Motor, competición y nuevos lanzamientos

El Volvo XC90 tendrá dos versiones Polestar, diésel y gasolina

0

Volvo anuncia en el Reino Unido que están trabajando a fondo en el XC90 Polestar, algo que ya os adelanté en otoño del año pasado y del que ahora conocemos más información. Porque el XC90 Polestar existirá en dos guisas diferentes, se podrá adquirir tanto gasolina como diésel y si bien esto es una fascinante y estupenda notiica, lo que quizás no es tanto es que el XC90 Polestar de gasolina no superará -en teoría- al actual tope de gama, el XC90 T8 híbrido, que desarrolla 400 caballos de potencia a través de un motor de combustión interna y un propulsor eléctrico.

El Volvo XC90 es la actual estrella de la marca sueca, y con diferencia. Porque han pasado muchos años desde que el XC90 que todos hemos conocido desde mediados de la pasada década ha estado entre nosotros, siendo uno de los iconos por excelencia de la marca europea que ha cosechado un tremendo éxito tanto en Europa como en España. Mirando hacia adelante el futuro del XC90 es muy prometedor, porque es más premium que nunca y el diseño y la imagen es de un SUV mucho más premium y directo a competir para ganar a los europeos más exigentes. 

El T8 será el rey indiscutible, y con razón

El Volvo XC90 tendrá dos versiones Polestar, diésel y gasolina 1

Volvo ya nos contó las maravillas que ofrece el XC90 T8, calificado por la firma sueca como T8 Dual Engine por el uso en plena armonía de un bloque motor de 2 litros y 4 cilindros turboalimentado que desarrolla 321 caballos (en un SUV de estas dimensiones, ¡ojo!) y un motor eléctrico que otorga otros 80 cv adicionales. La marca sueca quiere que el XC90 híbrido marque las tintas en la gama y que el XC90 Polestar gasolina parta de la base estándar del T6 y se posicione como el más radical y dinámico de la casa, pero sin pasar por encima del súmmum híbrido. Para que nos hagamos una idea, el XC60 T6 R-Design, que cuenta con un aspecto más dinámico y un kit aerodinámico que es la antesala del Polestar, cuenta con el mismo bloque motor y la potencia base se cierne en 321 caballos. Exprimiendo un poco más el motor y reduciendo el peso y mejorando el dinamismo con una altura sobre el suelo reducida y frenos de mayores dimensiones, entre otros goodies, una potencia cercada en 360 o 380 caballos por ejemplo, es lo más previsible. Las cuentas con el XC90 T8 tendrán que verse en circuito, donde no podrá ganar bajo ningún concepto al híbrido será al menos, en consumos.

El XC90 Polestar diésel dara que hablar

La versión más potente diésel del SUV sueco es el D5 R-Design, que porta un 2.0 litros turbodiésel de 4 cilindros y que desarrolla 221 caballos a las 4 ruedas. Pensando en el X6 M50d como principal benchmark por sus 381 cv de potencia, no parece muy claro que sea fácilmente alcanzable, pero… Volvo lo intentará, pensando ante todo que estará sensiblemente por detrás del XC90 Polestar de gasolina. Mirando hacia adelante, habrá que esperar al menos hasta mediados del 2016 para verlo en las calles. Quizás en el Salón de Ginebra del próximo año.

Vía: Auto Express

Relacionado