Motor, competición y nuevos lanzamientos

Ssangyong Korando D20T 2WD Premium de 175 caballos (parte 1)

0

En esta prueba hemos tenido la suerte de contar con la colaboración de SsangYong que amablemente nos han prestado una de sus últimas joyas, el Korando, vehículo que mucho más interesante de lo que puedas pensar.

Es más, intentando no adelantarte mucho material que luego iremos poco a poco desmenuzando en nuestra peculiar prueba, habría que alentar a SsangYong a seguir trabajando en la línea presentada por este nuevo modelo con el que, sin lugar a dudas, conseguirá un futuro lleno de éxitos comerciales.

Con el Korando la marca coreana ha apostado por entrar de lleno en un sector cada vez más saturado de ofertas no muy bien diferenciadas a veces, mercado en el que seguro conseguirán asentar su futuro para posteriormente, tal y como estamos empezando a ver, comenzar a presentar nuevos modelos y versiones con los que conseguir remontar el vuelo.

ESTÉTICA

Sabiendo que el Korando iba a competir de tu a tu directamente con rivales de la altura por ejemplo del Ford Kuga, Opel Antara o Nissan Qashqai, quizás el alumno aventajado de la clase, no es de extrañar que SsangYong haya apostado por un diseño moderno y sencillo, en este aspecto hay que destacar antes de nada, al menos a mi juicio, su parecido excesivo con el Antara de Opel.

Ante ti encontrarás un vehículo de frontal imponente que, aun estando en el nivel más básico, destaca por sus líneas suaves revestidas de ciertos cromados para, todo unido, mostrar una delantera de lo más elegante y sobria sin caer en el error de recargarla, en este sentido, un 10 para SsangYong, sobre todo por apostar para este modelo por Italdesign como diseñador

Sin embargo, tal y como hablábamos en líneas anteriores, tendríamos que dar un pequeño estirón de orejas a los diseñadores encargados del proyecto, sobre todo cuando nos fijamos en la zaga ya que, si antes me resultaba muy parecida a la presentada por el Antara de Opel, después de conducirlo durante una semana y tener la oportunidad de aparcarlo precisamente junto a un Antara la solución tomada por SsangYong para los tres cuartos traseros del vehículo es prácticamente idéntica a la del modelo de Opel.

Aun así, no podemos dejar de mencionar que estamos ante un vehículo de 4.40 metros de largo, 1.83 metros de ancho y 1.67 metros de alto aunque en las fotos parezca más pequeño, vehículo que en su nivel más básico, acabado Premium cuenta con un equipamiento de lo más sofisticado que, a pesar de no contar con elementos incluidos de serie en la versión Limited como barras de techo o llantas de 18 pulgadas, supera con creces todas nuestras expectativas a nivel estético.

INTERIOR

Una vez dejamos de fijarnos en el exterior del vehículo toca el turno de abrir el coche y adentrarnos en su habitáculo donde lo primero que nos llamará la atención es precisamente una postura de conducción, muy elevada presidida por un enorme salpicadero de líneas simples, sutiles y bien acomodadas que no defrauda lo más mínimo gracias a su practicidad y la localización de todos sus controles, muy cercanos e intuitivos

En cuanto a calidad, no podemos pedir peras al olmo y todos los materiales son simplemente correctos para el precio del que parte este vehículo. Aun así, hay que destacar un salpicadero compuesto enteramente por plásticos duros, plásticos que, aunque normalmente están bien acabados hay algunas zonas que dejan que desear.

Por otro lado nos encontramos con unos asientos tapizados en tela con regulación en altura en el asiento del conductor que, unido a un volante ajustable en altura y profundidad hace que encontrar tu postura de conducción idónea sea cosa de niños.

Una vez nos encontramos a gusto dentro del coche toca el turno de fijarnos en los demás elementos para intentar familiarizarnos un poco con el nuevo vehículo, lo primero en llamarnos la atención es su volante, bien acabado, agradable al tacto y en el que se han incluido los botones necesarios para controlar el radiocassette, de serie con MP3 así como el manos libres Bluetooth.

Tras este nos percatamos de una instrumentación muy sencilla que básicamente cuenta con dos relojes, cuenta revoluciones y velocímetro entre los cuales encontramos, por primera vez en SsangYong con un ordenador de abordo compuesto por una pantalla LCD retroiluminada en un llamativo color naranja donde se nos muestran los parámetros típicos de este tipo de sistemas. Como curiosidad destacar que el botón para controlar el ordenador de abordo es esa especie de TRIP que en lugar de estar situado en la palanca de los limpias como es habitual ha sido ubicado de forma muy sutil en la consola central, a la izquierda del reloj y bajo la luz de avería.

Precisamente es en la consola central donde encontraremos prácticamente todos los controles de este espectacular Korando, de arriba abajo, encontraremos un cajón superior suficiente para guardar por ejemplo varios CD’S con caja y todo, equipo de sonido con dos salidas de aire a cada lado, bajo este, un pequeño reloj digital, los mencionados botones de avería, TRIP y desempaña lunas para finalmente incorporar los mandos del aire acondicionado y una pequeña guanterita donde poder dejar sin mayor problemas por ejemplo, en mi caso, la cartera y el móvil.

Hay que destacar los dos enormes huecos situados junto al freno de mano donde poder dejar con seguridad hasta dos botellas de medio litro o el enorme hueco bajo el posabrazos que, personalmente, aunque no especialmente grande sí que tiene el espacio suficiente para guardar muchas más cosas de las que podrías imaginar.

Dejando de lado este tipo de elementos nos centraremos en cosas mucho más tangibles y prácticas como son los elevalunas, automáticos en todas las puertas pero “a la coreana”, digo a la coreana precisamente porque tan sólo el del conductor es automático en cuanto a que con tan sólo pulsar una vez puedes bajar la ventana, pero solo eso, bajarla ya que para subirla, al igual que en los restantes, tendrás que mantenerlo pulsado, al menos es llamativamente rápido en ejercer su labor.

Antes de finalizar me gustaría hablarte de las enormes plazas traseras, algo solucionado de manera excepcional en el Korando y precisamente un aspecto en el que muchas otras marcas deberían tomar ejemplo del coreano gracias por ejemplo a que un adulto de, en mi caso 1.80, puede viajar sin ningún tipo de problema y totalmente cómodo, unido a esto hay que destacar ciertos elementos como al apoyabrazos central, extendido ha sido provisto de dos porta-latas muy cómodos. Como curiosidad, destacar que los asientos traseros son reclinables unos cuantos grados, suficiente para que cada pasajero viaje lo suficientemente cómodo.

En cuanto al maletero, quizás un aspecto sobresaliente en este modelo, estamos ante nada menos que 486 litros de capacidad, muy superior al resto de sus rivales que normalmente rondan los 400-420 litros de capacidad, con formas, tal y como puedes ver, muy regulares y aprovechables, sobre todo gracias a la red sujeta a cuatro anclajes muy útil cuando transportas objetos pequeños que no quieres que literalmente rueden.

Sin más, te espero en la segunda parte de la prueba.

Relacionado