Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión)

1
Nuestro veredicto
8.4 / 10 Puntuación total
Pros
- Diseño
- Paso por curva
- Maletero espacioso
Contras
- Cambio tosco a baja velocidad
- Lagunas de equipamiento
- Apertura del maletero
Habitáculo8
Motor8
Comportamiento9
Equipamiento7
Diseño10

En la primera parte de la prueba de hace unos días, pudimos hacer un recorrido por varias de las características del Mercedes CLA, una berlina compacta de corte coupé que ha conseguido poner a todos de acuerdo con su estética rompedora. No faltó el repaso a su habitáculo, amplio pero condicionado por sus proporciones, ni a su mecánica, que para esta prueba se ha contado con la versión  diésel 220 CDI de 170 CV, asociada al cambio automático de doble embrague 7G-DCT.

Hoy dedicaremos este espacio a conocer la oferta de equipamiento con la que cuenta el CLA, junto con el catálogo de extras con el que puedes personalizar al máximo tu nuevo vehículo, hasta convertirlo en una exclusiva unidad a la que no le falte detalle.

También analizaremos su comportamiento y consumos a lo largo de una extensa prueba de conducción en la que hemos podido comprobar cómo se mueve esta berlina, de la que ya te adelanto que la deportividad no se queda en el envoltorio.

Equipamiento

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

El Mercedes CLA 220 CDI tiene un precio de partida de 38.700 euros. No es un coche barato, pero sus precios se han mantenido ajustados si tenemos en cuenta el segmento en el que se mueve. Por debajo tendríamos la otra opción diésel 200 CDI de 136 CV -33.550 euros- y dos de las gasolina; CLA 180 de 122 CV -31.650 euros- y CLA 200 de 156 CV -33.950 euros-.

Por ese precio, el CLA 220 CDI viene equipado de serie con elementos como los faros bi-xenón, retrovisores exteriores eléctricos y calefactados, asientos delanteros deportivos, 4 elevalunas eléctricos, aire acondicionado, bluetooth, llantas de aleación de 18 pulgadas, freno de estacionamiento eléctrico, control de crucero, volante de cuero multifunción de tres radios, start&stop, cambio automático de 7 velocidades 7G-DCT con levas, dirección directa deportiva, etcétera.

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

El equipamiento de serie es bastante completo, aunque se echan en falta elementos como el acceso y arranque sin llave, climatizador bizona -683 euros-, sensor de lluvia -482 euros- o sensores de aparcamiento -905 euros-.

Entre las muchas opciones disponibles en el catálogo de extras, destacan el techo solar practiclable -1.260 euros-, asiento del conductor eléctrico con memoria -450 euros-, navegador Becker MAP PILOT -913 euros-, detector de cambio de carril -602 euros-, control de ángulo muerto -602 euros-, cámara de marcha atrás -419 euros-, etcétera.

Nuestra unidad equipaba el paquete AMG Line, que por 2.230 euros incluye el kit estético AMG –faldones delantero y traseros y embellecedores laterales-, tren de rodaje deportivo de altura rebajada, volante deportivo, umbral de las puertas delanteras y traseras de aluminio, tapizado de microfibra dinámica y símil de cuero ártico, discos de freno delanteros perforados, techo interior negro, pedales de acero inoxidable cepillado con tacos de goma, doble escape rectangular de acero pulido, parrilla efecto diamante, alfombrillas con distintivo AMG, molduras interiores de aluminio claro, pinzas de freno con distintivo Mercedes-Benz y llantas de aleación AMG de 18 pulgadas gris titanio pulidas a alto brillo.

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

En el apartado de seguridad contaremos con Attention Assist, ayuda al arranque en pendiente, sistema de advertencia de colisiones, anclajes ISOFIX, control de tracción -ASR-, control de estabilidad -ESP-, 7 airbags –uno en las rodillas del conductor-, capó activo para protección de peatones, servofreno de emergencia, control de presión de los neumáticos, etcétera. Los airbags laterales traseros se ofrecen como opción por 503 euros.

Comportamiento

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 3

Lo primero que debemos tener en cuenta al sentarnos a los mandos del CLA es que se trata de un vehículo con una configuración de tracción delantera, al contrario que la mayoría de modelos de la alemana Mercedes-Benz, por lo que inevitablemente su comportamiento y reacciones van a ser diferentes a lo que los asiduos a la marca están acostumbrados.

Pese a esto, pronto nos olvidaremos de esta característica, ya que la puesta a punto del chasis es tan buena que consigue un paso por curva excelente, con un comportamiento bastante neutro y predecible, tanto que para encontrar un movimiento subvirador hay que llevar muy al límite a este CLA.

En ciudad, sus dimensiones compactas lo hacen desenvolverse con bastante soltura, aunque la configuración de su carrocería permita una visibilidad trasera bastante escasa. Para mitigar ese problema, nuestra unidad contaba con cámara de marcha atrás y ayuda activa al aparcamiento, ésta última incluía sensores de aparcamiento delantero y trasero y sistema de estacionamiento automático, en el que el volante gira sin intervención del conductor para aparcar sin problema en cualquier hueco.

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 8

En trayectos urbanos, lo normal es que el contador de consumo de combustible ronde los 7 litros a los 100, cifra que baja considerablemente –más de dos litros- cuando circulamos por autovía a velocidad moderada. Tras una semana de pruebas circulando por todas las vías y alternando distintos modos de conducción, nuestro consumo medio quedó fijado en 6,4 litros a los 100.

El propulsor diésel de 170 CV montado en el 220 CDI resulta ideal para mover los algo más de 1.500 Kg que pesa el CLA. La aceleración no es para quitar el hipo, pero suficiente para afrontar con garantías cualquier circunstancia que se nos pueda presentar, como adelantamientos o incorporaciones comprometidas. El empuje comienza desde la parte baja del cuentavueltas, y se mantiene constante mientras el conductor siga pisando con decisión el acelerador.

El aliado perfecto para esta mecánica es el cambio automático de doble embrague 7G-DCT de 7 velocidades. Su funcionamiento es excelente, aunando la comodidad en conducción eficiente, con la máxima deportividad cuando queremos sacar todo el provecho del bloque de 4 cilindros y 2,2 litros. La única pega que se le puede poner es que circulando a  bajas velocidades es algo tosco, lo que produce leves tirones.

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 9

La palanca de cambios abandona el lugar habitual y se sitúa detrás del volante, en el lugar tradicionalmente ocupado por la palanca de los limpiaparabrisas. Su accionamiento es muy sencillo y cómodo, aunque en la palanca podría haberse integrado el control para cambiar entre los distintos modos –Eco, Sport y Manual– que se debe hacer desde un botón poco vistoso en la parte baja del salpicadero.

El CLA es un auténtico devorador de kilómetros que no defrauda en ninguna situación, pero que sin duda enamora cuando lo enfrentamos a una carretera de curvas sinuosas. La perfecta simbiosis entre suspensiones y dirección consiguen que afrontar curvas a altas velocidades parezca un juego de niños, en el que es prácticamente imposible perder el control hasta que el sonido de los neumáticos nos avisan de que estamos llegando al límite.

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 7

Al principio la dirección puede parecer algo artificial, pero en cuanto nos acostumbramos a su resistencia variable y a su precisión quirúrgica, se convertirá en una unión perfecta entre el conductor y la carretera. En modo manual, las pequeñas levas situadas tras el volante nos permitirán jugar con el cambio, y conseguir unas transiciones entre marchas imperceptibles para el conductor.

La suspensión es firme, aunque no todo lo que la estética del vehículo nos pudiera hacer pensar, ya que el confort tiene cabida, en su justa medida, con estas suspensiones. La frenada es otro motivo de elogio para este vehículo, con una mordiente contundente sea cual sea nuestra velocidad. El tacto del pedal es perfecto para dosificar la potencia de frenado según nuestra voluntad.

Conclusión

Prueba: Mercedes Benz CLA 220 CDI AMG Line (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

El CLA 220 CDI se postula como una de las opciones más equilibradas de la gama de esta berlina compacta, con unas prestaciones suficientes para disfrutar de un chasis muy logrado, todo ello con un consumo de combustible contenido. No obstante no es el vehículo para las personas que buscan un vehículo de reacciones deportivas. Para ellos contamos con una gama de motores de gasolina perfectamente escalonada hasta llegar al imponente CLA 45 AMG de 360 CV de potencia.

Virtudes tiene muchas, pero es el apartado estético donde saca la mejor nota, con un diseño cautivador capaz de acaparar todas las miradas a pie de calle. El habitáculo es bueno y relativamente espacioso, pero el diseño de su carrocería hace que no sea el vehículo ideal si vamos a usar habitualmente las plazas traseras para transportar adultos.

Por último, el equipamiento de serie es bastante completo, aunque al igual que muchos modelos de los denominados Premium, tiene algunas carencias que nos obligarán a pasar por el catálogo de extras para completarlo, a un precio bastante elevado. Aun así, el precio final es bastante competitivo, si tenemos en cuenta todo lo que nos ofrece, y que su depreciación con el paso de los años no va a ser tan acusada como en otros modelos.

Esperamos tu opinión en la zona de comentarios, donde también estaremos encantados de resolver todas las dudas que te puedan surgir sobre este espectacular Mercedes-Benz CLA.

Mercedes-Benz CLA 220 CDI AMG Line

Si te interesa esta noticia...