Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI 333 caballos (parte 1)

1

A día de hoy, he de admitirlo, si tuviese que comprar un deportivo premium, sin entrar en diferenciación entre carrocerías coupé y cabrio, seguramente me decantaría por la gama A5 de Audi, es más, si vamos un poco más lejos y lo que queremos es un tope de gama sin lugar a dudas por exclusividad, a fin de cuentas es lo que se busca con estos modelos, me quedaría con un Audi S5 sin menospreciar auténticas maravillas como los modelos de BMW y Mercedes.

Personalmente creo que el actual Audi S5 está destinado a todos aquellos que quieren un vehículo noble a la vez que exclusivo, un vehículo de tres puertas que se ofrece tanto en carrocerías coupé como cabrio y que llega al mercado ofreciendo ese “extra“, sobre todo en exclusividad, que faltan a los actuales tope de gama de la Serie 3 Coupe/Cabrio de BMW o al Mercedes Clase C Coupé. Pero… ¿qué puede de verdad ofrecer un Audi S5 Cabrio?

Estética

Si eres seguidor de MotorAdictos seguro que recordarás que hace unos cuantos meses tuvimos la oportunidad de probar un Audi S5 Coupé (parte 1, parte 2) un vehículo que quizás estéticamente sea idéntico a la versión que ves en pantalla salvo por el techo, algo que quizás sea el principal inconveniente ya que, en este punto tengo que reconocerlo, cualquier Audi A5 equipado con el paquete “S-Line” es idéntico al modelo que ves en pantalla salvo por determinados elementos que los diferencian a la vez que los hacen únicos.

Concretamente dentro del paquete S-Line, paquete que a día de hoy puedes instalar en cualquier Audi y que está pensado para ofrecer una estética mucho más deportiva y cercana a la presentada por el modelo que ves en pantalla, se incluye un kit aerodinámico bastante atractivo donde encontramos un paragolpes delantero con entradas de aire mucho más definidas y amplias, faldones laterales más deportivos o un paragolpes trasero donde cobra importancia el difusor.

Aun así, es precisamente en el Audi S5 donde encontramos detalles mucho más interesantes como es una parrilla frontal exclusiva, carcasas en aluminio para los retrovisores laterales, difusor trasero que gana forma y volumen otorgando cierto aire más deportivo a la trasera, así como una salida de escape con salidas dobles situadas a cada lado del difusor. Con todos estos elementos se consigue precisamente lo que te comentaba, diferenciar en cierto modo la gama S5 de cualquier Audi A5 equipado con el paquete “S-Line

A todos estos cambios tenemos que añadir todas esas novedades que de las que hablamos largo y tendido en la prueba del Audi S5 Coupé (parte 1, parte 2) y que tiene mucho que ver con detalles como un frontal mucho más redondeado donde cobran protagonismo las nuevas ópticas delanteras o los antinieblas, ahora cuadrados y localizados en la parte inferior del paragolpes, o una trasera donde encontramos unos nuevos faros de tipo LED he de reconocer bastante más atractivos a los de la primera generación

Interior

Tras dar una vuelta más o menos formal y percatarnos de los atractivos detalles y diferencias que nos ofrece un Audi S5 respecto al resto de la gama o al modelo anterior quiero que nos movamos hacia un interior cargado de detalles y buenos acabados. Es precisamente en esta zona donde encontraremos más cambios respecto a los modelos con los que compiten ya que , aunque BMW y Mercedes últimamente se esfuerzan por ofrecer interiores a la altura, al menos hasta la próxima generación de sus modelos quizás no ofrezcan nada equiparable a lo que Audi hoy día es capaz fabricar.

Ahora bien, con esto no quiero decir que todo lo que fabrica Audi sea “lo mejor”, ni mucho menos ya que precisamente es en BMW donde encuentro más rivalidad, sobre todo en la calidad percibida den las nuevas generaciones de sus modelos donde verdaderamente BMW se ha puesto las pilas y está ofreciendo de una vez ese “plus” en diseño que se el presupone y que parecen haber olvidado sus diseñadores.

Dejando la guerra de marcas de a un lado he de reconocer que el principal rival de este Audi se encuentra precisamente dentro de la oferta de la propia gama ya que quizás los cambios entre este y el resto de la gama sean tan sutiles que cualquier persona pueda preferir un “S-Line” en vez del modelo que ves en pantalla, al menos hasta que arranque el motor y verdaderamente encuentre por qué un Audi S5 es uno de los deportivos más interesantes del momento.

Entre los caminos más destacables entre este y el resto de la gama encontramos ciertas inscripciones presentes en la parte baja del volante, cuadro de instrumentos, pomo de la palanca de cambios o MMI, al menos al iniciar el sistema donde se puede leer la marca y el modelo en el que estás montado. Si obviamos todos estos detalles los elementos montados en este modelo son exactamente los mismos que en cualquier otro vehículo de la gama, asientos deportivos, tapizados en piel, navegador 3D con disco duro, ajustes automáticos para los asientos delanteros, calefacción y ventilación en asientos delanteros…

Lamentablemente el modelo pierde mucho una vez nos movemos hacia las plazas traseras ya que los asientos son demasiado verticales y, aunque la amplitud de los mismos es más que suficiente para que viajen dos personas, la altura o el espacio para las piernas es demasiado justo por lo que hacer viajes largos en estas plazas puede ser un suplicio. Ahora bien… ¿consideramos esto como una “pega“? Personalmente creo que no ya que si compras un descapotable sabes del problema de estas plazas y lo compras precisamente porque o viajas solo o viajas con tu pareja. Por otro lado, en caso de que quieras unas plazas traseras más usables seguramente te interesará más la versión Sporback, un vehículo mucho más versátil y “familiar” que un descapotable como este, por muy atractivo que sea

Finalmente nos detenemos en la zona de maletero donde encontramos quizás otro gran problema, sobre todo a la hora de cargar equipaje y lo digo por experiencia. El hueco del maletero es grande, he de reconocerlo, y sobre todo profundo, lamentablemente no es para nada alto, hay que tener en cuenta la zona donde se guarda la capota, y la boca de carga ridícula, problemas que pueden ocasionar más de un quebradero de cabeza ya que una mochila de gimnasio, por poner un ejemplo, cargada hasta los topes, es demasiado alta y no cabe. El hueco en sí homologa 320 litros, luciente a priori para el equipaje de dos personas

Fotos: SMJ

Relacionado