Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

2

Tras el análisis de aspectos tan relevantes como el diseño, el habitáculo y la mecánica en la primera parte de la prueba, nos ponemos manos a la obra para hacerte llegar las sensaciones que todo ese conjunto mecánico es capaz de transmitir al conductor.

Te recordamos que el Mazda 3 escogido para la prueba es el 1.5 SkyActiv-G de 100 CV con acabado Style, que se posiciona como el motor de acceso a la gama, con un precio y consumos que lo convierten en un coche muy interesante.

No faltará nuestro repaso a las diferentes versiones y precios de venta del Mazda 3 en nuestro país, así como una extensa galería de fotos para que no te pierdas ni un solo detalle de este gran compacto.

Equipamiento

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

En la actualidad, el Mazda 3 se comercializa con tres niveles de acabado, Pulse, Style y Luxury, ordenados de menor a mayor equipamiento, pero si nos decantamos por el propulsor de 100 CV solo podremos escoger entre los dos primeros. El precio de partida de la versión más accesible es de 17.750 euros.

Si nos decidimos por esa opción, contaremos con elementos de serie como llantas de acero de 16 pulgadas con tapacubos, retrovisores negros, elevalunas eléctricos en las cuatro ventanillas, aire acondicionado, asistente de arranque en pendiente, reposacabezas activos, monitor de presión de los neumáticos, entradas USB y AUX, etcétera.

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

Un escalón por encima está la versión Style –que equipaba nuestra unidad de pruebas-, que por un precio de 19.800 euros añade al equipamiento anterior llantas de aleación de 16 pulgadas, retrovisores del color de la carrocería plegables eléctricamente, molduras cromadas, faros antiniebla, pantalla en color de 7 pulgadas, volante y palanca de cambios en cuero, climatizador dual, HMI Commander, retrovisor interior con oscurecimiento automático, sistema de asistencia a la frenada en ciudad, control de crucero, bluetooth, etcétera.

Además de lo anterior, nuestra unidad contaba con pintura metalizada Soul Red -600 euros-, Pack confort -400 euros- que incluye sensores de lluvia y luces, cristales tintados y sensor de parking trasero, y Navegador -400 euros-, que arrojan un precio total de 21.200 euros.

En el apartado de seguridad, cuenta con 6 airbags –frontales, laterales y de cortina-, cinturones de seguridad con tensores activos, control de estabilidad -DSC-, control de tracción -TCS-, ABS con distribución electrónica de la fuerza de frenado -EBD- y asistencia a la frenada de emergencia -EBA-, sin olvidarnos de la carrocería SkyActiv-BODY, con estructura de triple H, destinada a proteger a los ocupantes ante los impactos.

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 7

La versión más equilibrada es la Style, sin duda, que por un precio inferior a los 20.000 euros incluye una dotación de serie muy completa, que siempre se puede rematar con alguno de los packs descritos anteriormente, que se ofrecen a un precio muy interesante, sobre todo el navegador, muy recomendable.

La comparación con sus rivales es complicada, sobre todo por la enorme horquilla de precios en la que se mueve el segmento de los compactos, pero lo que sí es cierto es que en el Mazda 3 han conseguido un perfecto equilibrio entre la calidad y el precio de venta.

Comportamiento

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

Este es sin duda el apartado de la prueba donde el Mazda 3 más ha destacado. El trabajo en el chasis de este vehículo se aprecia desde el primer momento que se conduce, y es capaz de transmitir seguridad y diversión al volante a partes iguales.

En ciudad se mueve de forma muy ágil, la dirección es extremadamente suave y precisa, y los constantes cambios de marcha no son ningún problema, ya que estamos ante una caja de cambios manual que se sitúa entre las mejores del mercado. Los sensores de aparcamiento traseros son de gran ayuda en las tareas de estacionamiento, pero como dije en la primera parte de la prueba, están situados en una posición demasiado elevada, que les impide detectar ciertos obstáculos.

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 8

En este terreno es fácil ver consumos de unos 7,5 litros a los 100, una cifra aceptable, que el Mazda consigue gracias al sistema i-stop. La suavidad con la que funciona el propulsor SkyActiv-G es tal, que muchas veces se hace necesario mirar el cuadro de instrumentos para ver si está o no arrancado.

En carretera el consumo es mucho más contenido, y si tenemos cuidado con el pedal derecho conseguiremos mantener el contador por debajo de los 6 litros, una cifra que se acerca al consumo homologado de 5,1 litros en ciclo mixto, que en nuestra prueba, a lo largo de una semana, ha quedado fijado en 6,4 litros a los 100.

En zona de curvas es toda una gozada conducir este compacto. La conjunción del chasis y las suspensiones dan como resultado un comportamiento ágil y predecible, con el que hasta el conductor menos experimentado puede disfrutar de la conducción. El paso por curva es neutro, y los excesos son corregidos por un eje trasero muy activo y una electrónica que actúa de forma imperceptible para el conductor.

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 9

El punto débil del conjunto se encuentra en el propulsor, que si bien es suave, silencioso y progresivo, se queda corto para mover con soltura los más 1.260 Kg del conjunto. En ciudad no se evidencia la falta de potencia, pero en cuanto salimos a carretera y exigimos respuesta en incorporaciones o adelantamientos nos damos cuenta de que el motor tarda muchísimo en reaccionar, lo que nos obliga a jugar mucho con el cambio de marchas, y eso se traduce en consumos elevados.

Conclusión 

Prueba: Mazda 3 SkyActiv-G 100 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

Es una de las mejores opciones de la actualidad si lo que buscas es un compacto bonito, amplio y fiable. Además su gama de precios es competitiva si tenemos en cuenta el extenso equipamiento con el que se ofrece. El salto cualitativo del habitáculo con respecto a la anterior generación es notable, con materiales y ajustes de primera calidad.

Es muy divertido y seguro de conducir, con unas reacciones muy nobles y un gran aplomo en carretera. Los consumos son bastante buenos, pero el propulsor de 100 CV no esta a la altura del gran chasis, sobre todo si se le va a dar un uso principal por carretera. En ese caso, la opción ideal es el propulsor de 2 litros y 120 CV, con una mejor capacidad de respuesta, un consumo similar, y un sobrecoste de tan solo 800 euros.

Lo mejor:
– Suavidad
– Paso por curva
– Diseño

Lo peor:
– Prestaciones
– No se pueden equipar faros de xenón con este motor
– Ausencia de rueda de repuesto

Mazda 3 SkyActive-G 100 CV

Fotos: |Catt|

Si te interesa esta noticia...