Motor, competición y nuevos lanzamientos

ABS: 30 años entre nosotros

0

ABS

Qué rápido pasa el tiempo, ¿verdad? Parece que fue ayer cuando sólo unos pocos coches de alta gama contaban con ese excelente sistema de seguridad activa que ha dejado su huella en la gran historia del automóvil. Estamos hablando, por supuesto, del ABS (Antilock Brake System).

El ABS es un sistema de antibloqueo de frenos y que prácticamente todos los fabricantes del mundo lo denominan igual por la popularidad que ha adquirido bajo ese nombre. Este sistema evita que las ruedas se bloqueen a la hora de realizar una frenada fuerte con el vehículo.

Inicialmente, su desarrollo se realizó pensando en su empleo en aviones, ya que necesitan realizar fuertes frenadas al tomar tierra. La primera patente del sistema la ostentó en 1936 Robert Bosch, pero inicialmente era lento y tenía numerosas averías. Más tarde, Bosch, junto con la firma alemana Mercedes, comenzaron a investigar conjuntamente el sistema, hasta que en 1970 llegó la primera generación del ABS.

Sin embargo, no fue hasta la aparición de la era digital cuando se pudo desarrollar un sistema ABS que fuera realmente efectivo. Así pues, en el año 1978, se incorporó el ABS a un coche fabricado en serie, más concretamente, al Mercedes Clase S, el buque insignia de Mercedes, que podía equiparlo de forma opcional.

Con el paso de los años, gracias a una reducción de peso del sistema y gracias al desarrollo de nuevas “versiones” del ABS, unido a reducción de precio del sistema y más exigencias por parte de los países y consumidores, se ha ido incorporando paulatinamente en los automóviles, en un principio de forma opcional y poco después de serie en los modelos de gama alta, posteriormente en los de gama media y finalmente en los de gama baja. Hasta el año 1989, no comenzó su despegue industrial y recientemente, en el año 1999, se celebró la producción de 10 millones de sistemas ABS.

Desde el 1 de Julio año 2004, gracias a un acuerdo voluntario realizado entre fabricantes de automóviles, todos los turismos que se comercializan en la Unión Europa lo llevan de serie. Es imposible calcular las cifras de vidas que ha podido salvar, pero si en algo podemos estar todos de acuerdo es que han sido muchas.

Vía: El mundo motor
Más información: Monografias y Wikipedia

Si te interesa esta noticia...