Motor, competición y nuevos lanzamientos

En vivo: Cadillac CTS-V, desde Detroit y con 640 caballos

0

El Cadillac CTS-V ha sido con diferencia la mejor y mayor apuesta de General Motors para el Salón de Detroit. La nueva generación del CTS-V da un salto espectacular y se posiciona automáticamente como el cuatro puertas más rápido jamás construido por el gigante norteamericano, y motivos para ello no faltan.

La unidad de exposición que Cadillac ha llevado al NAIAS está pintada en blanco y muestra numerosos accesorios del kit aerodinámico en su color natural, fibra de carbono. Elementos como el nuevo kit aerodinámico, las entradas de aire en el capó, las llantas exclusivas de 19 pulgadas en aluminio… detalles que marcan la diferencia, pero que no dejan de ser un acompañamiento al protagonista de esta historia, que reside bajo el capó. 

V8, turbo y 640 caballos

En vivo: Cadillac CTS-V, desde Detroit y con 640 caballos 1

El bloque motor es una unidad V8 de 6.2 litros que ya vimos en el nuevo Corvette C7 Stingray, y que en esta caso está preparado y optimizado para otorgar 640 caballos de potencia neta a las ruedas traseras del Cadillac CTS-V. La transmisión que va unida a este motor es automática de 8 velocidades, y en conjunto con un total de 855 nm de par motor, el CTS-V acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 3.8 segundos. La velocidad máxima supera los 320 km/h, y esto da un buen indicio de que estamos ante un auténtico cuatro puertas, con prestaciones de exótico de altos vuelos.

Las mejoras que acompañan este bloque motor son innumerables, incluyendo un esquema de suspensión y frenado (Brembo con discos perforados) totalmente nuevos, diferencial autoblocante… una sartén de novedades para una berlina que en Europa hará temblar a los alemanes, y de qué manera.

En vivo: Cadillac CTS-V, desde Detroit y con 640 caballos 3

En vivo: Cadillac CTS-V, desde Detroit y con 640 caballos 2

Vía: GM