El sucesor del Land Rover Defender supondrá un cambio estético radical

0

Tras la noticia de la “jubilación” del actual Defender por no cumplir las exigencias actuales en materia de emisiones y seguridad, sólo quedaba saber la postura que iba a adoptar la marca para abordar su renovación. Recientes declaraciones del director de diseño de Land Rover, Gerry McGovern, confirman que se está trabajando en un modelo diseñado desde cero, que poco tendrá que ver con el defender que todos conocemos.

En la actualidad se venden unas 20.000 unidades al año del robusto todo terreno, cifras que Land Rover quiere aumentar drásticamente para que el proyecto resulte rentable, y ello pasa por un cambio estético radical que aumente su atractivo. La intención es la de llegar a las 100.000 unidades anuales.

Un cambio de imagen que no dejará a nadie indiferente

El nuevo Land Rover Defender supondrá un  1

El longevo modelo, que vio la luz por primera vez en 1948 -denominado Defender desde 1983-, ha mantenido su estética robusta y angulosa con el paso de los años, que le ha llevado a convertirse en todo un icono del automovilismo. El lavado de cara del Defender es algo que no gustará a los más conservadores, pero según McGovern “van a tener que vivir con ello”.

Asegura que el nuevo modelo será igual de capaz que su predecesor, y en su estética no faltarán guiños al diseño original, que podría incluir la rueda de repuesto en la parte posterior. Todavía faltan dos años para que el diseño se materialice, pero en Land Rover ya se han puesto manos a la obra para crear un modelo sofisticado y moderno que cumpla con las exigencias actuales de ligereza, aerodinámica y, como no, rentabilidad.

Vía: Shropshire Star

Si te interesa esta noticia...

Update CMP