¿Preocupado por tu privacidad? El Bugatti Chiron no es tu coche

0

Con el uso masivo de los smartphones en nuestras vidas, hemos perdido por completo la privacidad que teníamos hasta la fecha. Eso, unido a cada vez más sistemas de control establecidos por los gobiernos hacen que sea muy difícil tener una privacidad real a día de hoy.

Pero… ¿qué pasa con los fabricantes de coches? ni ellos mismos se libran. Si hace no tantos años, muchos nos escandalizamos con las modalidades de seguro en las que cuales te ofrecían una sustancial rebaja de la póliza a cambio de realizarte un seguimiento constante vía GPS, ahora, algunos fabricantes de vehículos están implementando sistemas de telemetría que se comunican constantemente con la central y suministran un torrente de datos contínuo que no gustará a todos, con independencia de la finalidad que tengan los mismos.

El Bugatti Chiron es uno de esos vehículos de producción que cuenta con uno de los sistemas de telemetría más avanzados del mundo, heredado directamente de la Fórmula 1 o DTM, y para encontrar un sistema similar en un coche de producción, tenemos que irnos a Koenigsegg. Ahora bien, afortunadamente, en el caso de Bugatti, este sistema únicamente se instala en caso de que así lo quiera el cliente. No es novedad en cualquier caso dentro de la marca, puesto que el Veyron ya contaba con un sistema similar, aunque no tan avanzado tecnológicamente como el del Chiron.

Pero… ¿qué ventajas aporta al cliente? ¿qué obtiene a cambio de poner en bandeja su privacidad? A través de 10.000 señales diferentes, este sistema está en comunicación permanente, esté el motor encendido o no, llegando a abarcar desde el motor hasta el sistema de infoentretenimiento, y en el cual, tal y como pone como ejemplo Bugatti, si el propietario no se ha percatado de que la rueda delantera izquierda no tiene la presión correcta, el sistema de telemetría informa autómaticamente a la fábrica y un técnico se pone en contacto con el cliente para informarle del problema.

También resulta útil para evitar el robo del vehículo, ya que envía cualquier actividad sospechosa que detecte, como por ejemplo, si se carga en un camión (método más habitual para robar estos vehículos).

¿Preocupado por tu privacidad? El Bugatti Chiron no es tu coche

El cerebro es una pequeña caja de aluminio que tan sólo mide 14 centímetros de ancho, 5 de alto y 10 de largo y que es la encargada de procesar la información procedente de todas las unidades de control del vehículo para posteriormente derivarla a la marca.

Además de los técnicos que nos informarán en caso de cualquier problema, también la marca cuenta con lo que denominan “doctor volador”, tres mecánicos altamente cualificados y especializados en el modelo, cada uno de ellos correspondiente a una región geográfica diferente del mundo para abarcar la totalidad del mismo y que en caso de que un vehículo necesite de la asistencia presencial de la marca, uno de estos mecánicos volará a la ubicación del vehículo sin importar la hora que sea a fin de poder asistirnos mejor con el problema que tengamos con él.

Si te interesa esta noticia...

Update CMP