Motor, competición y nuevos lanzamientos

Toyota también apuesta por la conducción autónoma para el futuro

0

Nissan ya nos anunció hace algunos días su intención de que para 2020 quiere comercializar vehículos de conducción autónoma. Era lógico que sería sólo cuestión de tiempo que otros de sus rivales nipones también anunciaran sus estrategias en este campo, y muy en especial, por parte de uno de los mayores productores de coches a nivel mundial en la actualidad, como lo es el grupo Toyota.

Bajo el nombre de AHDA (son las siglas de conducción automatizada en autopista, en inglés), Toyota está desarrollando desde hace un tiempo dos tecnologías para automatizar la conducción de los vehículos en las carreteras, que espera tener en vehículos de producción en el mercado a partir de la mitad de la actual década, es decir, sobre 2015-2016.

AHDA, aunando dos tecnologías de conducción autónoma

Básicamente, el AHDA aúna dos tecnologías: control de alerta de cambio involuntario de carril y control de crucero adaptativo-cooperativo. Con estas dos tecnologías, lo que se pretende es automatizar la conducción por completo a la hora de circular por autopistas, con el objetivo primordial de mejorar la seguridad vial a la hora de circular por estas y que las distracciones no puedan suponer un riesgo de accidente como sí que lo suponen en la actualidad. Ambas tecnologías están aún en desarrollo, puesto que hay que perfeccionar bien su funcionamiento antes de introducirlas en el mercado, puesto que la conducción autónoma son ya palabras mayores.

En el caso del control de trayectoria de carril, su funcionamiento se basa en la información obtenida a través de unas cámaras que controlan la señalización de la calzada y un rádar de ondas milimétricas, realizando las correcciones necesarias para mantenerse dentro del carril (por tanto, tiene control sobre el sistema de frenos, dirección y acelerador). Por su parte, el control de crucero adaptativo-cooperativo se comunica inalámbricamente con el resto de vehículos colindantes para transmitirse información de forma que así pueden mantener una velocidad más segura de crucero.

Tampoco quieren dejar de lado la seguridad de los peatones, con un dispositivo de precolisión que se encuentran desarrollando para evitar impactos con los peatones (y que toma el control de sistemas como la dirección asistida, frenado automático y la fuerza de la frenada en la precolisión), que puede evitar –o al menos, reducir– tanto colisiones que puedan producirse porque el coche circule a más velocidad de la adecuada o porque un peatón cruce una calle repentinamente. En algunos casos, el sistema puede tomar el control de la dirección del coche para esquivar al peatón en caso de colisión.

En caso de que la colisión vaya a ser inminente, también se activan múltiples alarmas sonoras y visuales en el habitáculo a fin de que el conductor pueda realizar también maniobras para intentar evitar a toda costa la colisión.

Relacionado