Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica)

0

Hace tan solo unos meses que Skoda lanzó al mercado la última generación del Fabia, un modelo subcompacto con gran tradición en la firma checa y que supone buena parte del total de ventas en nuestro país. Esta renovación ha servido para dotar al modelo del nuevo lenguaje de diseño que ya domina la mayor parte de su gama de modelos.

El nuevo Fabia es más ancho y más bajo que su predecesor, lo que le confiere no solo una estética más deportiva sino un mejor comportamiento en carretera. Durante una semana nos ponemos al volante de la versión 1.0 MPI de gasolina con acabado Ambition para conocer todos los detalles de un modelo que destaca por su espacio, practicidad y capacidad de personalización.

Diseño

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 2

Como hemos dicho, el diseño del nuevo Fabia está inspirado en el que comparten los últimos lanzamientos de la marca, donde destacan las líneas angulosas y bien definidas y una parrilla de líneas verticales de donde nacen las líneas que esculpen el capó y dan protagonismo al logotipo de la marca. Ha ganado en sobriedad con respecto a la anterior generación, cualidad que se puede atenuar gracias a unas atrevidas combinaciones de colores que crean un conjunto muy interesante.

Sus dimensiones son de 3,99 metros de largo, 1,73 metros de ancho y 1,46 metros de alto. Es 90mm más ancho y 31mm más bajo que el anterior Fabia, y cuenta con una distancia entre ejes de 2,47 metros.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 5

El frontal es la parte que guarda mayores similitudes con el resto de la gama, llegando a ser fácil confundirlos para el ojo no entrenado. Las nuevas ópticas pueden incorporar en opción con luz diurna de LED -210 euros- y fondo oscurecido. La zona baja del paragolpes está reservada para una segunda rejilla de ventilación, a cuyos lados se sitúan unos faros antiniebla de grandes dimensiones.

La vista lateral nos muestra un vehículo de trazos rectos, con un corto voladizo trasero y una gran superficie acristalada que aporta luminosidad y sensación de espacio en su logrado habitáculo. En nuestra unidad se armoniza el color negro metalizado en la zona inferior con el gris del pilar A, el techo y los retrovisores, que combinan a la perfección con las llantas de 16 pulgadas de cinco radios dobles que montan neumáticos en medida 215/45/R16.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 6

La zona trasera opta por una caída progresiva de la luna, que se encuentra con unos pilotos con diseño en forma de C que quedan situados por debajo de la línea de cintura, restando dinamismo al diseño de esta zona. El portón trasero retoma los contornos angulosos en la zona de la matrícula y el conjunto se remata con un paragolpes a un solo color que no deja ver la salida del escape.

Habitáculo

 

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 7

El habitáculo es la gran arma con la que cuenta el nuevo Fabia;  es espacioso, está bien rematado y cuenta con numerosos detalles que lo convierten en un vehículo realmente práctico. En su diseño resultan evidentes las influencias del grupo VAG en zonas como el volante, el cuadro de instrumentos y muchos de los mandos.

El volante multifunción está forrado en cuero y tiene un buen diseño, y el cuadro de instrumentos tiene el clásico diseño de dos esferas entre las que se ubica una pantalla monocromo para las indicaciones del ordenador de a bordo, sistema multimedia y demás indicaciones. La pantalla central es táctil de cinco pulgadas, algo pequeña para manejar con comodidad algunas de sus funciones, aunque los menús son atractivos y están bien estructurados.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 10

Repartidas estratégicamente vamos encontrando infinidad de soluciones prácticas que Skoda ha venido a llamar “Simply Clever”, pequeños detalles como huecos portaobjetos, soporte para botellas de diferentes tamaños, una papelera en la puerta del acompañante, bolsillos en los laterales de los asientos, etcétera que resultan muy prácticas en el día a día.

El salpicadero tiene un diseño limpio y atractivo, donde desentonan bastante los anticuados mandos para el aire acondicionado, siempre y cuando no optemos por equiparlo con climatizador automático, que tiene un sobrecoste de 320 euros. Por debajo de esos mandos encontramos las tomas de 12v, USB y AUX.

Las plazas traseras destacan por su amplitud, tanto en altura como en el espacio para las rodillas, suficientes para acomodar sin problema a dos adultos. El espacio para los hombros no es malo, pero insuficiente para que tres adultos viajen con comodidad. El ocupante de la plaza central también encontrará en inconveniente de un voluminoso y elevado túnel central.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 8

El maletero es uno de los espacios a destacar en este vehículo; tiene una capacidad de 330 litros –aumenta en 15 litros- distribuidos en un espacio de formas regulares y perfectamente aprovechables. Además, al igual que el interior, cuenta con inteligentes soluciones para la distribución y sujeción de la carga realmente útiles. Si abatimos la segunda fila de asientos –se puede hacer en configuración 60/40- conseguimos aumentar la capacidad de carga hasta los 1.150 litros.

Mecánica

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 3

Nuestra unidad estaba equipada con el propulsor de 1 litro y tres cilindros en línea que supone el primer escalón dentro de las opciones de gasolina –existe una versión de 60 CV-. Se trata de un ligero bloque de aluminio que rinde una potencia de 75 CV a 6.200 RPM y un Par de 95 Nm entre las 3.000 y las 4.300 RPM.

Acelera de 0 a 100 en 14,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 172  km/h, todo ello con un consumo medio homologado de 4,8 litros por cada 100 Km.

La potencia es llevada al eje delantero a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades que no me ha dejado buenas sensaciones. Pese a ser suave y de recorridos cortos, éstos no estaban bien definidos y ciertos movimientos como pasar de segunda a primera hacían que la palanca se trabase. Tampoco me ha gustado la situación de la marcha atrás –en el hueco de la sexta- que obliga a empujar hacia abajo la palanca en un movimiento antinatural.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (diseño, habitáculo, mecánica) 11

A ralentí es un motor silencioso, aunque su configuración de tres cilindros hace que vibre más de lo deseado. En marcha el sonido sí que se transfiere al habitáculo, aunque sin llegar a ser molesto y las vibraciones pasan a ser prácticamente imperceptibles.

En el eje delantero equipa frenos de disco y un sistema de suspensión independiente, mientras que el trasero se conforma con un eje de torsión y unos poco efectivos frenos de tambor. La dirección es de asistencia eléctrica, con un tacto algo artificial pero que resulta muy cómoda en la ciudad, hábitat natural de este Fabia.

En la segunda parte de la prueba analizaremos en nuestra  prueba de conducción el comportamiento de todos estos elementos mecánicos, además de conocer su catálogo de equipamiento tanto de serie como opcional, no te la pierdas.

Enlace: segunda parte de la prueba (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Si te interesa esta noticia...