Motor, competición y nuevos lanzamientos

Vídeo: Los latidos del corazón del Lexus RC F

0

La división australiana de Lexus junto con Tricky Jigsaw, que es la división tecnológica y creativa de la agencia M&C Saatchi Australia con una característica que en los tiempos de oro del tuning en España hubiera causado aunténtico furor.

Se trata, ni más ni menos, de una pintura que mide el ritmo cardiaco del conductor y lo plasma en la carrocería fosforescente exterior, afianzando así el vínculo existente entre el hombre y la máquina pero también haciéndolo público al resto de usuarios.

El funcionamiento del sistema consta de dos partes. Por una, los sensores encargados de la monitorización de los datos relativos a los latidos del conductor que posteriormente se transfieren a través de una pintura electroluminiscente capaz de reaccionar a las pulsaciones eléctricas que recogen y envían los sensores.

Evidentemente, un proyecto así no es nada sencillo y tardó seis meses en llevarse a cabo. Pero lo que está claro es que más allá de lo llamativo que resulta, visto de otra forma, también podría tener múltiples aplicaciones en el campo de la seguridad vial en el futuro para alertar a otros conductores en función del estado anímico del conductor.

 

Relacionado