Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0
Nuestro veredicto
8.6 / 10 Puntuación total
Pros
- Sistema de tracción
- Diseño exclusivo
- Equipamiento completo
Contras
- Mismo motor que la generación anterior
- Consumo
- Sistema multimedia
Habitáculo8
Motor8
Comportamiento10
Equipamiento8
Diseño9

Con su estética desafiante, su potente motor y su avanzado sistema de tracción, el nuevo Subaru WRX STI es todo un sueño para aquellos los amantes de la velocidad que no se conforman con ir rápido en línea recta, sino que disfrutan de cada curva sea cual sea el terreno que pisan.

En la primera parte de la prueba de este Subaru pudimos conocer aspectos como el diseño, el habitáculo y la mecánica, que nos dejaron bien clara la vocación deportiva de este modelo, que sigue fiel a su tradición como coche de Rally vestido de calle, un segmento en el que a día de hoy es el rey indiscutible.

Esta segunda parte estará dedicada a conocer el precio y equipamientos incluidos en nuestro país, a examinarlo de cerca con una extensa galería fotográfica y lo más importante, a conocer las impresiones que nos ha dejado tras una exhaustiva semana de pruebas en la que lo hemos enfrentado a toda clase de situaciones.

Equipamiento

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 4

Para este modelo, Subaru ha decidido comercializarlo en una única versión de equipamiento cerrado, que incluye prácticamente todos los elementos esenciales que podemos necesitar. La versión se denomina, como no podía ser de otra manera, “Rally Edition” y tiene un precio en España –incluido el descuento de 2000 euros de la marca- de 44.900 euros.

Por ese precio te llevas una completa máquina, con una estética rompedora y capaz de aprovechar hasta el último de sus 300 CV gracias a su tracción integral, pero además que cuenta con elementos de confort para convertirlo en un coche válido para el día a día.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 7

La versión Rally Edition cuenta de serie con elementos como el encendido automático de luces y limpiaparabrisas, faros antiniebla, retrovisores con plegado eléctrico, cristales tintados, llantas de aleación de 18 pulgadas, asientos de cuero y alcántara, volante pomo y freno de mano en cuero, asientos delanteros calefactables, cuatro elevalunas eléctricos, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona, volante multifunción, navegador y sistema de audio profesional Harman/Kardon, bluetooth, entradas USB y AUX, cámara de visión trasera y control de crucero.

Como puedes ver, el equipamiento es completísimo, muy alejado de la creencia de muchos, que todavía siguen pensando que este tipo de vehículos cuentan con una dotación exigua, enfocada a lograr que el peso final del coche sea lo más bajo posible.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 8

En el apartado de seguridad tampoco se queda corto, ya que incluye siete airbags –uno en las rodillas del conductor-, control de estabilidad -VDC-, control de tracción -TCS- con Active Torque Vectoring, asistente para la salida en pendiente, asientos delanteros con sistema antilatigazo, asistencia a la frenada de emergencia, frenos Brembo, anclajes ISOFIX en asientos traseros, etcétera.

Si tenemos en cuenta la tecnología de primera calidad del WRX STI, combinada con el completo equipamiento, podemos decir sin lugar a dudas que los 44.900 euros que cuesta sacarlo del concesionario están más que justificados.

Comportamiento

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 5

Nos ponemos cómodos, ajustamos el asiento y el volante, respiramos hondo y pulsamos con decisión el botón redondo de “engine start stop”. Rápidamente esos 4 cilindros que hasta ese momento descansaban en posición horizontal se ponen en funcionamiento, y por las cuatro salidas de escape comienza brotar un sonido deportivo, ronco y metálico, que dibuja una sonrisa en nuestra cara al instante.

Embrague, primera y salimos. Los primeros metros con el WRX STI nos sirven para comprobar la dureza tanto del embrague como de la palanca de cambios, que ofrece unos recorridos cortos y precisos a los que no tardo en acostumbrarme. La dirección hidráulica deja una sensación similar, es dura, pero a cambio ofrece una precisión en su respuesta y una comunicación con el asfalto que las direcciones de asistencia eléctrica son, hasta el momento, incapaces de ofrecer.

El potente motor mantiene latente toda su capacidad siempre y cuando circulemos por debajo de las 4.000 vueltas, a partir de esa barrera la respuesta es muy contundente, el sonido del motor -hasta ese momento poco perceptible- inunda el habitáculo y cada movimiento del pie derecho se traduce en una aceleración sin contemplaciones. En tramos de curvas, hábitat natural de este coche, se logran unas sensaciones reservadas a un selecto puñado de vehículos que doblan en precio a este Subaru. Los 300 CV son suficientes para el propósito de este coche, pero bajo mi opinión se tendría que haber visto incrementada con respecto a la anterior generación, aunque solo sea para poder decir que lo mejora en todo.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 9

El sistema de tracción es sencillamente perfecto, ya que consigue que el coche empuje en cualquier circunstancia, convirtiéndose en el mejor sistema de seguridad activa con el que se puede contar. Gracias a él se puede circular realmente rápido con absoluto control, y únicamente seremos conscientes de nuestra velocidad si miramos al cuadro de instrumentos. La tracción admite cierta regulación, que varía el reparto de potencia entre los ejes delantero y trasero entre un 41/59 y un 50/50, dependiendo de las necesidades de cada momento.

Junto a los mandos del control de tracción, en la consola central, se encuentra un selector giratorio –SI-DRIVE- que nos permite variar la respuesta del motor entre tres modos diferentes. Al arrancar, el modo seleccionado es el Intelligent [I], que prioriza el ahorro del combustible para una conducción tranquila y eficiente. Si giramos el mando hacia la izquierda, seleccionaremos el modo Sport [S], que mejora la respuesta del acelerador para ofrecer una conducción eficaz en cualquier circunstancia. Por último, al girar el mando hacia la derecha seleccionaremos el modo más radical, Sport Sharp [S#], que ofrece el rendimiento máximo del motor para una conducción deportiva en circuitos o carreteras reviradas.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 6

La suspensión es firme, como se espera de un coche de estas características, pero a su vez ofrece un recorrido medio, imprescindible para absorber las irregularidades que se pueden presentar en pistas de tierra y carreteras en mal estado, algo que resulta muy efectivo para poder traccionar siempre con las cuatro ruedas apoyadas. También es efectiva en cambios rápidos de apoyo, donde el chasis, que tiene una gran rigidez torsional, se mueve de forma ágil y sin balanceos.

Cuando llevamos al WRX hasta su límite de adherencia en curva, el eje trasero asume todo el protagonismo, perfeccionando la trazada y “empujando” al eje delantero hacia el interior de la curva sin ninguna sensación de subviraje, y sin que las asistencias electrónicas resulten intrusivas. No obstante, el control de estabilidad permite un modo intermedio antes de la desconexión total en el que retrasa su actuación para dejarnos más libertad en conducción deportiva.

Mención especial merece el equipo de frenos firmado por Brembo, con pinzas de cuatro pistones en el eje delantero y de dos en el trasero. Son eficaces ante un uso exhaustivo, con una mordiente contundente pero aún así muy fácil de dosificar.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 2

Hemos tenido ocasión de probarlo en pistas de tierra en muy buen estado, que han servido para disfrutar de sus reacciones y sus controladas pérdidas de adherencia, y para terminar de convencernos –aunque no hacía falta- sobre la efectividad de su sistema de tracción integral.

El consumo de este WRX STI es elevado, partiendo de unos 11 litros a los 100 km –de 98 octanos- si controlamos nuestro pie derecho, hasta el infinito si seleccionamos el modo Sport Sharp y nos dejamos llevar por la adicción que crea su conducción. Esto no debe ser un impedimento para aquellos que busquen un coche de estas características, pero está por encima de otros modelos de similar potencia pero de tecnología más avanzada, que sin embargo carecen de la efectividad en curva de este Subaru. El consumo medio que ofrecía el ordenador de a bordo tras una semana de conducción ha sido de 13,4 litros a los 100 km.

Conclusión

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 3

Estamos ante un coche único en su especie, con una personalidad muy marcada gracias a su avanzado sistema de tracción, a su motor bóxer, y a una estética exclusiva que lo hace reconocible incluso para los no duchos en la materia. Las sensaciones que puede ofrecer al volante son realmente gratificantes, algo que todo amante de las cuatro ruedas debería probar.

A pesar de su aparente radicalidad, el WRX STI ofrece un habitáculo espacioso y bien acabado que nada tiene que ver con los espartanos interiores de otras generaciones. Además, su equipamiento incluye todo lo necesario para un uso confortable y adaptado a nuestros días. Todavía tiene cosas por pulir, como un sistema multimedia poco atractivo y algunos mandos interiores mal ubicados, pero eso es algo secundario cuando hablamos de un STI.

Prueba: Subaru WRX STI (equipamiento, comportamiento, conclusión) 10

No es un coche barato, pero si analizamos toda su tecnología y equipamiento nos daremos cuenta de que está justificado hasta el último euro de esos 44.900 que cuesta tenerlo en nuestro poder. El consumo también es elevado, pero al igual que su precio final se convierte en razonable sin nos paramos a pensar lo que nos puede llegar a ofrecer a cambio de esos insignificantes litros de gasolina.

Subaru WRX STI

 

Si te interesa esta noticia...