Motor, competición y nuevos lanzamientos

El futuro de Aston Martin pasará por el éxito del DBX y la “hibridación”

0

A lo largo de estos últimos meses hemos leído y analizado propuestas de Aston Martin que pasan claramente por girar hacia el mercado de los eléctricos e híbridos. Una decisión que en Aston Martin seguirán al pie de la letra porque estamos entrando en una etapa donde la marca británica, cada vez tiene menos repercusión en el mercado de deportivos de alta categoría. No voy a decir que sea un previo a una posible desaparición como marca, pero sí está claro que en Aston Martin, necesitan mucho más.

Junto con la idea de desarrollar un Rapide eléctrico y con 1.000 caballos para competir con el Tesla Model S y todas las berlinas eléctricas que seguirán, la producción y comercialización del crossover de la marca, el Aston Martin DBX, será el siguiente paso a realizar con el fin de conquistar sobre todo, mercados como el norteamericano o el asiático. Por el momento, ya está confirmado que el DBX será híbrido y que marcará los primeros pasos de la nueva estrategia de Aston Martin.

El primer Aston Martin eléctrico tendrá que esperar

Aston Martin estudia lanzar un eléctrico, basado en el Rapide y con 1.000 caballos 2

El proyecto de una berlina deportiva de altas prestaciones y sin ningún tipo de motor de combustión interna ha sonado con mucha fuerza en la marca inglesa. No obstante, los altos costes de desarrollo y la virginidad que hay aún en el mercado forzarán la congelación de este proyecto hasta como mínimo, 2020. Hasta entonces los británicos se centrarán en comercializar tanto el DBX, como el sucesor del mítico DB9, que ya se baraja como Aston Martin DB11.

A diferencia del DB9, Aston Martin comercializará el DB11 con nuevos motores, mayoritariamente de ocho cilindros y con turbocompresores. Es interesante recalcar que el V8 de 4.0 litros que portará el DB11 se espera, en principio, que sea el mismo que porta el Mercedes AMG GT, un motor alemán que ayude en ahorro de costes y permita al DB11 ofrecer potencias superiores a los 500 caballos. Yendo más allá, no se cierra la puerta al V12 de 6.0 litros como tope de gama y mayor exclusividad, como resquicio para los más puristas y los que aún no estén preparados para ver un nuevo DB9 turbo, y quién sabe si incluso con tecnología de híbrido.

El DBX también es candidato a portar el ocho cilindros de Mercedes y AMG

Los rumores iniciales que llegaron en torno al DBX hablaban claro y ponen sobre la mesa un sistema de propulsión híbrido compuesto por al menos tres motores eléctricos, y un motor V8 de 4.0 litros que será el mismo que el del DB11. Dos de los tres motores se instalarán en el eje trasero y uno de ellos junto a la transmisión. Siendo así, el DBX será un crossover de altas prestaciones, con tracción total, y con una potencia que puede llegar a los 700 caballos sin demasiados problemas.

¿El objetivo principal? Duplicar las ventas

Aston Martin ya dejó entrever que actualmente necesitan renovar y por completo la gama de modelos, ya que las cifras de ventas anuales no superan las 7.500 unidades y en la casa británica ven esta cifra muy, muy insuficiente. El DBX y el DB11, serán piezas clave para el futuro de la marca, y esto va muy en serio.

Relacionado