Motor, competición y nuevos lanzamientos

Salón de Los Ángeles: Nissan GT-R

1

En MotorAdictos tenemos ciertas reglas que separan las categorías de Deportivos y Superdeportivos, y si a priori el Nissan GT-R por potencia y cifras de motor debería estar en la primera, desde hace mucho tiempo que comparte categoría con, entre otros, el Ferrari Enzo o el Porsche 911 GT2 RS.

No es para menos cuando si ya de por sí el GT-R inicial era temiblemente rápido, el GT-R MY2012 lo es aún más. Mucho más. Gracias a unas mejoras tanto de motor como de aerodinámica y suspensión, el renovado coupé acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en… ¡menos de 3 segundos! Entra en la cifra del Bugatti Veyron, y eso es sencillamente increible.

El nuevo GT-R cuenta con el mismo motor Twin Turbo V6, pero con un añadido de potencia superior a los 45 caballos, dejando las cifras oficiales en 530 caballos. Prácticamente los mismos que el Porsche 911 Turbo S, pero jugando en ligas de distinto nivel. Al menos, en aceleración.

Pero por supuesto, la potencia no ha sido el único responsable de estas mejoras. Nissan ha mejorado notablemente la aerodinámica, incluyendo un rediseñado difusor trasero y pequeños detalles de carrocería. Además, la suspensión también ha sido mejorada globalmente.

Vía: Autoblog

http://www.autoblog.com/2010/11/17/2012-nissan-gt-r-la-2010/
Relacionado
  • 2cv

    A quien escribe el texto se vé que le encanta este coche, pero si hacemos caso de la realidad, al GT-R nunca se le a comparado con el Enzo o con el GT2 RS, sí con el 911 turbo a secas, cuya aceleración, en el caso del modelo de 480cv, estaba a par. El 911 turbo del 2010 (con 500cv) cuenta con una aceleración muy superior (ver las pruebas de toda la prensa especializada).
    El nuevo Nissan GT-R del artículo anuncia “menos de 3″ en el 0 a 100km/h. Otra cosa es, que cuando se pruebe, lo consiga. Como recordatorio, un TURBO S (530cv) declara 3´3 segundos y en los sucesivos test a dado entre 2´9 y 3´2 segundos. Eso no es estar en otra liga. Un VEYRON lo hace en 2´5” y eso sí es otra liga