Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Lexus CT 200h (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Esta semana toca ponerse al volante de un coche muy especial, el Lexus CT 200h. Autodenominado como el primer compacto híbrido del mercado, este modelo busca rivalizar en un segmento tremendamente competido usando como armas la conocida propulsión híbrida heredada de su matriz Toyota y un nivel de acabados y ajustes propios de Lexus.

A lo largo de la prueba, que como es habitual dividiremos en dos entregas, iremos desgranando todos los detalles de este compacto, para comprobar de primera mano sus cualidades dinámicas, tecnología, diseño y acabados que lo han llevado a convertirse en uno de los vehículos más especiales de su segmento. ¿Empezamos?

Diseño

IMG_7275

El Lexus CT 200h tiene un diseño atractivo y de formas proporcionadas, pero paradójicamente está basado en un lenguaje de diseño que resulta más conservador que el de los más recientes IS o NX, pese a estar enfocado a un público joven. Mi opinión es que desde Lexus se podía haber aprovechado el último lavado de cara de este modelo para adaptar el nuevo diseño que ha marcado un antes y un después en la imagen de su gama.

IMG_7250

La parte delantera está protagonizada por la calandra de grandes dimensiones que perfila una apariencia afilada, a cuyos extremos se engarzan las ópticas con su distintiva tira LED en la zona inferior para su función diurna. La vista lateral nos muestra una gran superficie acristalada hasta la segunda fila de asientos, donde se interrumpe para dejar paso a una última ventana en la zona más retrasada que se funde con la luna trasera.

IMG_7251

La trasera se caracteriza por una marcada zona de cintura, que sirve para separar la zona acristalada del resto de la carrocería, que va cayendo en forma de sutiles escalones para agrupar la tapa del maletero y los pilotos traseros, que todavía apuestan por un fondo cromado que conjunta a la perfección con la pintura gris de nuestra unidad. En la zona baja un paragolpes de diseño limpio y continuado se culmina con un discreto difusor de color negro que no deja ver la salida del escape para enfatizar su carácter ecológico.

Habitáculo

IMG_7297

En el habitáculo del CT es el ejemplo de un interior de calidad, bien ajustado y con todo lo necesario para el confort tanto del conductor como del resto de pasajeros. El punto negativo lo encontramos, al igual que en el exterior, en un diseño que resulta demasiado conservador para el segmento en el que compite.

El puesto de conducción es excelente, con un asiento cómodo sobre el que no sufriremos fatiga por muchos que sean los kilómetros recorridos. La visibilidad es buena hacia la zona delantera, no así en la trasera donde el grueso pilar dificulta nuestra visión en esa dirección. El volante multifunción tiene un aro grueso y un tamaño perfecto, y tras él tenemos un completo cuadro de instrumentos que junto a las indicaciones habituales nos muestra información útil sobre el funcionamiento del sistema híbrido y el estado de las baterías.

IMG_7321

El salpicadero está presidido por una pantalla a color donde se proyectan los datos del navegador, el sistema multimedia y los distintos menús de ajuste del vehículo. Por debajo los aireadores y los mandos del climatizador de doble zona, que cuentan con una pantalla monocromo de aspecto anticuado.

La consola central elevada da cobijo a la palanca de cambios, el selector de modo del sistema híbrido, el mando de control del sistema multimedia y una pequeña tapa bajo la que se aloja la toma de 12v y el conector de USB. No me ha gustado la disposición de estos elementos, ya que obliga a llevar levantada la tapa cuando tengamos conectado un pendrive, que siempre quedará a la vista.

IMG_7301

La segunda fila de asientos es apta para acomodar a dos pasajeros adultos en sus plazas exteriores. La plaza central es más incómoda por la ergonomía de la banqueta, pero cumple en recorridos cortos o para ser utilizada por niños. En uno de los laterales de la banqueta se encuentra una rejilla que sirve para la ventilación de las baterías del sistema híbrido. No es muy ruidosa, pero si lo suficiente como para hacerse notar, y hay que tener la precaución de no obstruirla con alguna prenda.

IMG_7288

El maletero no destaca por su capacidad con sus 375 litros divididos en dos espacios. El más voluminoso abarca 275 litros y queda poco por debajo del nivel de la boca de carga. Bajo éste y oculto por una tablilla se encuentra otro hueco con 100 litros adicionales en un espacio prácticamente cuadrado. Un nivel por debajo se encuentran diversas herramientas y el kit reparador de pinchazos, al no poder equipar rueda de repuesto.

Mecánica

IMG_7283

Bajo el capó del CT 200h encontramos una solución mecánica heredada directamente de Toyota. El Lexus Hybrid Drive consiste en la combinación de un motor térmico de gasolina con uno eléctrico, que convenientemente complementados suman la cifra de 136 CV de potencia y consiguen homologar una cifra de consumo de tan sólo 3,8 litros por cada 100 Km.

El motor de gasolina cubica 1,8 litros, tiene 4 cilindros en línea y ofrece una potencia de 99 CV. Por su parte el eléctrico aporta una potencia de 82 CV, se alimenta de las baterías de níquel e hidruro metálico, la cuales se recargan gracias a la energía cinética, a la energía recuperada en las frenadas y al motor térmico. En fases de deceleración y de frenada es el propio motor eléctrico el que se convierte en un generador para invertir el flujo energético y devolver carga a las baterías.

IMG_7280

La potencia se lleva a las ruedas delanteras a través de un cambio automático de reacciones similares a las de un variador continuo, que se basa en unos engranajes planetarios ubicados en el corazón del sistema híbrido y que sirven de unión de ambo motores. Este sistema ofrece la posibilidad de usar solo el motor térmico, solo el eléctrico o una combinación de ambos cuando las  circunstancias lo requieren.

En modo totalmente eléctrico este CT es capaz de avanzar una distancia de algo menos de 2 kilómetros, pero su funcionamiento habitual prioriza el uso del motor de gasolina, apoyándose en el eléctrico para las salidas desde parado y cuando sean necesaria una entrega total de la potencia del vehículo. El motor de gasolina se desactiva automáticamente en terrenos favorables en los que no es necesario su empuje, así como en las detenciones en ciudad.

IMG_7318

La forma en que estos sistemas interactúan es controlada por el conductor a través del selector situado en la consola central, decidiendo si desea una conducción ecológica, totalmente eléctrica, normal o deportiva. Las transiciones entre ambos sistemas de propulsión se realizan sin que desde el puesto de conducción se perciba cambio alguno. Esto es debido a la gran afinación de todo el sistema híbrido y al buen aislamiento acústico con el que cuenta el modelo. La suspensión es independiente en ambos ejes, y la dirección cuenta con asistencia eléctrica.

En la segunda entrega de la prueba podremos analizar todos estos elementos mecánicos en nuestra prueba de conducción, comprobando sus prestaciones y sus cifras de consumo real. También haremos un repaso por los distintos niveles de acabados con los que Lexus comercializa este compacto.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Si te interesa esta noticia...