Motor, competición y nuevos lanzamientos

¿Te importaría el lado del volante por cumplir un sueño?

4

Hoy, mientras circulaba por mi ciudad, he avistado un Mitsubishi FTO con matrícula nacional, un coupé de aspiraciones deportivas y un diseño atractivo que se fabricó entre los años 1994 y 2000 y que inicialmente sólo se iba a comercializar en Japón, pero la demanda por parte de algunos usuarios hizo que finalmente se exportara a países como Nueva Zelanda, Irlanda y Reino Unido.

Naturalmente, sólo se produjo con el volante a la derecha. Esto para muchas personas supone un inconveniente, sin embargo, para otras, no supone prácticamente ninguno, pese a que vayan a matricularlo y circular con el vehículo por la calle. ¿Qué problemas nos puede ocasionar conducir un vehículo con volante a la derecha por la calle, en un país donde se comercialicen vehículos con volante a la izquierda?

El primero y más importante, la visibilidad. A la hora de circular por ciudad, autopistas o autovías, el cambio de posición de conducción no nos puede suponer un problema, pero a la hora de circular por carreteras de doble sentido, con un sólo carril para cada sentido, los adelantamientos pueden suponernos un problema, ya que mientras que con un coche con volante a la izquierda podemos invadir ligeramente el carril contrario para ver bien si viene algún coche en sentido opuesto, o simplemente asomarnos con la cabeza, en un coche con volante a la derecha supone una labor mucho más compleja y peligrosa. A priori, despegándonos un poco más del vehículo que circula delante e invadiendo un poco más de carril contrario, deberíamos poder ver si vienen coches en sentido contrario sin problemas, y esos metros que perdemos dejando esa mayor distancia de seguridad respecto a un coche con volante a la izquierda no deberían ser problema, ya que normalmente, si importamos un coche con volante a la derecha, se trata en la mayoría de los casos de un bicho potente, exclusivo y goloso. Esa potencia será nuestro mejor aliado.

Otro de los grandes problemas, son, por ejemplo, a la hora de llegar a un peaje, o salir del parking de un centro comercial, que salvo que llevemos un acompañante montado en ese momento nos tocará bajar. Y esto es también aplicable si vamos a uno de los conocidos restaurantes de comida rápida que sirven también a los coches a través de una ventanilla.

Personalmente, he conducido algunos coches con volante a la derecha, y no me ha llevado más de media hora acostumbrarme. La posición de los pedales es idéntica, la posición de las marchas (salvando que cambias con la mano izquierda) es la misma, el cambio que más puede llegar a costarte acostumbrarte son las palancas de limpias/intermitencia, que están invertidas de lado.

Sin embargo, te preguntarás, ¿para qué quiero yo un coche con volante a la derecha si en el mercado nacional me puedo comprar uno con volante a la izquierda? Bueno, pueden ser varios los motivos:

– El principal y más importante: el precio. En UK, por ejemplo los coches tienen una devaluación considerable en el mercado de segunda mano si lo comparamos con otros países, según dicen, uno de los motivos es porque al ser uno de los cuatro países de Europa, y el más importante, donde se venden coches con volante a la derecha, al no tener estos salida en Europa, tienen esa devaluación.

– Que hayas sido residente de un país como Reino Unido, y si tu coche no es muy común o caro, optes por traértelo a tu país natal. En el caso de que por ejemplo te lo traigas a España, si has sido residente durante más de cierto tiempo en UK, los gastos de matriculación, homologación y cambio de nombre aquí son muy económicos.

– Que el modelo que buscas se comercializara muy poco en España, y las unidades que haya a la venta no te convezcan, y que en el resto de Europa su cotización sea elevada. Se me ocurre un ejemplo así a bote pronto: el Toyota Supra MK4 Twin Turbo, donde en España y Europa tiene una cotización bastante elevada, pero luego puedes encontrar unidades en UK y Japón a precios muy asequibles.

– Que estés enamorado de un coche que no se comercializó en Europa.

¿Y por qué he centrado mi atención más en UK que en Japón? Principalmente, porque en UK es posible encontrar una amplia gama de modelos, a precios muy ajustados y razonables, pudiendo también encontrar muchos modelos que han sido importados de Japón, puesto que allí es algo que está a la orden del día. Además, con lo asequible que sale hoy en día volar gracias a ciertas compañías low cost, prácticamente podemos viajar allí, verlo, y si nos convence, traérnoslo nosotros mismos.

¿Quieres que te ponga algunos ejemplos? Ok, vamos allá:

Mitsubishi Lancer Evo Tommi Makinen. Precio aproximado en España: unos 40.000 euros (si tienes la suerte de encontrar uno). Precio aproximado en UK: desde 6.000 libras (7.500 euros)

3713066-3

Toyota Supra MK4 Twin Turbo manual. Precio aproximado en España: desde 20.000 euros. Precio aproximado en UK: desde 8.000 libras 10.000 euros.

4099811-1

Nissan 200SX (aplicable tanto a S13 como a S14/A). Aquí la diferencia de precios realmente no es tanta entre modelos de serie, pero si te digo que por 4.000 libras -5.000 euros- que aquí te costarían más del doble puedes hacerte con unidades con una preparación de 350 CV, la cosa cambia, ¿eh?

4116412-2

Renault Clio V6 phII. En UK, aproximadamente desde 9.000 libras (11.300 euros). En España, aproximadamente, desde 20.000 euros.

4269305-1

Lotus Elise S1. Precio aproximado en UK: desde 6.000 libras (7.500 euros). Precio aproximado en España: desde 15.000 euros, y además hay muy pocas unidades disponibles.

4218538-1

 

Obviamente, hay casos en los que no interesa por el poco ahorro que nos supone una unidad de UK matriculada aquí (suponiendo que no hayamos sido residentes), respecto a una unidad nacional. Pero como he comentado anteriormente, el precio a veces no es el único factor.

Si el coche que importemos va a estar exclusivamente destinado a tandas aún mejor, porque no tendremos que preocuparnos de buscar a una empresa que nos lo homologue y matricule.