Reemplazo del filtro de combustible

0

El principal elemento que necesita un motor de combustión interna para alimentarse y poder funcionar es el combustible. Por eso es muy importante que este combustible llegue en las mejores condiciones a la cámara de combustión. Por lo general el combustible no suele tener muchas partículas extrañas, pero en ocasiones se pueden acumular en los depósitos o por otro tipo de causas.

El filtro de combustible lleva a cabo una función de limpieza del combustible en el momento en que éste sale del depósito en dirección a la cámara de combustión. Su elemento filtrante fabricado en celulosa y fibras semisintéticas filtra todo el combustible antes de llegar a los inyectores. Así evita posibles taponamientos en los inyectores que podrían llevar a un mal funcionamiento del motor. Otra función que llevan a cabo los filtros de combustible, especialmente en los motores diésel, es la de retener la humedad. Si esta humedad entrase en el motor, podría acabar dañando las piezas metálicas, por eso el filtro de combustible se encarga de retenerla.

El filtro de combustible necesita ser sustituido de manera regular para poder llevar a cabo su función sin problemas. De no ser así, éste puede llegarse a taponar y provocar problemas en el funcionamiento general del vehículo. Para evitar que esto ocurra, la mayoría de fabricantes recomienda realizar la sustitución del filtro de combustible aproximadamente cada 60.000 kilómetros.

 

Cómo se sustituye el filtro de combustible

Purflux es una marca perteneciente al grupo SOGEFI, especializada en la fabricación de filtros para automóviles. Su filtro de combustible está formado por un cartucho filtrante. El filtro Purflux mide 132 milímetros de altura y 107 milímetros de diámetro mientras que su diámetro interior es de 10 milímetros. Este filtro es compatible con diversos modelos de vehículos Citroën, Ford, Mazda, Peugeot y Toyota. A continuación, consideraremos cómo cambiar el filtro Purflux.

Sustituir el filtro de combustible de un coche resulta relativamente sencillo, sin embargo es necesario que este proceso sea llevado a cabo por expertos con el conocimiento y las condiciones necesarias para llevar a cabo este trabajo. Esto se debe a que al trabajar con combustible los peligros de acciedente son mucho más altos.

  1. Elevar el coche. Se debe aparcar el coche en un lugar llano que permita trabajar con comodidad. A continuación hay que levantar la parte trasera del coche mediante el uso de un gato y caballetes para gato.
  2. Con la ayuda de un destornillador de estrella hay que soltar la abrazadera que fija el filtro de combustible.
  3. Ahora es posible extraer el filtro sin problemas.
  4. Para realizar la extracción, se deben separar la sujeciones de entrada y salida, pero antes de sacarlo completamente hay que tener en cuenta poner un recipiente que recoja el combustible que caerá.
  5. Una vez retirado el filtro antiguo, es necesario conservar la goma que lo rodea para asegurar su estanqueidad. Esta goma deberá ser colocada de la misma forma en el nuevo filtro.
  6. Los filtros suelen tener unas flechas señalando la dirección de entrada y salida del combustible. Es necesario fijarse en ellas para poder instalarlo correctamente.
  7. A continuación se coloca el filtro en su compartimento y se vuelven a fijas las sujeciones.
  8. Por último se debe comprobar la instalación y revisar posibles fugas. Para ellos bastará con encender el motor durante 10 minutos y mientras se coloca un papel o trapo viejo para comprobar posibles fugas.
También podría gustarte