Motor, competición y nuevos lanzamientos

El Aston Martin DBX ya está más cerca, no solo será eléctrico

0

Durante el pasado año, el Aston Martin DBX hizo acto de presencia en el Salón del Automóvil de Ginebra como una apuesta decidida de la marca británica, en guisa de prototipo y con claras aspiraciones de aterrizar en el mercado como modelo de producción. De hecho, Aston Martin confirmó poco después que el DBX llegará al mercado, y de esta manera, se consolidará como el primer crossover o todoterreno urbano jamás fabricado por la marca inglesa.

¿Cuál es el propósito del DBX? En Aston Martin lo tienen claro: quieren continuar rentabilizando la marca, lanzar modelos más exclusivos, y tener un pilar de ventas fundamental que sea clave en aumentar notablemente las ventas anuales. Es por ello que el DBX llegará al mercado antes de que finalice la década, y ojo, porque no solo será eléctrico como el prototipo inicial.

El DBX que vimos en Ginebra debutó con un tren de propulsión eléctrico, que además ofrecía tracción integral. El set-up del DBX final será muy similar, con una potencia y unas prestaciones en teoría por encima del Tesla Model S P100D, y con todo el lujo y esencia británica de Aston Martin. Pero yendo más allá, también comercializarán el DBX con motores de combustión interna, y previsiblemente veremos dos versiones, un V8 “de acceso” que rondará los 480 caballos y un V12 que superará los 600 caballos, con el fin de competir cara a cara con el Bentley Bentayga, aunque a priori el Aston Martin será de menor tamaño y más compacto.

Aunque el Aston Martin DBX será un modelo mucho más comercial, los británicos no aumentarán drásticamente el número de unidades construidas anualmente, de hecho, no se espera que aumenten más allá de 7.000 unidades anuales. Quieren encontrar el punto perfecto en la balanza, y aquí jugará un papel fundamental el DBX.

Relacionado