestacionalmente, hay que admitir que no decepciona en absoluto. Su TDI de 3 litros y 6 cilindros en V asociados al cambio Multitronic nos proporciona una entrega de potencia lineal pero constante desde bien abajo. El par máximo se establece en los 400 Nm entre las 1.250 y 3.500 RPM y con él, realiza el 0-100 Km/h en 7,6 segundos alcanzando una velocidad máxima de 230 Km/h.

La configuración de propulsor-caja responde muy bien cuando necesitamos realizar una recuperación, siendo más bien rápida en responder, y con el punto a favor comentado en la primera parte de la prueba, y es que cuando circulamos en ciudad o en carretera, ofrece mayor confort que una S-Tronic de doble embrague por lo bajo de vueltas que es capaz de funcionar debido a su concepto de funcionamiento.

Conclusión

Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Dentro de los descapotables alemanes, el A5 es una muy buena elección. Las posibilidades de configuración a nivel mecánico (con propulsores gasolina y diésel de diferentes cilindradas y cilindros, así como tipos de cajas de cambio) junto con los sistemas de tracción (delantera y Quattro), unido a líneas de personalización como ‘Audi exclusive’, lo convierten en un modelo muy interesante de cara a poder ser más polivalente para la clientela en general, ya que las posibilidades de configurar una unidad que encaje en nuestros gustos en los multitud de aspectos es algo muy loable.

A favor:

Posibilidades de equipamiento
Insonorización
Distintas configuraciones mecánicas

En contra:

Consumos elevados
Visibilidad trasera
Coste de algunos elementos opcionales

 

 Prueba: Audi A5 Cabrio 3.0 TDI Multitronic

Si te interesa esta noticia...