Vídeo: El Toyota Supra (A90) y BMW Z4 (G29) cara a cara. ¿Quién ganará?

0

Dos deportivos diferentes en concepto: uno es un coupé, el es un roadster. Pero tienen un nexo común: su ADN es compartido, gracias a su motor B58 de 3 litros y seis cilindros de origen BMW, la misma caja de cambios o la misma plataforma. Si bien, pese a compartir estos elementos, cada marca ha aportado su capa de valor para poder adecuarlo más a su clientela.

Pero sin embargo, hasta la fecha no habíamos tenido ocasión de verlos enfrentados en una drag race. A priori, cabría pensar que compartiendo los 340 CV de potencia entre las 5.000 y 6.500 rpm, con 500 Nm de par entre las 1.600 y 4.500 vueltas, tendríamos que esperar un resultado muy similar saliendo desde parado, ¿verdad?

En la teoría es así… siempre que no tengamos en cuenta que el Z4 se ve lastrado por los refuerzos estructurales de su carrocería para compensar la pérdida de rigidez por el techo. A lo que hay que sumar el mecanismo de plegado de la capota, y si bien es cierto que un coche con techo de lona siempre será considerablemente más ligero que uno con techo duro retráctil, también es cierto que se verá ligeramente lastrado por este motivo frente a un coupé. De hecho, la diferencia, entre ambos no es muy abultada: el Supra detiene su báscula en los 1.570 kg, mientras que el Z4 lo hace en los 1.610 kg.

Y entonces… ¿qué pasa si los enfrentamos? Pues en el cuarto de milla, como era de esperar, el Supra logra aventajarlo, sacando medio segundo de ventaja en completar los 400 metros. Es una diferencia que resulta difícil achacar únicamente a la escasa diferencia de peso existente, por lo que no sería descartable que se deba a que el Supra esté dando más potencia de la anunciada, tal y como te contamos ya así.

También hay una prueba de frenado, y en este caso, es el Z4 quien logra imponerse, aunque con escasa ventaja, eso sí.

 

Si te interesa esta noticia...