En 1976 ya existió un Volkswagen Golf eléctrico: Elektro-Golf I

0

Aunque la transformación eléctrica nos parezca algo totalmente novedoso, tecnológicamente avanzado y disruptivo, lo cierto es que no pocos fabricantes coquetearon ya en el siglo XX con vehículos 100% eléctricos. Incluso el mismísimo Volkswagen Golf, quien lo pudo disfrutar en la primera generación del modelo.

En 1973 se dio lugar a una crisis del petróleo que experimentó fuertes aumentos en el precio del crudo y que en el caso de Volkswagen, coincidió prácticamente -con unos meses de distancia- con el lanzamiento de la primera generación del Golf. Para poder salvaguardar la viabilidad de negocio de la compañía, se pusieron rápidamente a trabajar en una alternativa que les permitiese mantenerse al margen de la inestabilidad de los precios del crudo, o por lo menos reducir la enorme dependencia del mismo.

En 1976 ya existió un Volkswagen Golf eléctrico: Elektro-Golf I

Es por ello que tan sólo dos años después, en 1976, presentaron el Elektro-Golf I, que prescindía de su motor de combustión de 75 CV por un bloque eléctrico con una potencia de 27 CV ubicado en el lugar de la caja de cambios. Hacía uso de unas primitivas baterías de 16,6 voltios cargadas mediante un enchufe convencional de 220 voltios y cuyo proceso de carga completa necesitaba de 12 horas, estando almacenadas en la parte trasera del automóvil y perdiendo por tanto parte de su capacidad de carga. Esto le permitía poder rodar unos 50 kilómetros como máximo en cada ciclo de carga y además no podía rebasar los 100 km/h.

Sin embargo, tan sólo se produjeron 20 unidades del Elektro-Golf que usaban fundamentalmente los ingenieros de la firma en sus desplazamientos diarios a modo de prueba piloto y sin idea de llegar a producción, pero sí para poder madurar dicha tecnología y poder encaminarla a hacer algo viable en un futuro. Además, conviene destacar que su media de producción era muy baja, con aproximadamente 3 coches anuales, y estando en activo desde 1976 hasta 1981. Sin embargo, algunas de dichas unidades estuvieron en circulación hasta el año 1986.

A día de hoy es posible ver una de ellas en la Gläserne Manufaktur de Dresde. Además, Volkswagen no se detuvo aquí, ya que en su segunda generación también hubo un Golf eléctrico, aunque en este caso con una producción de 70 unidades. En cualquier caso, si tienes alguna de las primeras generaciones del Golf con motor térmico, es bastante probable que sí que estés interesado en seguir cuidándolo, manteniéndolo, protegiéndolo con un buen seguro (como los de esta web): son un valor al alza cada vez más escaso, aunque eso sí, no tanto como las variantes eléctricas de antaño.

En 1976 ya existió un Volkswagen Golf eléctrico: Elektro-Golf I

Si te interesa esta noticia...