Motor, competición y nuevos lanzamientos

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión)

14

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 1

Continuamos con la prueba que estamos realizando sobre el Subaru BRZ, en esta ocasión y al contrario de lo que vimos en la primera parte de la prueba, trataremos temas tan diferentes entre sí como el equipamiento que viene de serie en el Subaru BRZ, posibles extras a equipar, comportamiento del vehículo, precios, conclusión final…

Sin más, te invito a que dediques unos cuantos minutos de tu tiempo a entender qué puede o no ofrecer un vehículo tan deportivo como el que ves en pantalla, un modelo al que no le vendría mal una variante STI de mayor potencia pero que puede ser mucho más divertido de lo que puedes imaginar a pesar de ofrecer “tan sólo” 200 caballos.


Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

Equipamiento

A nivel de seguridad estamos ante un modelo equipado con airbags frontales, laterales, de cortina, de rodilla, indicador de cinturón de seguridad, cinturones delanteros de tres puntos con pretensores, ABS + distribución electrónica de frenado, sistema ISOFIX, antirrobo con inmovilizador del vehículo, control dinámico del vehículo, funciones Sport y Nieve en el caso de equipar cambio automático, LSD Torsen…

Como todo no puede ser seguridad, Subaru incorpora de serie en el modelo elementos como palanca para el cambio, freno de mano y volante tapizados en cuero, asientos delanteros deportivos y calefactables, asientos traseros abatibles, elevalunas eléctricos, entrada y arranque sin llave, dos tomas de corriente de 12 voltios, climatizador automático de doble zona, sistema de sonido con entrada auxiliar de audi, USB y 6 altavoces…

Ya en el exterior nos encontramos con sistema de encendido automático de los faros, faros de xenón, faros antiniebla delanteros y traseros, llantas de aleación de 16 o 17 pulgadas, alerón trasero, silenciador doble trasero, lavafaros…

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 3

Comportamiento

Llega el momento de ponernos a los mandos del modelo. En primer lugar y con la llave metida en el bolsillo (no es necesaria para abrir/cerrar o arrancar el vehículo), pisamos embrague, freno y pulsamos el botón de arranque situado en la zona más baja a la izquierda de la consola. Acto seguido el odómetro hace el típico Check Control para dejar paso a un sonido suave pero atractivo.

Nos acomodamos bien en unos asientos quizá demasiado deportivos, engranamos primera y nos disponemos a salir… ERROR!! Se cala el coche justo dentro de la nave de Subaru, menos mal que no había nadie cerca y los chicos que me dieron las llaves del coche estaban ocupados en la oficina. Vuelvo a arrancar el coche y me pongo en marcha, esta vez dando un poco más de gas, es aquí donde empiezo a darme cuenta de que este vehículo es un poco “soso” a bajas vueltas.

Lo siguiente, ya que para salir he de hacer unas cuantas maniobras, es que la dirección es muy dura, algo que personalmente me gusta ya que suele significar una dirección muy directa que luego dará mucho juego. Otra de las cosas que más me llama la atención es precisamente la ausencia de cualquier tipo de vibración, un nuevo punto a favor para el Subaru BRZ.

Comenzamos a engranar una marcha tras otra, nuevo punto a favor, el tacto de la palanca de cambios es sencillamente excelente, los movimiento son mínimos y prácticamente automáticos de tal forma que con pisar el embrague los cambios son rapidísimos tanto para subir de velocidad como para bajarla. El trayecto por ciudad es más que dócil, quizá la suspensión demasiado dura mientras que el viaje por carretera puede volverse incómodo en el caso de que la distancia sea muy larga.

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

Dejemos de lado todo esto, personalmente creo que el que se compra un modelo como este es precisamente este tipo de “incomodidades” lo que busca ya que, ni mucho menos está comprando una berlina cómoda o un SUV. Debido a esto, pasaremos directamente a hablar de su comportamiento subiendo o bajando un puerto de montaña donde los 200 caballos pueden saber a mucho, sobre todo la linealidad y constancia con la que la aguja, marcha tras marcha llega a la zona roja del cuentavueltas.

En esta ocasión, el puerto de montaña al que nos enfrentamos es un tramo de buen asfalto conocido por ser tramo oficial en el campeonato andaluz de rallys, estupendo para ver de qué es capaz este vehículo que, gracias a unas suspensiones muy firmes y frenos con la potencia justa hacen que pasemos un rato estupendo jugando con las frenadas, cambios de velocidad y aceleración, procuramos mantener en todo momento el motor “alegre”.

Es en este momento cuando verdaderamente notas para qué sirve una dirección tan dura, precisamente para ayudarte en todo momento a sentir la carretera y permitirte ver el vértice de la curva, dirigir el frontal hacia él para terminar saliendo con ciertos movimientos de la parte trasera, un comportamiento muy juguetón con el que disfrutarás como nunca y sin ese miedo o angustia de vehículos de potencia muy superior.

Como detalle final tan sólo comentarte que en esta ocasión no medí el consumo en ningún momento, salvo al final donde el ordenador de a viaje (puesto a cero al inicio de la prueba) mostraba un consumo medio de 8.7 litros/100 km. He de confesar que este consumo es la media de 700 kilómetros de carretera a 120 km/h, unos 140 kilómetros circulando con el cuentarevoluciones en la zona alta y unos 50 o 60 kilómetros por ciudad.

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

Conclusión

Antes de empezar con mi opinión personal me gustaría dejar muy claro que el Subaru BRZ a día de hoy se vende en dos versiones, Subaru BRZ Sport y BRZ Executive, la diferencia es tan sólo en cuanto a ciertos aspectos de acabados y equipamiento mientras que el precio es de 30.900 euros para la versión “básica” y de 32.400 euros para la versión Executive. A este precio hay que sumar 375 euros en caso de querer pintura metalizada y 1.250 euros por equipar navegador (como detalle, a día de hoy hay promoción y te lo regalan ya instalado sin suplemento en el precio).

Personalmente y evaluando las prestaciones fríamente del modelo he de reconocer que quizá a bajas vueltas el motor sea muy perezoso, algo que no quita que cuando el cuentavueltas sube de las 4.000 rpm, más o menos, estemos ante un vehículo que puede llegar a sorprenderte. Por otro lado, no viene mal un vehículo perezoso a bajas vueltas ya que no te asustará lo más mínimo si al tomar una curva cerrada o al aparcar te cuelas con el acelerador.

A día de hoy, como comentábamos en la primera parte de la prueba, quizá no podamos comparar en cuanto a prestaciones puras y duras a este modelo con el gama alta del BMW Z4, Mercedes SLK, Nissan 370Z, vehículos de mayor precio y potencia, ahora bien, si tomamos a la gama alemana de modelos de tracción trasera en su oferta más básica quizá que el Subaru BRZ tenga argumentos más que suficientes para defenderse, sobre todo en cuanto a equipamiento y prestaciones.

Como detalle final, no me quiero despedir sin comentar que hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien a bordo de un vehículo que quizá te exija ir prácticamente al límite para divertirte pero, cuando lo haces, verdaderamente te gustará contarlo.

Prueba: Subaru BRZ (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

Lo mejor

Estética muy deportiva
Dinamismo
Precio ajustado

Lo peor

Plazas traseras inservibles
Maletero
Motor muy perezoso a bajas revoluciones

Prueba Subaru BRZ


Fotos: SMJ

Si te interesa esta noticia...