Motor, competición y nuevos lanzamientos

Ya es posible tener 250 CV en tu Mazda MX-5 ND recurriendo a la sobrealimentación gracias a BBR

0

Aunque el Mazda MX-5 se ha resistido hasta el día de hoy a la sobrealimentación (cuando hasta incluso, su primo el Fiat 124 Spider cuenta con ella), no ha sido nunca óbice para que los numerosos preparadores que ofrecen un amplio elenco de piezas para prepararlo, ofertaran kits de potenciación con los que poder incrementar su potencia de manera considerable.

En la cuarta generación ya van comenzando a aparecer preparaciones cada vez más interesantes (algunos incluso se atreven a meter un motor V8 dentro de su vano motor), como la que nos acaba de mostrar el preparador británico BBR sobre la base del 2.0 SkyActiv-G, en la que a través de un Stage 1 formado por un turbo twin-scroll TSX30-71R, filtro de aire K&N de alto flujo, downpipe, intercooler frontal de aluminio, ECU firmada por Starchip / EcuTek RaceRom para la gestión electrónica, permiten elevar la potencia hasta los 250 CV y 320 Nm de par.

Gracias a este aumento de 90 CV de potencia, y gracias a que parte de una base muy ligera con una buena relación peso/potencia, se sintetiza en una mejora sustancial en algunas de cifras prestacionales, como el 0-96 km/h que pasa a ser ahora de 5 segundos (en el modelo de serie son algo más de 7 segundos) con una velocidad limitada a 250 km/h.

Esta primera fase de potenciación por supuesto se realiza con los internals del motor de serie, y según BBR no se merma la fiabilidad puesto que la presión de soplado del turbo es bastante conservadora para preservar la mecánica, soplando a únicamente 0,5 bares. Eso sí, se encuentran trabajando en componentes forjados para su motor a fin de poder sacar kits de potenciación que permitan pasar la barrera de los 300 CV.

¿El precio de dicha preparación? Algo más de 5.200 euros, a lo que habría que sumar en el caso de nuestro país los gastos de homologación y el proceso asociado (que no es trivial).

 

Relacionado