Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

2
Review 0
7.2 / 10 Puntuación total
Pros

- Consumo
- Agilidad
- Maletero

Contras

- Caja de cambios
- Prestaciones
- Diseño poco atrevido

Habitáculo8.5
Motor6.5
Comportamiento7.5
Equipamiento6.5
Diseño7

Tras poder analizar en profundidad a lo largo de la  primera parte de la prueba aspectos tan importantes como el diseño, el habitáculo y la mecánica del nuevo Skoda Fabia, no ponemos manos a la obra para terminar de conocer a este popular subcompacto que ha irrumpido en nuestro mercado con la intención de consolidar las buenas cifras de ventas que ya consiguieron anteriores generaciones.

A lo largo de estas líneas podremos conocer sus distintos niveles de acabados y equipamientos junto a su lista de elementos opcionales. También habrá  sitio para nuestra habitual prueba de conducción en la que podremos ver las prestaciones que es capaz de ofrecernos el pequeño propulsor de un litro y tres cilindros encargado de mover nuestra unidad.

Equipamiento

En la actualidad, el Skoda Fabia se puede escoger en tres niveles de acabado denominados Active, Ambition y Style, aunque en combinación con el motor MPI de 75 CV solo están disponibles los dos primeros. Sus precios son los siguientes:

El acabado Active -13.620 euros- es el menos equipado, e incorpora de serie elementos como espejo interior antideslumbramiento, conexiones USB y AUX, espejos exteriores calefactables con regulación eléctrica, start&stop, control de presión de los neumáticos, elevalunas eléctricos delanteros, llantas de acero de 14 pulgadas con tapacubos, paragolpes en color de la carrocería, etcétera.

Un escalón por encima encontramos el acabado Ambition -14.870 euros-. Es el que equipa la unidad probada, e incluye limitador de velocidad, aire acondicionado, cajones bajo los asientos delanteros, volante multifunción, ordenador de a bordo, volante, pomo y freno de mano en cuero, bluetooth, pantalla táctil de 5 pulgadas y llantas de acero de 15 pulgadas.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Partiendo de esa base, podemos terminar de equipar nuestro Fabia con los elementos del catálogo de extras, que ofrece opciones como la pintura metalizada -320 euros-, arranque sin llave -200 euros-, llantas de aleación de 16 pulgadas -815 euros-, sensor de lluvia -240 euros-, asistente de arranque en pendientes -75 euros-, faros antiniebla -200 euros-, elevalunas eléctricos traseros -165 euros-, frenos de disco traseros -85 euros-, etcétera.

En el apartado de seguridad, el Fabia incluye de serie seis airbags, ABS, asistente para frenadas de emergencia, control de estabilidad, control de tracción, dos anclajes ISOFIX de tres puntos, reposacabezas delanteros activos, etcétera.

Como puedes ver, la apuesta de Skoda es la de ofrecer un precio ajustado aunque con equipamiento algo justo. No obstante la lista de opcionales es amplia y sus precios razonables para poder equipar el Fabia según nuestras necesidades individuales. Cabe destacar que sobre los precios expuestos existe un descuento promocional superior a 4.000 euros, por lo que el precio final es realmente atractivo.

Comportamiento

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Nos abrochamos el cinturón, pulsamos el botón de arranque sin llave y el motor de tres cilindros se pone en marcha con un breve soplido de escape y un sonido de matices deportivos. Antes de iniciar la marcha podemos comprobar como el bloque es silencioso, pero vibra más de lo que nos gustaría en un coche prácticamente nuevo, algo habitual algunos motores de tres cilindros.

Con un peso total que sobrepasa por poco la tonelada, el nuevo Fabia es un coche ágil y divertido de conducir, y los nueve centímetros de ancho que ha ganado con respecto a la anterior generación se hacen notar en un aplomo similar al de compactos de mayor tamaño. En ciudad se agradece su buena visibilidad en todas direcciones, y una dirección de asistencia eléctrica que convierte las maniobras en la urbe en todo un juego de niños.

El consumo en ciudad ronda los 6,5 litros a los 100, una cifra interesante a la que contribuye el sistema de arranque y parada automático start&stop. El propulsor de 75 CV cumple en ciudad, con un funcionamiento suave y progresivo aunque con poco margen para alegrías. La aceleración es discreta aunque suficiente para circular con seguridad.

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La cosa cambia cuando nos decidimos a abandonar la ciudad y adentrarnos en autovías y carreteras de doble sentido. En estos escenarios salen a relucir las carencias del propulsor, que no muestra ningún problema en mantener ritmos legales incluso en pendientes desfavorables, pero que pone a prueba nuestra pericia en incorporaciones comprometidas y adelantamientos, en los que tendremos que jugar demasiado con su caja de cambios de cinco velocidades que, como dije en la primera parte de la prueba, no me ha terminado de convencer.

El consumo medio que hemos conseguido tras una semana de uso intensivo ha rondado los 5,6 litros por cada 100 Km, una cifra realmente buena para un coche de este tamaño y con motor de gasolina.

El equipo de frenado que combina disco delante con tambor detrás se muestra efectivo combinado con este motor, aunque por 85 euros mi recomendación es la de equiparlo con discos en ambos ejes, mejorando así tanto su potencia como la facilidad de dosificación.

Conclusión

Prueba: Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Skoda pone sobre la mesa un producto muy bien acabado a un precio competitivo que de nuevo vuelve a poner las cosas complicadas a sus competidores. La nueva estética es demasiado sobria para el segmento, pero eso es algo que en parte se puede revertir gracias a las atrevidas combinaciones de colores disponibles.

El habitáculo es amplio y muestra unos materiales y acabados de calidad. Destacan sus prácticas soluciones de almacenaje y un gran maletero de 330 litros.

En lo que respecta al propulsor 1.0 MPI de 75 CV me ha dejado una sensación agridulce. Su funcionamiento es satisfactorio en ciudad, pero insuficiente para carreteras a las que sí está preparado su excelente chasis que «pide» más potencia. Yo me decantaría por el motor 1.2 TSI de 90 CV, que cuesta unos 1000 euros más, pero es 4 cilindros, consume menos, es más potente y puede equiparse con la caja de cambios automática de doble embrague DSG.

Skoda Fabia 1.0 MPI 75 CV 2015

 

Si te interesa esta noticia...
2 Comentarios
  1. Rene Varon Pelgrim dice

    Buena prueba. Entonces de consumo anda bien? Tenemos 3 Fabia 1.2 75cv 3 cilindros del 2008 (sí, fue cosa del momento y la oferta) en la familia y los consumos son un poco altos para ser un motor tan pequeño.

  2. Javier Verdes dice

    El consumo es bueno para un coche urbano de gasolina, y en trayectos por ciudad no se dispara tanto como otros modelos de similares características. No obstante con una respuesta al acelerador tan limitada se hace recomendable optar por la versión superior (90 CV) que ofrece un mejor equilibrio entre prestaciones y consumos.