Prueba Honda CR-Z GT Plus (parte 2)

1

Siguiendo con nuestra particular prueba el Honda CR-Z, uno de los híbridos más juveniles y atractivos del momento, toca el turno de arrancar el motor y probar lo que verdaderamente es capaz de ofrecer un vehículo como el que ves en pantalla, un deportivo de prestaciones contenidas y consumos más que atractivos, sobre todo teniendo en cuenta el precio actual de la gasolina

Sin lugar a dudas, si te atrae la estética del vehículo seguro no de defraudará para nada y desde ya te aconsejo te dirijas a tu concesionario Honda más cercano a probarlo sobre todo si no tienes problemas en adquirir un vehículo deportivo que, más que 2 + 2 como lo ha homologado honda, es básicamente un biplaza en toda regla. Sin más y llave en mano, veamos de lo que es capaz el nuevo Honda CR-Z

Prueba Honda CR-Z GT Plus (parte 2)

Mecánica y comportamiento

 

Mecánicamente antes de empezar me gustaría dejar muy claro de dónde procede el vehículo que ves en pantalla, nada menos que del Honda Insight, vehículo del que Honda ha tomado prestada su plataforma a la que se han modificado aspecto como la distancia entre ejes o la correspondiente ampliación tanto de las vías delanteras como de las traseras para ofrecer un marcado carácter deportivo.

Con todas estas modificaciones Honda ha conseguido una base realmente atractiva para, al menos, tener la oportunidad de ofrecer al mercado un vehículo realmente único y atractivo como ningún otro, para ello, nada mejor que ofrecer un vehículo equipado con un motor 1.5 litros asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades una vez más sacada de otro vehículo de la marca, en esta ocasión del Honda Civic 1.8 i VTEC.

Gracias a este pequeño motor tener un vehículo capaz de ofrecer 114 caballos a los que hay que sumar otros 14 “extra” que provienen del motor eléctrico, un pequeño aumento en la potencia del deportivo destinado, más que otra cosa, a ayudar a reducir en todo lo posible el consumo medio del CR-Z

Tras toda esta teoría toca el turno de, llave en mano, ponernos al volante de un deportivo de apariencia tan interesante. Lo primero es abrir el coche y darnos cuenta de que, si el interior sorprende por su corte agresivo el habitáculo del vehículo es algo único y realmente interesante lleno de buenos detalles y un gusto exquisito. Quizás llegados a este punto lo que más nos llame la atención sea precisamente unos asientos deportivos de lo más extraño e inmensamente cómodos y con un agarre lateral francamente bueno

Una vez metemos primera y arrancamos, curiosamente el vehículo como todos tiene llave, lógico, pero curiosamente tras girarla has de pulsas un botón rojo situado tras esta. La verdad, a mi parecer, o pones llave o que no haga falta insertarla y girarla para arrancar el vehículo, lo primero que se nota en este vehículo es su fuerza y aceleración en marchas cortas, algo a lo que ayuda francamente el motor eléctrico que, aunque con poca potencia se nota el enorme empuje que es capaz de ofrecer con tan sólo rozar el acelerador.

Prueba Honda CR-Z GT Plus (parte 2)

Una vez te adaptas al vehículo, verdaderamente te sorprenderán otro tipo de detalles mucho más gratificantes como es el tacto de la dirección o el de la palanca de cambios, muy precisa que puede llegar a incitarte a hacer quizás, demasiados cambios de marcha. Por otro lado hay que reconocer el trabajo realizado por los ingenieros de Honda con la sonoridad del vehículo ya que, si desde fuera tiene ciertos acordes deportivos desde el interior la rumorosidad es ínfima

Aunque hayamos hablado sobre cierta potencia de arranque hay que reconocer que las prestaciones del vehículo son las que son y si a ciertos aspectos dinámicos es verdaderamente sobresaliente, hablo por ejemplo de su comportamiento dinámico o de una suspensión firme, sin llegar a ser dura ni rebotona, algo que es de agradecer pero hay otro tipo de aspectos que no nos han gustado lo más mínimo

Quizás por la apariencia del vehículo o quizás por nuestras ganas de pedirle más a un modelo que homologa un 0 a 100 km/h en 9.9 segundos por lo que verdaderamente echarás de menos ese empuje que te hace sentirte vivo dentro de un vehículo de estas características. Concretamente, para ser un poquito más precisos, el vehículo parecerá algo “muerto” hasta que lleguemos a las 4.500 vueltas done el CR-Z parece cobrar vida, vida que se termina a las 6.000 rpm donde tendrás que hacer un cambio rápido de velocidad para que no cese la poca diversión que es capaz de ofrecer este pequeño deportivo de mirada extraña

En cuanto a su comportamiento, tal y como he comentado anteriormente, el CR-Z es un vehículo más que hábil gracias a una puesta a punto de su chasis más que atractiva, algo que saben hacer muy bien los ingenieros de Honda por lo que su comportamiento en todo tipo de terrenos es francamente bueno pudiendo pedirle siempre “un poquito más” sin llegar perder la trazada que queremos seguir.

Finalmente, como casi siempre, toca el turno de hablar de consumos, una apartado que en esta ocasión vuelve a quedar un tanto alejado a los optimistas 5.0 litros/100 km que homologa Honda. Concretamente, tras cerca de 700 km de autopista a una velocidad constante de 120 km/h el ordenador de abordo mostraba unos más que interesantes 4.6 litros/100 km mientras que, en consumo urbano la cifra se disparó hasta los 6.4 litros/100. El total fue un consumo medio de 5.7 litros/100 km, siempre según el ordenador de a bordo.

Prueba Honda CR-Z GT Plus (parte 2)

Equipamiento

 

Entre el equipamiento de serie con el que Honda ha decidido comercializar este atractivo deportivo urbano encontramos elementos indispensables como ABS con EBD y asistente de frenada, airbags frontales, laterales y de cortinilla, control de estabilidad y de tracción, luces LED diurnas incorporadas en los faros delanteros, climatizador y radio CD con MP3.

Precisamente este es el acabado más básico en el que podrás adquirir tu nuevo Honda CR-Z, acabado que puede ser complementado si eliges otros acabados de mayor nivel y detalle como Sport, GT, GT Plus y GT Plus Navi con lo que, entre otras cosas podrás equipar, dependiendo del nivel escogido, tu CR-Z con elementos como asientos tapizados en piel, faros de xenón, cristales tintados, navegador…

Precios y Conclusiones

 

Tal y como hablamos en la primera parte de la prueba la gama Honda CR-Z Hybrid se compone de distintos niveles de acabados comenzando por el nivel S que está disponible en el mercado a un precio de 21.500 euros. Por encima de este nivel encontramos el Sport por 22.500 euros mientras que el acabado GT está disponible por 24.000 euros

Subiendo un poco en la escala encontramos los niveles GT Navi, 26.400 euros, GT Plus por 25.900 euros o GT Plus Navi como el nivel de acabados más elaborado que está disponible en el mercado por 28.300 euros. Como siempre, destacar que estos son los precios oficiales por lo que para promociones y descuentos es mejora que acudas a tu concesionario oficial para que te informen mucho mejor

Prueba Honda CR-Z GT Plus (parte 2)

Como conclusión, tan sólo decirte que si buscas un vehículo joven de estética muy deportiva capaz de impresionar a todo el que ose poner la vista sobre él, este es tu vehículo, un deportivo más que llamativo de consumos muy contenidos. Aun así, de comprarlo, has de tener en cuenta su motor de 124 caballos, un bloque del que no puedes esperar un rendimiento superior pero que se compensa con una agilidad propia de la marca nipona

El vehículo perfecto para todos aquellos que quieren un automóvil para circular por ciudad, que no consuma en exceso pero que responda más o menos bien. Quizás mucho más idóneo para los que buscan un segundo vehículo o para chavales jóvenes que quieren un vehículo de marcado carácter deportivo con la fiabilidad Honda

Prueba Honda CR-Z GT Plus

Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...