Motor, competición y nuevos lanzamientos

El nuevo Suzuki Swift Sport llega con un 1.4 Turbo de 140 CV y menos de 1.000 kilogramos de peso

0

Suzuki ya ha desvelado su pelotilla más radical en el Salón de Fráncfort, el Swift Sport, con una fórmula que se mantiene casi intacta décadas después: una potencia humilde, pero a cambio, un peso muy contenido. El dicho de “no me dobles la potencia, divídeme el peso” llevado a su máxima expresión bajo el traje de un coche barato, asequible y que no renuncia a confort ni elementos de equipamiento que podemos encontrar en modelos de nuevo cuño.

Uno de los grandes cambios en este salto generacional es que finalmente el Swift Sport sucumbe también a la sobrealimentación, prescindiendo del motor 1.6 para recibir en su lugar el 1.4 BoosterJet de 140 CV con un par motor de 230 Nm desde las 2.500 hasta las 3.500 vueltas, acoplado exclusivamente a una caja de cambios manual de seis velocidades, que ahora presenta unas transiciones de marcha mas ergonómicas para el conductor al no requerir tanta fuerza para accionar el cambio.

El uso de la nueva plataforma Heartect permite reducir el peso en 80 kg, quedándose en unos más que sorprendentes 970 kilogramos, con un comportamiento dinámico de primer nivel, haciendo uso de amortiguadores Monroe delanteros, barras estabilizadoras de nueva referencia, además de rodamientos y buje en una única pieza para lograr una mayor rigidez. Respecto al Swift Sport saliente, tiene una distancia entre ejes 20 mm más larga, con una vía delantera y trasera 40 mm más anchas. La carrocería también reduce su altura en 15 mm y su anchura se amplía con 40 mm adicionales.

Estéticamente, cuetna con un frontal cuya parrilla hexagonal es la protagonista, además de un labio inferior con aspecto simil fibra de carbono. Las llantas son de 17 pulgadas con neumáticos 195/45, todo ello debidamente acompañado de unas taloneras específicas además del difusor trasero, alerón sobre el portón y la doble salida de escape que caracteriza a las últimas generaciones del modelo. Su interior cuenta con una instrumentación que dispone de temperatura de aceite y presión de turbo, asientos deportivos con costuras rojas a lo largo del habitáculo y una pantalla táctil de 7 pulgadas en el centro con navegador 3D y sistema de audio con Bluetooth.

Como comentábamos al inicio del artículo, de la misma forma que no renuncia a equipamiento enfocado al confort, lo mismo sucede con el apartado de asistentes a al conducción, contando con alerta de cambio de carril, asistente de luces de largo alcance, control de crucero adaptativo, frenadad e emergencia autónoma con una cámara dual (Dual Sensor Brake Support), además de alerta anti zigzagueo.

Suzuki Swift Sport

Si te interesa esta noticia...