El Gobierno vuelve al uso del hormigón en la construcción de carreteras: ¿Qué ventajas tiene?

0

El último tramo de la A-33 que conectará Murcia y Valencia ha sido autorizado por parte del Gobierno para que su construcción se realice con hormigón en lugar de mezclas bituminosas. Este tramo contará con 16 kilómetros de longitud y su decisión ha despertado una serie de incógnitas que vamos a poner de manifiesto aquí.

Como bien sabrás, tras el estallido de la crisis inmobiliaria en España, el consumo de cemento cayó en picado, y si bien está experimentando un ligero repunte estos últimos años por el auge de la construcción, lo cierto es que el consumo de cemento sigue estando por debajo de los niveles de pre-crisis. Es por ello que para las empresas cementeras, representadas por la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop), este anuncio se ha celebrado con júbilo y se ha animado al gobierno a seguir empleándolo en nuevas construcciones de carreteras.

Pero… ¿qué ventajas nos ofrece el hormigón frente a las mezclas bituminosas? Su coste inicial es mayor, aunque la ventaja es que a largo plazo, su coste es inferior, debido a que mientras que el asfalto tiene 15 años de media de vida útil, los pavimentos de hormigón ofrecen 45 años de media, pudiendo además realizar la producción del hormigón en las proximidades de cada obra.

También, al ofrecer menor resistencia a la rodadura de vehículos, redunda directamente sobre ellos, ya que permitirán ofrecer un menor consumo de combustible, y por ende, menor contaminación. Eso sí, por contra, el hormigón es más confortable y menos ruidoso para el conductor.

El tramo concreto está ubicado en la autovía A-33 entre Murcia y Valencia por el interior, carretera que cuenta con un total de 212 kilómetros, 46 menos que por la costa. Eso sí, el Ministerio de Industria apunta a que la elección del hormigón no será generalizada -ya sea para construcción de nuevas carreteras o mantenimiento de las actuales-, sino que en esta ocasión se ha optado por él por este caso concreto.

Conviene recordar que en otros países como Alemania o incluso Estados Unidos el uso de hormigón en las carreteras es una práctica muy extendida, mientras que en España sucede todo lo contrario, ya que hemos apostado hasta la fecha masivamente por mezclas bituminosas.

 

Si te interesa esta noticia...