Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

0

Continuamos con el análisis del Volvo S60 D2, equipado con el acabado Momentum y el propulsor diésel de 1,6 litros y 115 CV. En esta segunda entrega de la prueba profundizaremos en asuntos como el equipamiento -tanto de serie como opcional- y el comportamiento que muestra esta berlina en distintas circunstancias.

El «D» es unos de los segmentos más reñidos, y por ello las marcas ponen toda la carne en el asador en lo que respecta al equipamiento y las últimas tecnologías de esos vehículos, utilizando las berlinas como escaparate de los más avanzados sistemas multimedia y de seguridad.

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Por otro lado, analizaremos el resultado que arroja la combinación de motor, caja de cambios, suspensiones y demás elementos, para hacernos una idea del comportamiento que podemos esperar del modelo sueco.

Si te perdiste la primera parte de la prueba en la que analizamos su diseño, habitáculo y mecánica, échale un vistazo aquí. 

Equipamiento

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El S60 D2 parte de los 28.800 euros para su versión básica, que incluye climatizador bi-zona, asistente de arranque en pendiente, sistema de prevención de colisiones a baja velocidad –City Safety-, llantas de acero de 16 pulgadas con tapacubos, isofix trasero, asistente de frenada de emergencia, control de estabilidad y tracción y sistema de protección contra impactos laterales.

Para completar el equipamiento deberemos acudir a versiones superiores (Kinetic, Momentum y Summum), ordenadas de menos a más equipadas. En todas ellas se ofrecen Packs –Pack Light, Pack Security, Pack Safety– con los que terminar de configurar el S60.

Con el acabado Kinetic -1.400 €-, además de lo equipado en la versión básica, contamos con llantas de aleación de 16 pulgadas, volante multifunción, control de velocidad,  volante y palanca de cambios en cuero, etcétera.

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

En el Momentum -3.941 €-, se añaden los sensores de aparcamiento traseros, sensor de lluvia con detección de túnel, equipo de sonido de alto rendimiento con Bluetooth, consola central de aluminio, volante con inserciones metálicas y llantas de aleación de 17 pulgadas.

Como versión más equipada se encuentra el acabado Summum -5.961 €-, que añade a lo anterior el cuadro de instrumentos digital, asientos con ajuste eléctrico, reposabrazos trasero con posavasos y llantas de aleación de 17 pulgadas con diseño “Rex”.

Los acabados R-Design son los más deportivos; incluyen añadidos tanto interiores como exteriores para darle una imagen más agresiva. Está disponible combinado con los acabados Kinetic –4.909 €– y Momentum –6.240 €-.

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

La unidad de pruebas se corresponde con el acabado Momentum, al que se le han añadido el Pack Light -1.331 €-, el Pack Security -1.331 €-, el color gris Argenta –1.161 €– y el techo solar –1.028 €-, con un precio de venta de 37.992 €.

Con respecto a sus rivales, el Volkswagen Passat 1.6 TDI BMT de 105 CV parte de los 27.310 €, el Audi A4 2.0 TDI de 120 CV de los 32.200 €, el Opel Insignia 2.0 CDTI ecoFLEX de 120 CV de los 26.175 € y el Peugeot 508 1.6 HDi 115 CV de los 21.370 €.

Comportamiento

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

Al volante del S60, lo primero que nos llama la atención es la gran sensación de calidad que transmiten sus acabados, los mandos están situados a mano y su ajuste es muy bueno. El habitáculo está perfectamente aislado de los ruidos exteriores y la postura de conducción es lo suficientemente cómoda para afrontar largos trayectos sin fatigarnos.

La suspensión es confortable, absorbiendo las irregularidades de la carretera sin molestias para los ocupantes. Es más bien blanda, lo que hace que en curvas enlazadas a velocidad alta muestre algo de balanceo y cierto carácter subvirador, que es corregido rápidamente por las asistencias electrónicas de tracción. En opción se puede montar un chasis deportivo -484 €- con regulación en varias posiciones dependiendo de las necesidades.

Los frenos responden bien a nuestra demanda y su capacidad está proporcionada con respecto a las características y peso del vehículo.

El motor de 1,6 litros y 115 CV invita a una conducción tranquila y eficiente, y es el complemento perfecto a un chasis y suspensiones pensados para la comodidad. Su respuesta es moderada, aunque suficiente para la mayoría de las circunstancias del día a día. Hay que circular por una carretera de doble sentido, o encontrarse con alguna incorporación complicada a una autopista para darnos cuenta de las carencias de este propulsor.

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

En adelantamientos, necesitaremos bastante previsión para culminarlos con garantías, con la necesidad de jugar con el cambio de marchas más de lo que nos gustaría para mantener el motor en su régimen de entrega máxima de potencia.

Su hábitat es la autopista, donde el confort y la suavidad de marcha se complementan con un consumo de combustible excelente, por debajo de los 5 litros a los 100 a 120 KM/H. En ciudad, el consumo no se dispara como en otros modelos, estableciéndose poco por encima de los 6 litros. La media de la prueba, alternando 50% de ciudad, 10% de carretera y 40% autovía ha sido de 5,9 litros, una cifra muy buena si tenemos en cuenta que nuestra unidad montaba neumáticos con medida 235/45/17.

Conclusión

Prueba: Volvo S60 D2 Momentum (equipamiento, comportamiento, conclusión)

El Volvo S60 se postula como una atractiva opción en el segmento D, donde ha conseguido encontrar su lugar gracias a un diseño atractivo, una gran calidad de materiales y un equipamiento tecnológico y de seguridad de primer nivel.

El equipamiento de la versión básica es escaso, como en la mayoría de sus rivales, siendo necesario acudir al acabado Momentum para dotar al S60 de los elementos que se esperan en una berlina de sus características. A su favor cuenta que su estética, además de atractiva, está poco vista en comparación con sus rivales directos.

En lo que respecta al propulsor D2, es un motor agradable de conducir y con un consumo excelente, aunque con carencias prestacionales que aconsejan decantarse, al menos, por el D3 de 136 CV. Un bloque más acorde a las dimensiones y peso del S60, y con un consumo medio homologado de 4,3 litros.

Lo mejor:
– Habitáculo
– Confort de marcha
– Consumo

 Lo peor:
– Lagunas en el equipamiento
– Maletero
– Prestaciones

Volvo S60 D2 Momentum

Fotos: |Catt|

Si te interesa esta noticia...