Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica)

1

No es ningún secreto que los SUV compactos están en auge; la combinación de una estética prominente, habitáculos espaciosos, cualidades off-road y unas dimensiones contenidas que permiten su uso en ciudad gusta, y mucho.

Las marcas han visto una gran oportunidad en esta mezcla de conceptos y la han sabido aprovechar. Citroën no iba a ser menos, y en el año 2012 nos presentó el modelo que hoy nos ocupa: El C4 Aircross, un bonito y divertido crossover en el que han sabido aunar a la perfección el diseño y la practicidad.

Sus competidores directos son el superventas Nissan Qashqai y sus hermanos de plataforma: El Mitsubishi ASX y el Peugeot 4008 –ya probado en MotorAdictos, parte 1, parte 2-. Nos hemos puesto al volante durante unos días para comprobar en primera persona que es lo que ofrece el Aircross con respecto a sus rivales.

Diseño

El diseño es, sin duda, uno de los puntos fuertes de este coche, Citroën ha hecho un gran trabajo con el modelo de origen Mitsubishi para darle su toque personal y adaptarlo al lenguaje de diseño de la marca francesa, y el resultado –al igual que en el Peugeot 4008- es muy bueno.

Sus dimensiones son: 4,34 metros de largo, 1,80 metros de ancho y 1,62 metros de alto, similares, a excepción de la altura, con las de un C4 “normal”.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 4

De frente es un vehículo con mucha presencia, con un paragolpes de grandes dimensiones y una gran rejilla central. En los lados se ubican los faros antiniebla y dos tiras de led dispuestas en posición vertical que hacen las veces de luces diurnas, recordando al diseño del DS3.

Los faros delanteros –de xenón en la unidad probada- tienen un diseño característico que se va estrechando a medida que se acercan a la calandra cromada, que integra las luces intermitentes. Un capó con dos nervaduras longitudinales corona un frontal contundente y bien rematado.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 2

La vista lateral destaca por sus grandes pasos de rueda y elevada suspensión, con un diseño de línea ascendente que va desde la aleta delantera hasta el piloto trasero. Las bonitas llantas de 18 pulgadas –de serie con el acabado Exclusive- le sientan como un guante. El toque personal lo aporta el curioso pilar C con una falsa transparencia –inspirada, al igual que la zaga, en el Concept Hypnos– que incluye un cromado con el logotipo del modelo.

La trasera es más simple y de líneas redondeadas, lo más llamativo son los pilotos traseros en una posición elevada y con un diseño horizontal que se transforma en vertical en sus extremos para bajar hasta el paragolpes. La tira cromada del portón –al igual que el resto de cromados de la carrocería- le dan un toque elegante, poco perceptible si se combina con el color gris Titanio -545 €- de la unidad probada.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 1

Habitáculo

Aquí es donde más se evidencia su origen japonés, es idéntico –salvo logotipos- al del Mitsubishi ASX.  Tiene unos ajustes correctos y los plásticos son de buena calidad, con la penalización de un diseño algo obsoleto en comparación con otros modelos recientes de Citroën.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 6

El puesto de conducción es muy cómodo, y no cuesta trabajo encontrar la postura ideal gracias a unos reglajes eléctricos que van incluidos en el paquete de asientos de cuero -1.845 €-, si bien se echa de menos el reglaje lumbar. El volante es pequeño y de tacto agradable, incluye mandos para manejar la radio, el control de velocidad y el teléfono.

La unidad probada iba equipada con el navegador NaviDrive -2.000 €- que incluye una pantalla táctil a color de 7 pulgadas para el manejo del equipo multimedia y una cámara trasera de marcha atrás, que combinada con los sensores de aparcamiento delanteros y traseros facilita enormemente las labores de aparcamiento. El sistema de navegación es completo aunque de manejo poco intuitivo.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 5

El maletero tiene una capacidad de 416 litros, ampliables hasta los 1.193 litros si abatimos los asientos traseros, que cuentan con una abertura central para transportar esquís. La ubicación de la rueda de repuesto penaliza bastante la capacidad y el aprovechamiento del espacio.

Como opción -875 €- se puede incluir el techo panorámico, que aporta una luminosidad y una sensación de amplitud que me ha gustado bastante, tiene una cortinilla de accionamiento eléctrico para protegerse del sol y luces de led en los laterales que le dan un curioso toque por la noche.

Las plazas traseras son cómodas, con espacio para las piernas, y regulables en inclinación, pero no disponen de huecos portaobjetos en las puertas, luces de cortesía, ni salidas de aire para la climatización.

No me ha resultado muy práctico el ordenador de a bordo, con un único botón alejado del volante que hacía complicada la transición entre unos menús poco claros. Tampoco me ha gustado el detalle de que los mandos de la puerta del conductor –ventanillas, retrovisores…- no estuvieran iluminados para ayudar a su manejo por la noche.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 9

Detalles aparte, el interior es agradable, espacioso y luminoso, idóneo para los que necesitan un extra de capacidad y comodidad con respecto al ofrecido en un compacto.

Mecánica

La unidad probada va equipada con un bloque diésel de 4 cilindros y 1,6 litros sobradamente conocido en la gama Citroën, que en esta ocasión rinde una potencia de 115 caballos a 3.600 RPM con un Par de 280 Nm. Necesita 11,6 segundos para alcanzar los 100 KM/H desde parado, y tiene una velocidad punta de 180 KM/H.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 8

La caja de cambios es manual de 6 velocidades –no hay posibilidad de equiparlo con cambio automático-, y cuenta con el sistema start&stop que le permite homologar el consumo mixto en 4,9 litros a los 100 KM.

El motor es relativamente silencioso –una vez alcanzada la temperatura de servicio- y no transmite vibraciones molestas al habitáculo. Los cambios se realizan de forma muy directa y el tacto de la palanca de cambios y el embrague son correctos.

En la segunda parte de la prueba analizaremos el comportamiento del vehículo, pero ya voy adelantando que el propulsor se defiende bien en trayectos urbanos y ritmos bajos de autopista, pero quizá se queda algo corto a la hora de mover los 1.425 kilos del coche en adelantamientos y demás situaciones en las que el conductor requiera una rápida respuesta del acelerador.

El modelo se puede equipar con tracción delantera o total, en el caso de optar por lo segundo, dispondremos de un selector en la consola central donde elegir el tipo de tracción entre tres posiciones diferentes.

Prueba: Citroën C4 Aircross 1.6 HDI 115 CV 4WD Exclusive (diseño, habitáculo, mecánica) 7

La primera –2WD– envía la potencia solo al eje delantero, para asfalto y firme en buen estado; la segunda –4WD– activa un sistema inteligente que reparte la tracción a las cuatro ruedas según las necesidades de cada momento, dando prioridad al eje delantero, recomendable en conducción por campo y en situaciones de poca adherencia; la tercera y última –LOCK– bloquea el diferencial para ofrecer un reparto al 50-50 entre los dos ejes, ideal para situaciones complicadas como pendientes, nieve, hielo o barro.

En la segunda parte de la prueba abarcaremos aspectos como el equipamiento y el comportamiento que muestra el Aircross en las distintas situaciones y terrenos donde hemos podido ponerlo a prueba.

Enlace: Segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Fotos: |Catt|

Si te interesa esta noticia...