Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0
Lexus CT 200h
7.8 / 10 Puntuación total
Pros
- Comodidad - Consumo urbano - Comportamiento dinámico
Contras
- Única motorización - Visibilidad trasera - Diseño
Habitáculo7.5
Motor8.5
Comportamiento8.5
Equipamiento8
Diseño6.5

Como pudiste comprobar en la primera parte de la prueba hablar del Lexus CT 200h es hablar de un vehículo pionero que se basa en una idea muy estudiada, y que apuesta todas sus cartas a una única motorización. A diferencia de sus competidores, este compacto prescinde de motorizaciones diésel, e incluso de las gasolina convencionales para hacer de la tecnología híbrida su seña de identidad.

Tras valorar aspectos como el diseño, el habitáculo y la mecánica del CT, dedicaremos esta segunda entrega a conocer los distintos niveles de equipamientos y precios con los que es comercializado en España. No faltará  nuestra prueba de conducción en la que comprobamos durante una semana el comportamiento dinámico, el consumo y las sensaciones de conducción que produce su avanzada tecnología híbrida.

Equipamiento

El Lexus CT 200h puede configurarse en cuatro tipos distintos de acabados, que reciben el nombre de ECO, EXECUTIVE, F SPORT y LUXURY. El precio de partida, que se corresponde con la versión ECO es de 23.900 euros, y equipa de serie elementos como luces diurnas de LED, volante multifunción de cuero, retrovisores exteriores calefactados, climatizador de doble zona, cuatro elevalunas eléctricos, sensores de lluvia y luces, bluetooth, conexiones USB y AUX y llantas de aleación de 15 pulgadas.

La versión EXECUTIVE -28.450 euros- añade a lo anterior el control de crucero, sistema de entrada inteligente –Smart Entry-, llantas de aleación de 16 pulgadas, doble puerto USB y Lexus Media Display de 7 pulgadas, cámara de visión trasera y faros antiniebla.

Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La versión F SPORT -34.100- añade un kit de carrocería deportivo para nuestro CT, con un paragolpes y rejilla delantera modificados, llantas de aleación específicas de 17  pulgadas y un spoiler trasero que junto al también modificado paragolpes le dan un aspecto mucho más deportivo. En lo que a equipamiento se refiere, el F Sport incluye techo solar eléctrico, tapicería mixta de tela y cuero, sensores de aparcamiento delantero y trasero, faros LED, asientos delanteros con calefacción, lunas traseras tintadas y pedales de aluminio.

Por último, la versión más equipada, denominada LUXURY, ofrece por un precio de 39.900 euros además de todo lo anterior el control de crucero adaptativo, sistema de pre-colisión por radar, sistema de audio Mark Levinson con 13 altavoces, retrovisor interior electrocrómico, asientos delanteros con ajuste eléctrico, retrovisores exteriores plegables eléctricamente, tapicería de cuero y navegador Premium con control por voz.

En el apartado de seguridad, el Lexus CT 200h cumple con creces, ya que todas las versiones cuentan con asistente de arranque en pendiente, 8 airbags, control de estabilidad VSC, control de tracción, asistente a la frenada de emergencia, control de presión de los neumáticos, reposacabezas delanteros activos, etcétera.

Comportamiento

Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Antes de entrar a valorar otros conceptos, me gustaría destacar el que para mí ha sido uno de los más determinantes a la hora de probar este modelo, la comodidad. Y no me refiero al mayor o menor confort que se disfruta en su habitáculo, sino a su excelente insonorización, al silencio de su avance por ciudad en modo totalmente eléctrico, a las inapreciables transiciones entre sus distintas mecánicas o a la sencillez de su conducción gracias al cambio automático.

El CT es un coche orientado al confort y a los entornos urbanos, pero eso no quiere decir que no se muestre eficaz en otras circunstancias, y es que su buena puesta a punto consigue un paso por curva neutro y fácilmente controlable incluso a velocidades elevadas. Este es uno de esos coches en los que se llega antes a los límites mecánicos que a los estructurales, algo que automáticamente lo convierte en un vehículo seguro.

Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La ciudad es el hábitat natural de este modelo. Cuanto mayor sea el porcentaje de ciudad que vayamos a realizar en nuestro día a día más recomendable se vuelve la mecánica híbrida. Y es que en este escenario es donde su sistema de gestión de energía aprovecha al máximo la capacidad de la mecánica eléctrica para avanzar el mayor número de metros sin consumir ni una gota de combustible y, por supuesto, sin contaminar.

El consumo en ciudad es una cifra muy variable que depende de factores como la distancia a recorrer, la velocidad y la pendiente del terreno, pero sin duda es mucho mejor que las alternativas convencionales, ya sean de gasolina o diésel. Se podría decir que la cifra de consumo medio homologada de 3,8 litros a los 100 es una marca es una marca sencilla de lograr si gestionamos con inteligencia las capacidades de su mecánica.

Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Al salir de la ciudad la cosa cambia, y es el motor de gasolina el que cobra protagonismo, apoyado eso si por el eléctrico para intentar contener en la medida de lo posible el consumo de gasolina. En recorridos extraurbanos se consiguen medias de consumo cercanas a los 6 litros por cada 100 kilómetros, o incluso algo por encima en recorridos continuados a 120 Km/h.

Sus 136 CV se muestran muy capaces para mover con soltura los casi 1.500 kilos que pesa este Lexus. El propulsor responde enérgicamente a las demandas de potencia del acelerador, con la única  pega de la habitual sensación de resbalamiento que producen las transmisiones de variador continuo, aunque es algo a lo que no tardamos en acostumbrarnos. Acelera de 0 a 100 en 10,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 180 Km/h. El equipo de frenado funciona de forma muy satisfactoria, con la peculiaridad de que el primer tramo de recorrido del pedal activa el sistema de regeneración de energía para la carga de las baterías. Pasado ese punto, y si es necesaria una mayor frenada, entran en juego los cuatro frenos de disco.

Conclusión

Prueba: Lexus CT 200h (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El CT 200h es un claro ejemplo del buen trabajo de la marca para conseguir una mecánica híbrida perfectamente afinada, fiable y con unos costes de mantenimiento más que razonables. Su diseño, aunque mejorable, o mejor dicho, actualizable, sigue resultando atractivo y elegante para la mayoría de los públicos.

En  su interior se aprecia el sello de calidad de Lexus, aunque ciertos detalles lo sitúan un escalón por debajo de sus hermanos mayores. La unión de su mecánica híbrida con un chasis de corte deportivo dan como resultado un cóctel perfecto en el que hay cabida para un amplio abanico de estilos de conducción, desde ecológica hasta ligeramente picante.

Una de las pegas consiste en su motorización única. La potencia de 136 CV, aunque es equilibrada y recomendable, puede resultar demasiada para algunos o escasa para otros, por lo que no sería descabellado ofrecer al menos dos escalones de potencia sin salir de la mecánica híbrida, sobre todo para cubrir el hueco de los compactos de corte deportivo que gozan de buena acogida en nuestro mercado.

Lexus CT 200h

Si te interesa esta noticia...